Read Time:11 Minute, 58 Second

Pocas veces se tiene la oportunidad de poder charlar con dos tipos como Dennis de Refused y Brian Baker de Bad Religion. Fake Names, su nueva aventura conjunta, lo hizo posible. Sólo por eso, ya ha merecido la pena.

Todos estamos ya un poco cansados de supergrupos, pero Fake Names, en el que coinciden Dennis Lyxzén (Refused), Brian Baker (Bad Religion, Dag Nasty, Minor Threat), Michael Hampton (S.O.A., Embrace) y Johnny Temple (Girls Against Boys, Soulside) bien merece ese calificativo. No es nada exagerado decir que, sin sus respectivas bandas, el punk y el hardcore serían muy distintos a como hoy los conocemos. Pero lo que hace de su primer disco, que Epitaph ha publicado el 8 de mayo, algo especial no es el enorme legado que acumulan sus miembros, sino la modestia de su planteamiento.

De hecho, como nos cuentan, lo que escuchamos no es más que las maquetas que habían grabado para buscar un sello y que Brett Gurewitz tuvo el acierto de convencerles de que ‘eso’ era el disco. Seguramente la frescura y la urgencia y las pocas vueltas que le dieron era justo lo que necesitaban estas canciones, pero mejor que nos lo cuenten sus protagonistas, con quienes pudimos hablar a principios de abril.

Brian, tú y Michael sois viejos amigos y los instigadores de esta banda. ¿Cómo empezó todo?
BRIAN BAKER “Michael y yo nos conocemos desde los 7 años. Íbamos a la misma escuela y a los dos nos regalaron una guitarra por Navidad en 1973. Ya tocábamos juntos de niños. Cuando íbamos a dormir uno a casa del otro, escribíamos canciones muy simples. Cuando el punk rock empezó en DC, Michael fue el primero en meterse. Él me descubrió a The Clash, a Sex Pistols… Es gracias a él que me interesé por el punk rock. Y luego, cuando empezó el hardcore, Michael y yo tocábamos siempre juntos. Minor Threat tocábamos con S.O.A., Dag Nasty tocamos con Embrace… Así que nuestra historia viene de muy lejos. Pero Michael llevaba veinte años sin tocar, y yo siempre había querido hacer algo juntos. Hace unos años me mudé a New Jersey, y Michael vive en Nueva York, así que estamos muy cerca. Empezamos a quedar más y empezamos a tocar. Fue una manera de volver a conectar como amigos y conseguir mi propósito de que volviera a tocar la guitarra, joder (risas). Quería que la gente viera lo bueno que es”.

Así que fue como volver a tocar como niños, pero con 50 años.
BRIAN “Sí (risas). Yo vivo en la playa, así que quedamos un día para trabajar, y luego se queda dos más porque le gusta estar aquí. Y a mí mujer no le importa (risas)”.

Y Michael fue el que trajo a Johnny, ¿verdad?
BRIAN “Sí. Habían estado tocando juntos y se lo comentó. Fue genial porque yo también conocía mucho a Johnny. También fue a nuestra escuela (risas)”.

Vaya escuela…
BRIAN “Sí, y es una escuela pequeña, no te creas. En nuestra promoción éramos unos 30, pero así salió. Pero Dennis no fue a nuestra escuela (risas). Es más joven y vive en Suecia”.

Dennis, te entrevisté cuando Refused sacasteis un nuevo trabajo. Supongo que en ese momento no podías contarlo, pero ¿ya habías grabado el disco de Fake Names?
DENNIS LYXZÉN “Sí, sí. Lleva bastante tiempo grabado. Supongo que podría habértelo contado entonces, pero tenía la cabeza puesta en Refused. Fake Names se fue cociendo a fuego lento. Creo que ahora hará dos años de cuando ensayamos por primera vez”.

¿Cuál era tu relación con los otros miembros? ¿Conocías a Brian?
BRIAN “Todos los punk rockers nos conocemos (risas)”.
DENNIS(Risas) En realidad, no conocía bien a ninguno. Conocí a Johnny, el bajista, porque mi otro grupo INVSN tocamos con Girls Against Boys hace como seis años en Copenhague. Estuvimos toda la noche hablando, es un tío muy majo. Con Brian me he cruzado un par de veces y le he saludado porque, joder, es Brian de Minor Threat (risas). Y a Michael le conocí en el Riot Fest cuando tocamos con Refused hace dos años y hablamos. De hecho, al día siguiente, Brian se me acercó y me dijo que tenían un proyecto nuevo y si quería ser el cantante, y dije que sí (risas). Me vieron con Refused y debieron pensar que era un cantante decente (risas). Me mandaron unas maquetas, grabé la voz en Suecia, se las mandé de vuelta y me dijeron ‘vente para aquí para ensayar’. Todos esos tíos forman parte de mi colección de discos, así que es un poco raro, pero cuando toqué con ellos todo fue muy natural, sin pretensiones. Si cuando tenía 15 años me hubieran dicho que a los 40 tendría un grupo con alguien de Minor Threat hubiera pensado que era imposible. Es todo bastante loco (risas)”.

Por lo que cuentas, dijiste que sí sin haber escuchado ni una sola nota. ¿Qué hubiera pasado si te hubieran mandado algo que no te gustaba?
DENNIS “Bueno, era Brian de Minor Threat, Dag Nasty y Bad Religion (risas). No me importaba cómo sonara. Sólo quería estar en un grupo con esta gente. Cuando me mandaron la maqueta me sorprendió, pero vi que podía hacerlo bien. Puede que la gente pensara que íbamos a hacer algo más hardcore, pero es más pop. Está más cerca de Dag Nasty o Embrace que de Minor Threat”.

Brian, ¿habíais pensado en otros cantantes o Dennis fue la primera opción?
BRIAN “La verdad es que cuando quedamos para ensayar con nuestro amigo Matt (Schulz) a la batería, estuvimos pensando en quién podríamos coger. Pero como ha explicado, todo ocurrió en el Riot Fest. Fue como un accidente”.

El disco me ha gustado mucho. A pesar de estar formada por nombres importantes, la banda suena como si os estuvieseis divirtiendo.
BRIAN “Tienes razón. Hemos tenido suerte de que suene así. Aunque tengas una buena canción es muy fácil cagarla (risas). En realidad, el disco son las maquetas que le mandé a Brett (Gurewitz) de Epitaph para ver si conocía algún sello que quisiera sacar algunas como singles. De verdad, no estaba pensando en que nos fichara, pero las escuchó y me dijo ‘esto mola, quiero sacarlo’. Y le dije ‘vale, vamos a grabar el disco’. Y me dijo ‘¡No, esto es el disco!’. Pensaba que me estaba tomando el pelo, pero fue lo suficientemente listo para ver que molaba tal como estaba”.

Sí, el álbum no es nada pretencioso.
BRIAN “No lo es. Aunque en las fotos de promo salimos trajeados (risas)”.

Los temas tienen el toque de los temas más melódicos de Dag Nasty. ¿Teníais clara la dirección musical del grupo cuando te juntaste con Michael?
BRIAN “Bueno, yo sí sabía lo que quería hacer, pero cuando nos juntamos ni siquiera estaba pensando en hacer un grupo. Tenía trozos de canciones y Michael otros, así que al principio sólo intentamos terminar una canción. Pero todo salió muy fácil, y en lugar de una, acabamos con tres más ese mismo día. Todas tenían un rollo punk, power pop, como Badfinger y The Damned”.

Cuadra porque, Dennis, en The (International) Noise Conspiracy, también habías mostrado tu cara más melódica. Un tema como ‘Driver’ podría ser de esa banda.
DENNIS “Sí. Y también mi grupo anterior a INVSN, The Lost Patrol Band, era rollo power pop. Creo que esa sensibilidad pop encajaba muy bien con Fake Names. Un día Michael me llamó y me dijo ‘hey, he encontrado el disco de The Lost Patrol Band en casa y mola mucho’ (Risas). No creo que haya estado en ningún grupo que suene como Fake Names, pero he hecho cosas similares. Como cantante he hecho cosas diferentes. Para mí fue fácil porque me gusta este tipo de punk, me salió muy natural”.

¿No creéis que, aunque sea conocida, Dag Nasty es una banda que se reivindica poco?
BRIAN “No. Yo creo que Dag Nasty tenemos un buen reconocimiento. La confusión puede ser porque tuvo muchas formaciones distintas. Creo que el primer disco de Dischord está considerado como una pieza básica en todo esto”.
DENNIS “Sí. Yo llevo escuchándolos toda la vida. Es una de mis bandas favoritas. Lo mismo con Embrace. Y también me encantaban Soulside. Ese rollo de finales de los 80 de Washington DC con Rites Of Spring y tal me flipa. Creo que ellos sabían que soy coleccionista de discos, que conocía su pasado y de dónde vienen, y que podía entender lo que habían hecho y lo que querían”.

¿Te mandaron temas terminados o sólo riffs o esbozos?
DENNIS “Un poco de todo. Algunas eran sólo esqueletos, yo grababa la voz y luego lo cambiaban. Pero todo eran instrumentales. Mi trabajo era hacer todas las melodías y las voces. Como te decía, me resultó fácil”.

¿Cómo fue la primera vez que quedasteis los cuatro para tocar?
DENNIS “Fue divertido. Todos son muy simpáticos. Primero quedamos en casa de Michael y hablamos de música, de influencias, de lo que querían… Supongo que querían pillarme un poco la onda. Pero desde el primer momento, el ambiente fue muy bueno. Luego ensayamos un par de veces y a la tercera viajé allí para grabar las voces en un par de días. Ellos ya habían grabado el resto. Todo fue muy rápido, muy old school (risas)”.
BRIAN “Para mí es bastante normal. Incluso con Bad Religion, me aprendo los temas en mi casa, y sólo ensayamos un par de veces antes de entrar en el estudio. Así es como hacemos los discos”.

“Si cuando tenía 15 años me hubieran dicho que a los 40 tendría un grupo con alguien de Minor Threat hubiera pensado que era imposible. Es todo bastante loco” DENNIS LYXZÉN

Usasteis un estudio que tiene Steve Van Zandt en Nueva York. ¿Es amigo tuyo, Brian?
BRIAN “No, pero me encantaría que lo fuera (risas). Es un tío muy guay. Pero somos amigos de Jeff, el ingeniero que se lo lleva, así que si tenía algún hueco o alguna cancelación, nos llamaba y nos lo dejaba muy barato (risas). Espero que a Steve le guste el disco y nos ponga en su programa de radio”.

Dennis, ¿qué canción tienes más ganas de tocar en directo?
DENNIS “Hay unas cuantas. Me gusta mucho ‘First Everlasting’. Me gusta el disco entero. Es curioso porque grabé el álbum, pero luego me sumergí en el disco de Refused, he hecho otro con INVSN que espero que salga en noviembre, he estado tan ocupado que no había escuchado el de Fake Names desde hacía mucho. Creo que es un disco muy bueno. Hace dos semanas me mandaron cinco maquetas nuevas, así que ya hay planes para hacer más música en el futuro”.

Brian, en Bad Religion Greg Graffin y Brett Gurewitz componen todos los temas. ¿Tienes muchos acumulados que nunca se hayan usado?
BRIAN “No, no. Greg y Brett son los mejores compositores para Bad Religion que existen (risas). Nunca les he llegado a presentar ningún tema”.

Llegasteis a dar uno o dos conciertos el año pasado, ¿verdad?
DENNIS “Sólo uno en Nueva York. Teníamos otro planeado para cuando saliera el álbum, pero ya no podrá ser (risas). Esto es un proyecto. Todos estamos muy ocupados. Brian con Bad Religion, Johnny tiene una editorial de libros de mucho éxito, Michael hace música para películas y yo estoy con Refused, pero espero que a finales de año o principios del otro podamos hacer al menos dos conciertos. No creo que nunca podamos girar, pero sí tocar en festivales o hacer cosas sueltas”.
BRIAN “Sí, es una pena todo lo que ha ocurrido. Cuando Bad Religion y Refused no estén de gira deberíamos tocar. Para mí la gracia de todo esto es poder tocar en directo. Dennis es un frontman increíble”.

¿Qué planes tenéis con Refused?
DENNIS “Por ahora lo hemos tenido que cancelar todo hasta mayo. Y no creo que los festivales de verano puedan hacerse. Con un poco de suerte quizá los de finales de todo. Este verano teníamos un calendario muy bueno para tocar por toda Europa. Además, a partir de octubre, todos tenemos cosas programadas con otros proyectos, así que no podemos mover la gira al año que viene. Es una pena”.

Cuando te entrevisté para War Music dijiste que pensabas que iba a gustar más a vuestros fans que Freedom. ¿Ha sido así?
DENNIS “Sí, desde luego. Especialmente cuando tocamos en directo, los temas de War Music han funcionado súper bien. En la última gira americana tocamos seis o siete cada noche. Son muchos temas nuevos, pero a todo el mundo le gustó el repertorio y la energía. Para nosotros ha sido un gran éxito”.

Y con Bad Religion todo está en el aire también, ¿no?
“Sí. Supongo que será inevitable retrasar toda la gira. Lo creas o no, estoy aprovechando la cuarentena para aprender a tocar mejor la guitarra (risas). No tengo hijos y vivo fuera de la ciudad, así que estamos muy tranquilos. Estoy viendo un montón de vídeos de YouTube de guitarristas que me gustan e intentando arreglar algunos amplis viejos”.

Dennis, me gustaría que la última pregunta para Brian la hicieras tú.
DENNISOh, tengo muchas (risas). Para mí es interesante que en 1986, él y Michael ya estaban como de vuelta del hardcore, pero ahora cuando hablas con ellos se nota que les gusta. Me gustaría preguntarle ‘¿Cuándo volvió a sentirse orgulloso de su pasado?’. En parte para mí fue lo mismo. Cuando nos separamos Refused, era en plan ‘que le jodan a Refused’. Pero un día me di cuenta que Refused molaban (risas). Me gustaría saber si pasaste por lo mismo”.
BRIANMmm… No lo sé. Supongo que a medida que te haces mayor te das cuenta de lo que es importante y lo que no. Después de tocar varios años en Bad Religion empecé a ver cómo se cerraba el círculo. En realidad, antes no me había dado cuenta del impacto que lo que había hecho siendo un chaval había tenido en la gente. Pero girando con Bad Religion hablaba cada día con gente que me decía lo importante que había sido para ellos Minor Threat y Dag Nasty,  y me di cuenta de la suerte que había tenido. Supongo que maduré (risas)”.

JORDI MEYA

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *