Coordinar la reapertura de los comedores escolares y diseñar las rutas para distribuir los alimentos se ha convertido en un nuevo reto para los alcaldes, quienes cuestionan si contarán con los recursos para cumplir la faena.

La alcaldesa de Loíza, Julia Nazario, denunció que los comedores de las dos escuelas públicas que estarán en operaciones en su municipio solo cocinarán unos 1,000 almuerzos. Ella estima que tiene unos 4,000 niños de 1 a 18 años en su pueblo que podrían requerir comidas calientes.

“Nosotros no trabajamos para las gradas, trabajamos para suplir las necesidades de la gente y las necesidades se suplen con planificación, organización y ejecutándolas”, expresó Nazario.

La alcaldesa detalló que, en conjunto con líderes comunitarios y religiosos loiceños, estableció seis rutas de distribución con 54 puntos de entrega de comida.

“Yo estoy bien contenta que me lo diera porque me voy a ocupar que cada niño coma, pero me preocupa cómo trabajan. Todo es una traba”, indicó Nazario, al destacar que desconoce si los comedores tendrán suficiente comida y estarán desinfectados y limpios para reabrir el miércoles, como anunció el gobierno central.

Estos días, los municipios aún afinan los detalles de cómo operarán.

En Caguas, tendrán, al menos, cinco puntos de entrega estilo servicarro. Pero ayer aún se definía el plan, pues integrarían el programa Head Start y los residenciales públicos, indicó la portavoz municipal María Quintero.

El alcalde de San Sebastián, Javier Jiménez, apuntó que, desde que comenzó la emergencia por la pandemia de coronavirus, los municipios han llenado los vacíos dejados por el gobierno central.

“Nosotros estamos atendiendo el rastreo de los casos positivos que no está haciendo Salud, estamos trabajando con el Departamento del Trabajo y las solicitudes de desempleo, con las personas que solicitan los cupones, y ahora el Departamento de Educación quiere que nosotros vayamos casa por casa para identificar dónde vive cada estudiante para llevarle comida”, manifestó, airado, Jiménez.

“El Departamento tiene como 40,000 empleados, ellos tienen que desarrollar una estrategia para hacerlo, una estrategia que cuide a las personas”, añadió.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *