Read Time:4 Minute, 50 Second



Las emergencias salubristas y sociales, como la provocada por el contagio con el coronavirus, afectan más seriamente a las poblaciones vulnerables y, en el caso de los adultos mayores, las estadísticas de maltrato ya lo demuestran.

En el período de aislamiento físico, que comenzó el 15 de marzo, y con los números actualizados hasta esta semana (6 de mayo), los referidos (querellas) de maltrato en el Departamento de la Familia suman 2,268, que corresponden a igual número de personas. Aunque ese total es menor a los 4,072 reportados para el mismo período en 2019, llama la atención la forma en que se distribuyen. Este año, la distribución se invirtió y la mayoría de las denuncias por maltrato se relacionan con adultos mayores y no con menores, como era la tendencia.

De los 2,268 referidos que han llegado al Departamento de la Familia (DF), en las pasadas semanas, el 57% (1,283 personas) están relacionados con alguna de las modalidades de maltrato contra ancianos. El restante 43% (985) se relaciona con menores de edad.

Eso contrasta con lo ocurrido, en 2019, para esta misma fecha, cuando el 60% (2,441) de los referidos fue por maltrato contra menores y 40% (1,631) por maltrato contra adultos mayores.

“La tendencia tiene su explicación en la composición de la familia y la tendencia demográfica por la que hay un mayor número de adultos mayores, así como la emigración. Luego del huracán María, emigraron muchísimas familias al exterior en busca de estabilidad y muchos de nuestros viejos se quedaron solos”, afirma María Isabel Vázquez Mujica, administradora auxiliar de personas de edad avanzada y adultos con impedimento del DF.

“Otra explicación puede ser que, en 2019, se hicieron esfuerzos significativos para que la comunidad se involucrara en la protección de los adultos mayores. A eso se debe mucho del incremento del 2019. Pero, aunque la campaña terminó, la tendencia sigue en aumento porque antes del 2019 los referidos eran, quizás, la mitad de lo que es ahora. Los referidos siguen llegando en grandes cantidades y sigue la tendencia de recibir mayor cantidad de referidos de adultos mayores”, agrega.

La funcionaria indica que las denuncias (que la agencia llama referidos) llegan mediante las llamadas que reciben o por medio de otras agencias públicas que les envían la información. Estas se refieren a diferentes tipos de maltrato que incluyen explotación financiera, negligencia, autonegligencia, maltrato emocional, maltrato físico y abuso sexual. Indica que, cuando reciben un referido, investigan la denuncia principal y evalúan si existe maltrato de algún otro tipo.

“Las más comunes son la negligencia y la autonegligencia”, dice Vázquez, refiriéndose esta última categoría a cuando otras personas entienden que el anciano tiene los medios para vivir en mejores condiciones. “Este concepto puediera prestarse a confusión porque pudiera ser que alguien interprete que la persona debería vivir mejor y que no lo haceporque no quiere. Hay que ver si es que la persona tiene una condición de salud como demencia o si sus hijos no se encargan”, especifica.

La funcionaria también revela que, durante este período de cuarentena, han atendido 104 casos de personas que se quedan solas en los hospitales. Esas instituciones hospitalarias acuden al DF “porque tienen personas que no pueden regresar a sus casas, no tienen apoyo (si regresan al hogar), o (su familia) no los pueden recibir. Si está complicado de salud, a veces se hace difícil ubicarlo en un hogar. Pero se han trabajado todos esos casos. Ha sido un esfuerzo titánico”, sostiene Vázquez.

“Recibimos 91 referidos de hospitales en las primeras tres semanas” de la cuarentena, dice la funcionaria.

En lo que va de este año fiscal -que termina en junio-, el DF ha tenido que trasladar de un hospital a un hogar de cuidado prolongado a 550 personas. “Y ese número va en aumento vertiginoso año tras año, antes eran 200 o 300”, añade. “Ese número es bien preocupante”.

¿Cómo trabajan las denuncias?

Trasladar a un adulto mayor que se queda en un hospital puede tomar un tiempo, porque “nuestros primeros esfuerzos son para que la persona se mantenga en la comunidad o en familia. Tratamos de identificar recursos de esa persona”, explica Glendalys Gerena Ríos, subadministradora de la Administración de Familias y Niños (Adfan).

“Si se ve que los familiares son negligentes, tienen problemas de salud mental, salud física o adicción entonces, cuando validamos que hay razones legítimas, nos hacemos cargo. Pero siempre vamos a tratar de que la familia se haga cargo, porque la primera opción de un ser humano debe ser estar en la comunidad. La primera opción no puede ser institucionalizarlos (llevarlos a un asilo), que es una medida extremadamente restrictiva, si hay otras opciones. A veces, lo que la familia necesita es un mediador que los ayude a ponerse de acuerdo”, amplía.

Gerena Ríos explica que las denuncias se distribuyen entre las oficinas regionales para que se investigue, y el proceso puede incluir entrevistas a quien hizo el referido, familiares y profesionales de la salud. Si el referido es sobre una situación en un asilo, se incluyen entrevistas a los empleados y otros residentes.

“Si el referido es de (uno de esos) establecimientos, se le puede dar una oportunidad al operador de hacer un plan correctivo. Pero si se entiende que la seguridad de la matrícula (residentes) puede estar comprometida, se hace recomendación de cancelarle la licencia”, asegura.

Para referir casos de adultos mayores o menores de edad, las personas pueden llamar al número a la Línea de Maltrato (787) 749-1333, que opera 24 horas durante los siete días de la semana. También, pueden llamar a la Línea de Orientación Familiar (787) 997-8022. Igualmente, pueden llamar al 911 o al teléfono de la Procuradora de las Personas de Edad Avanzada (787) 721-6121.



Source link

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *