Read Time:2 Minute, 51 Second



El presidente del centro de cremación Celestium, Emanuel Rodríguez, confirmó ayer que, desde que se impuso el toque de queda en el país el 15 marzo, han registrado un alza en el número de cremaciones que realizan.

Según cifras del Registro Demográfico, desde esa fecha hasta ayer, las cremaciones sumaban 1,469. Esa cifra, sin embargo, no sobrepasa el número de enterramientos, que suman 1,970 en ese mismo período. El Departamento de Salud no proveyó datos para contrastar los números con el 2019.

“En abril, sobrepasamos el récord histórico de cremaciones, que fue en octubre de 2017”, dijo Rodríguez, en referencia al impacto que tuvo sobre sus operaciones el huracán María.

Explicó que, en abril, hicieron 100 cremaciones más que las que realizaron para la misma fecha el año pasado. “Anualmente, puedo trabajar de 2,600 a 2,800 (cremaciones), pero con el inicio del año y el ritmo de marzo y abril, ahora mismo estamos en camino a sobrepasar las 3,000, pero esperamos que, en algún momento, se regule esto”, señaló.

Celestium no solo atiende cremaciones directas, sino que ofrece sus servicios a sobre 40 funerarias, la mayoría en el área metropolitana.

Según datos del Registro Demográfico, entre marzo y abril, en el país se reportaron 4,515 defunciones en comparación con 4,814 registradas en ese período el año pasado. El reporte correspondiente a este año, sin embargo, no está actualizado, por lo que los datos son preliminares.

Una avería reportada en el sistema de informática del Departamento de Salud, entre el viernes y el lunes, evitó que se actualizaran los datos sobre las muertes por COVID-19 certificadas.

Las razones

Rodríguez no le atribuyó el alza en cremaciones directamente a las muertes registradas por el COVID-19 -que hasta ayer sumaban 99-, ya que sostuvo que hay varios factores que pudieran incidir en ese comportamiento.

El alza podría ser resultado de la cancelación de velorios y ritos fúnebres, así como también de la situación económica que atraviesa el país. “La gente tiene incertidumbre sobre lo que va a pasar en los próximos meses, si van a volver a trabajar. La gente no confía en que los incentivos lleguen a tiempo o si habrá más en el futuro”, expresó.

El costo de la cremación, incluido todo el trámite de permisos y una urna básica, inicia en $795. En cambio, un entierro -dependiendo del tipo de ataúd y velatorio, así como del panteón- puede comenzar en $2,500.

Para la doctora Ada Mildred Alemán, psicóloga clínica y educadora en salud, la clave en el proceso de aceptación de la cremación es la educación.

La también tanatóloga del Recinto de Ciencias Médicas dijo que, aunque la receptividad a la cremación ha aumentado significativamente desde 2016, cuando el Vaticano la avaló, aún hay personas que la rechazan, usualmente motivados por sus creencias religiosas.

Está también quien no lo considera porque así se lo solicitó en vida la persona fallecida. “La aceptación de la cremación tiene que ver mucho con aspectos culturales, la generación de la persona, la clase social a la que pertenece, las creencias religiosas y el momento en que ocurre el deceso”, destacó.

Ese proceso educativo debe estar liderado por un sacerdote o ministro de confianza, opinó Alemán. “Que ellos sean el instrumento para llegar a las personas que tienen unos principios, valores o creencias que responden a sus posiciones religiosas”, expuso.



Source link

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Facebook Comments Box

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *