El presidente de la Comisión de Salud de la Cámara, Juan Oscar Morales, indicó que citará al exsecretario de Salud Rafael Rodríguez Mercado a las vistas públicas que realizan sobre la compra fallida en la agencia de pruebas rápidas para diagnosticar el coronavirus.

“Sí, señora”, contestó el legislador a la solicitud que hizo la representante por el Partido Popular Democrático (PPD), Lydia Méndez, para traer al exjefe de agencia a testificar

Morales también ha anunciado como figura a citar a Juan Maldonado, abogado de Apex General Contractors.

Mientras, durante la vista esta noche, la representante por el Partido Nuevo Progresista (PNP) María Milagros Charbonier dijo esta noche que siente vergüenza por el trabajo realizado por altos funcionarios de su propio gobierno, como Antonio Pabón, Lillian Sánchez y Marisol Blasco.

Pabón se desempeña como secretario de la Gobernación y Sánchez, quien gana $10,000 mensuales, como subsecretaria de la Gobernación. Marisol Blasco es la ayudante especial de la gobernadora Wanda Vázquez.

«Me sorprende grandemente el nivel de desconocimiento que los componentes de la secretaría de la Gobernación de mi gobierno manifiestan en estas vistas. Me sorprende. Me llena incluso de vergüenza y se lo tengo que decir. En momentos en que estamos en una crisis fiscal…. donde a parte de la crisis fiscal que tiene este pueblo y que manemos con la SJF, también manejamos un asunto de salud pública, aquí no hay quién sepa qué pasó, dónde estaban las órdenes», dijo Charbonier.

La legisladora sostuvo que entendía por qué la exsecretaria de la Gobernación Zoé Laboy renunció a su cargo luego de que la gobernadora Wanda Vázquez firmara una orden ejecutiva una para elevar los poderes de la subsecretaria de la Gobernación. Sánchez no cuenta con un bachillerato completo, pero gana $9,000 mensuales. Charbonier y Laboy protagonizaron varios encontronazos públicos mientras ambas fueran legisladoras.

«Esta orden ejecutiva en que le quitan todas las facultades para dárselas a usted, Zoé no tenía otra alternativa», destacó Charbonier. «Hay una distorsión terrible de quién tiene el poder en la secretaría de la Gobernación.

Durante la mañana Pabón y en la noche Sánchez básicamente insistieron en que la oficina en que trabajan no ha tenido injerencia sobre compras de emergencia, cuando existen leyes que le dan la facultad de revisar contratos y hasta anularlos. También se distanciaron de la figura de Mabel Cabeza, al sostener que desconocían a quién esta figura respondía en La Fortaleza o de quién recibía órdenes.

De hecho, Sánchez llegó a consultar transacciones de compras como el Departamento de Hacienda en llamadas en conferencia en que también participó Cabeza. Así ocurrió el 21 de marzo cuando ya Cabeza trabajaba como en destaque en La Fortaleza y dos días después de que la exsecretaria de Salud, Concepción Quiñones de Longo, firmara un memorando interno en Salud indicando que ya Cabeza no podía recibir información alguna sobre el día a día de la agencia.



Sánchez aseguró esta noche que no tuvo nada que ver con la contratación de la empresa Apex General Contractors y también dijo desconocer dónde estaba Pabón el día de la firma del contrato de $38 millones: el 26 de marzo.

Durante su turno de preguntas, el representante por el PPD Jesús Manuel Ortiz describió como inverosímil la versión de eventos presentada hoy por los funcionarios de La Fortaleza y por otros deponentes en vistas pasadas.

“Mabel Cabeza es casi una empleada fantasma. Mabel Cabeza ni siquiera la secretaria (Concepción Quiñones de Longo) la pudo despedir de Salud, en menos de dos horas tenía un destaque en La Fortaleza. Nadie sabe dónde era su oficina, a quién se reportaba, quién le daba instrucciones, el secretario de la Gobernación dice que no es él, los médicos del task force tampoco, la subsecretaria… tampoco. Sin embargo, era la persona a quien le hacían legar cotizaciones para hacer evaluaciones para contrataciones en un momento de emergencia”, dijo Ortiz.

“Si piensan que el país se va a tragar la historia de que aquí se dio un contrato de $38 millones que llegó a través del director del task force (Segundo Rodríguez), que pasó a través de la secretaria auxiliar (de Administración de Salud) Adil Rosa, que se encomendó a una empleada que no trabajaba en el área de Compras (de Salud, Mariel Rivera), que esa empleada no tenía experiencia alguna en contrataciones, que el equipo completo de la División de Compras (de Salud) dijo aquí que no tenían conocimiento alguno de ese contrato, que fue la única contratación que se hizo fuera del Departamento de Compras, que llaman para tratar el tema de adelanto de pagos personas directamente al Secretario del Área de Contraloría (de Hacienda)… si Fortaleza o quien sea piensa que el país va a creer que es transacción se hace de esa manera y es da un adelanto de $19 millones sin que aquí nadie supervisara esa transacción, tengo que decirles que están equivocados”, añadió.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *