Read Time:2 Minute, 33 Second

“Todos nos desmoronamos de la misma manera”. Con esta frase despiden su nuevo trabajo los chavales de Tigers Jaw,  y no les falta razón. En mayor o menor medida, todos sentimos, todos sufrimos. Cuesta muy poco conectar con las canciones del cuarteto liderado por el espigado Ben Walsh y la risueña Brianna Collins, que en el presente I Won’t Care How You Remember Me firman a medias unas letras que rezuman energía e ilusión.

La banda de Pennsylvania vuelve cuatro años después de aquel encantador y reconfortante Spin con un disco muy sólido y, siento decirlo, menos lineal. La aportación de los otros dos miembros ya oficiales tras largas giras juntos, el batería Teddy Roberts y el bajista Colin Gorman, seguramente tiene algo que ver en esta mayor diversidad y al mismo tiempo consistencia del repertorio.
Producido por la propia banda y Will Yip (Title Fight, The Wonder Years), con el que ya habían trabajado previamente, I Won’t Care How You Remember Me es un notable ejercicio de pop punk emotivo hecho por y para jóvenes más cerca de los 30 que de los 20. En pocas palabras, para entendernos, potencia contenida, algunas florituras, y letras adultas.

Así, en el sexto trabajo de la banda y el primero para Hopeless Records descubrimos una invitación a vivir el presente con gente realmente especial en un mundo de likes vacíos y scrolls infinitos. De eso, y de ser honesto con la gente que realmente importa, trata el corte inicial, el que da nombre al disco, con un inicio acústico delicado marca de la casa y un final potente rozando la épica en el que colabora (discretamente) Andy Hull de Manchester Orchestra.

El segundo corte, ‘Cat’s Cradle’, mucho más inmediato, escogido con mucho tino primer adelanto del disco, también versa sobre relaciones complejas, de esas que se marchitan -cuando no se pudren- por falta de comunicación, de sinceridad. Es entonces cuando se te cae la venda de los ojos y descubres que no hay nada que hacer. Aquí encontramos a Collins llevando las riendas de la canción con su dulce voz y unos sintetizadores vivarachos, como en ‘Lemon Mouth’, otro de los momentos más luminosos y refrescantes del disco.

La melancólica ‘Hesitation’ es una pieza que, con esas armonías vocales y esos arrebatos de distorsión amable, no desentonaría en el citado Spin,  y ‘New Detroit’ también si no fuera por ese novedoso puntito de americana. Por cierto, la primera habla sobre la desoladora ausencia de una persona que amas y la segunda es una declaración de amor en la distancia. No esperábamos otra cosa de un disco de Tigers Jaw, pero tampoco deja de ser admirable esa perspectiva más madura y acaso realista de las relaciones.

Si Spin fue más un punto y aparte en su carrera, poco menos que un nuevo comienzo sin algunos de sus miembros originales; me atrevería a decir que I Won’t Care… ratifica que Walsh y Collins están en la dirección correcta y con las personas adecuadas. Y que dure. Mientras tanto, disfrutemos.

LUIS BENAVIDES 

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *