Read Time:8 Minute, 5 Second

Aunque hay que remontarse hasta 2008 para encontrar los primeros pasos de Astrobahn, lo cierto es que casi podríamos hablar de Fuego como su re-debut. Desde la aparición de El Mundo Se Para, ocho han sido los años que han tenido transcurrir para que el combo madrileño le haya dado continuación.

En ese tiempo, los supervivientes de la alineación original, Abel Guzmán y Jorge Martín, ha continuado trabajando en silencio, reclutando a Miguel y Elena García para la base rítmica, rodándose en los escenarios y apuntalando unas canciones que abriesen un nuevo horizonte al mismo tiempo que reafirmasen sus bases fundacionales. No cabe duda de que con Fuego han conseguido todo eso y más. Si bien con ‘Banderas’ y la redonda ‘Que No Paren De Bailar’ optan por meter la directa, la realidad es que a esta renovada versión de Astrobahn le gusta más construir para después golpear con fuerza.

Así lo demuestran ‘Todo Por Hacer’, que avanza en espiral hacia un crescendo siempre con la melodía bien presente, y ‘El Día Que Perdimos El Miedo’, en cuya recta final reflejan su gusto por los 90 enseñando las garras. Incluso la instrumental ‘Kreuzberg’ resulta interesante y ayuda a coger algo de aire llegados al ecuador del disco.

En el apartado lírico, los textos giran alrededor de la crítica y la reflexión de una sociedad cada vez más controlada y adormecida, culminando en el corte que da título a la obra y que sirve de fondo musical al histórico discurso final que dio el presidente chileno Salvador Allende antes de suicidarse en 1973, dando paso a los 17 años de dictadura de Pinochet. Y aunque no ha pasado tanto tiempo, al menos estas nuevas canciones atestiguan que la llama de Astrobahn continúa ardiendo con fuerza.

GONZALO PUEBLA

BONUS TRACK CON… ASTROBAHN

Hacía mucho tiempo que no teníamos noticias de Astrobahn, al menos en lo discográfico. ¿Qué ha ocurrido desde que se publicó El Mundo Se Para en 2013?
ABEL GUZMÁN “En 2013 llegamos a tocar en el Festival Sonorama Ribera e hicimos un montón de cosas: Matadero de Madrid, mini gira por España, muchos conciertos con mil grupos dispares… Pero acabamos agotados. El problema es que ese disco lo hicimos a toda prisa. El planteamiento no fue bueno desde el principio y eso fue minando el ánimo de la banda. A eso se sumó un cambio de batería por partida doble y una etapa de desidia donde sufrimos un parón creativo importante. Es decir, hubo baile en la formación. Fernando Elio y Albert Pan, batería y bajo respectivamente, abandonaron la banda y entraron Nano Cañamares a la batería y Álvaro Rubalcaba a la guitarra, teclados y ruiditos molones. Los dos venían de Moongardening. Pero no conseguimos dar con la tecla adecuada, sobre todo dentro de nuestras cabezas. Realmente habíamos perdido la ilusión y estuvimos a punto de tirar la toalla. El germen de Astrobahn siempre fuimos Jorge y yo, y esa dupla se estaba agrietando. Echándole narices conseguimos componer un puñado de canciones y, tras la marcha de Nano y Álvaro, nos encontramos por el camino a Miguel y Elena de Moonich, que fueron un balón de oxígeno y una colleja bien dada. A partir de ahí todo fue rodado. Recuperamos la ilusión, incluso más que al principio y pulimos las canciones que había en la saca. Como el anterior disco fue muy urgente y rápido, decidimos tomárnoslo con calma. Ya habían pasado 5 ó 6 años desde el anterior, así que preferimos ir despacio pero convencidos de cada paso a dar. Eso sí, no hemos parado de tocar en directo por España, incluso con alguna incursión en Alemania. El directo seguía vivo por aquel entonces”.

Como bien comentas, en los últimos años, habéis ido consolidando en directo la nueva formación con Miguel y Elena a la batería y el bajo respectivamente. A pesar de mantener ciertas señas de identidad, se nota un sonido más dinámico. ¿Creéis que Fuego supone un reinicio de la carrera del grupo?
MIGUEL GARCÍA “Cuando me uní a la banda no teníamos tan en mente la idea de ir a por el tercer disco. Tradicionalmente es el que determina si es el final del principio o el principio del fin para un grupo. Si es un disco mediocre, pasa sin pena ni gloria. En cambio si tu tercer trabajo es un discazo, despunta. Es el renacer del grupo y para nosotros ha sido esa consolidación que comentas y tuvimos la suerte, hablo por Elena también, de incorporarnos en ese momento. Estábamos en el lugar adecuado. Supone un reinicio de la carrera de Astrobahn, una vuelta de tuerca”.
ABEL “Miguel y Elena han sido un revulsivo y nos han insuflado energía nueva. La banda sigue manteniendo intactas las bases: melodía e intensidad. Pero ambos nos han aportado una visión más rockera y menos intimista. Más directa y compacta, que era lo que nos hacía falta. Hemos crecido mucho en lo musical y nos hemos desprendido de tabúes sobre estilos y tendencias. La rabia ha llegado en forma de guitarras más urgentes y ruidosas, bases más duras y menos complejas que hacen que los temas caminen solos. Por más discos como éste”.
ELENA GARCÍA “Creo que hemos encontrado la fórmula porque lo que tenemos es química. Y eso no se aprende. La hay o no la hay. Cuando entré ya la tenían los tres. Yo sólo puse la guinda al pastel (risas). Somos una familia de verdad. Una familia que venía con antecedentes de un país melódico y armonioso pero que acaban de conocer a sus nuevos primos, los guerreros vikingos y se han ido a conocer el mundo juntos (risas) “.

Se nota que los cuatro habéis mamado mucho de los 90 y aunque tal vez no es algo muy obvio, escuchando canciones como ‘Banderas’ y ‘El Día Que Perdimos El Miedo’ sí que se nota que venís de ahí. ¿Cuáles serían los grupos que más os han influenciado a la hora de componer?
JORGE MARTÍN “Pues entre muchos otros podemos nombrar a Monochrome, Sunny Day Real Estate, Karate, Rival Schools, Jeff Buckley… Un poco de rock alternativo”.
MIGUEL “También Deftones, Stone Temple Pilots, Helmet, Kyuss, Foo Fighters, At the Drive-in o Pearl Jam”.

No es difícil adivinar que las letras tratan sobre el conformismo y lo cómoda que parece la masa social ante el continuo control y abuso de los de arriba.
ELENA “Aunque suene manido, es así y nos queda todo por hacer. Las letras las puedes hacer tuyas dándole el sentido que te apetezca. Sabemos lo que queremos decir pero no vamos a daros nuestro sentido porque queremos que nazca el que cada uno le quiera dar. Está claro que todo se relaciona: lo de reconocer primero los errores cometidos, lo de que hay que cambiar para poder avanzar, luchar por los derechos, respeto a cada uno… Hay muchas cosas que hablan de todas las demás y se complementan, pero ya sabemos todos lo que pasa. Y seguimos igual. Han pasado generaciones por delante nuestra y no vemos que evolucione mucho. Hay que protestar más y aportar ideas nuevas, ya que hay un ente superior que nos domina e ir contra el dinero, luchar… es muy difícil. Ojalá no tuviera que existir. Por eso ponemos las letras en el disco para que las cantéis y las sintáis como vuestras. Así les daréis vuestra forma y sentido”.
ABEL “Al principio en los dos primeros discos las letras eran retales de sensaciones, sentimientos y pinceladas de momentos vividos, pero siempre muy abiertas. Textos cortos, casi a modo de haikus que reflejaban mi estado anímico o situaciones experimentadas sin ser excesivamente obvio. Como dice Elena, ahora esos textos se han ido abriendo y comprometiendo. Se han ido haciendo algo menos crípticos y más claros. Aún así, no los damos masticados. Ponemos el germen para que vosotros los hagáis vuestros. No somos ni Bob Dylan ni Zach De La Rocha escribiendo, pero también tenemos cosas que decir. Tampoco somos un grupo que esté politizado, pero está claro que hay que mojarse con lo que está pasando. No podemos hacer oídos sordos sobre el papel porque generaría un futuro todavía más incierto. Esos momentos de expresión interior siguen estando, pero han ido dejando paso a sentimientos comunes entre todos nosotros: la libertad, la opresión, la injusticia y las ganas de que todos avancemos a una, empujando en la misma dirección”.

El álbum se cierra con el último speech de Salvador Allende antes de su muerte. ¿Qué pretendíais reflejar con ello?
ABEL “El 11 de septiembre de 1973, cuando el Palacio de la Moneda de Santiago de Chile estaba siendo invadido y bombardeado por las tropas golpistas, el presidente electo Salvador Allende se dirigió al pueblo dando lo que sería su último discurso. Hubo una frase que siempre estará vigente y que cada día cobra más fuerza y demuestra que el sino de nuestra especie es el de repetir constantemente la historia: “Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.” Cansados de la polarización y del abismo que cada vez separa a la gente dentro de las sociedades, tenemos que darnos cuenta de que el futuro sólo se construye trabajando todos juntos, unidos. El fuego de la portada y que da título al disco y al último corte hace referencia a esa fuerza interior que todos tenemos. Esa fuerza que debemos utilizar para no dejarnos pisar, para luchar por construir un mundo mejor, para no parar de bailar porque aún queda todo por hacer desde ese día en que perdimos el miedo”.

GONZALO PUEBLA

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *