Read Time:5 Minute, 8 Second



A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

WashingtonEstados Unidos cerró ayer un horrendo mes en el que se corroboraron cerca de un millón de casos de coronavirus, murieron por lo menos 58,000 personas a causa de esa enfermedad y millones perdieron su empleo.

Cuando abril comenzó, en Estados Unidos había alrededor de 186,151 casos confirmados del novel virus, según los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Anoche, eran unos 1.1 millones los casos de COVID-19 conocidos en Estados Unidos, un tercio de los 3.3 millones confirmados a nivel mundial.

Para el primero de abril, el total de muertes conocidas era 4,780. Según la Universidad Johns Hopkins, el total de muertes por el coronavirus rondaban anoche las 62,800.

Estados Unidos es el país con más casos y muertes por el coronavirus, y el sexto per cápita, después de España, Bélgica, Irlanda, Suiza e Italia. “Creo que hicimos un trabajo espectacular”, dijo ayer el presidente Donald Trump, al hablar de diferentes temas en la Casa Blanca.

Junto con la emergencia de salud, el coronavirus ha generado una crisis económica que tiene sin trabajo a cerca de una quinta parte de la fuerza laboral estadounidense.

Según los datos más recientes del gobierno federal, en las primeras cinco semanas después de la declaración de emergencia por el coronavirus –3.8 millones la semana pasada–, 30.3 millones de personas han solicitado asistencia por desempleo.

La fuerza laboral estadounidense era hace mes y medio de 161 millones personas. Un 18.6% de ese total está en el desempleo.

“Es claro que el Congreso debe hacer más para ayudar a los perjudicados por los impactos económicos de nuestra lucha contra la pandemia de coronavirus”, indicó el líder de la mayoría demócrata de la Cámara de Representantes, Steny Hoyer.

Aunque la Cámara baja no volverá a sesionar la semana próxima, debido a que los casos en Washington D.C. todavía van en aumento, la speaker Nancy Pelosi sostuvo que el próximo proyecto de estímulo económico, que insisten en que debe incluir una partida para salvar las finanzas de gobiernos estatales y locales, debe rondar el billón de dólares (trillion, en inglés).

Los republicanos, encabezados por el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, se oponen a que una nueva asignación para los gobiernos estatales y locales –que recibieron $150,000 millones de la ley de estímulo económico Cares– permita financiar gastos no relacionados con el coronavirus.

“Estados como Nueva York están pidiendo miles de millones en ayuda sin restricciones, no solo dinero para la recuperación del coronavirus, sino también para programas y deudas estatales preexistentes”, indicó un grupo de senadores republicanos liderados por Rick Scott (Florida).

Esta semana, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, cuyo sistema de salud ha tenido que lidiar con la peor emergencia del coronavirus en Estados Unidos, cuestionó que republicanos como Scott expresen que “ellos” quieren que “nosotros” los rescatemos.

“¿Quiénes son ellos? ¿Quiénes son nosotros?”, cuestionó Cuomo, al acentuar que su estado aporta al Tesoro federal, cada año, $29,000 millones más que lo que recibe.

En Nueva York, hasta el miércoles, todavía había más de 900 hospitalizaciones y sobre 300 muertes diarias a causa del novel virus.

Como parte de los primeros cuatro proyectos de respuesta, el Congreso ha asignado cerca de $2.7 billones para estimular la economía o incrementar la capacidad del sistema de salud de Estados Unidos para responder a la emergencia.

Aunque el Senado vuelve a sesionar el lunes para considerar nombramientos, la Cámara baja no regresará hasta que haya un acuerdo sobre el próximo proyecto de estímulo económico, indicó Pelosi.

Moratoria en la renta

Mientras, funcionarios locales de varios estados reclamaron ayer nuevamente –en la víspera del día en que muchos hacen sus pagos– una moratoria en el pago de hipotecas y rentas.

“Cualquier otra cosa que no sea la cancelación del alquiler impone la carga más pesada a las personas menos capaces de soportarlo: las mismas personas que ya están siendo desproporcionadamente afectadas por la pandemia; y las comunidades de color de la clase trabajadora. Creo que eso sería absolutamente inmoral”, indicó el concejal de la ciudad de Hartford, Connecticut, Josh Michtom.

La búsqueda de una vacuna

En momentos en que 31 estados suavizan esta semana las restricciones sobre ciudadanos y empresarios, para comenzar una lenta y gradual reapertura de la economía, el epidemiólogo federal, Anthony Fauci, ha insistido en que es inevitable un nuevo brote del coronavirus en otoño o invierno.

Pero, también dio ayer esperanzas de que para principios de 2021 pueda haber una vacuna contra la enfermedad.

Fauci afirmó que, en el Instituto Nacional sobre Alergias y Enfermedades Infecciosas que dirige, se trabaja con la meta de lograr una vacuna contra el coronavirus para enero próximo.

“Queremos movernos con rapidez, pero queremos asegurarnos de que sea seguro y efectivo. Creo que es factible si las cosas caen en el lugar correcto”, indicó Fauci, en entrevista con la cadena NBC.

Bloomberg News informó que la búsqueda de la vacuna se ha denominado operación “Warp Speed” e incluye que el gobierno federal, no las empresas farmacéuticas, asuma el riesgo financiero de estas pruebas.

Por semanas, el doctor Fauci ha indicado que desarrollar una vacuna, en el mejor de los casos, puede tardar de 12 a 18 meses. La fecha de enero próximo sería el momento más temprano de ese estimado optimista del epidemiólogo federal.

El miércoles, Fauci expresó también esperanza con las pruebas iniciales del medicamento remdesivir, de la compañía biofarmacéutica Gilead Sciences, como tratamiento contra el coronavirus.

En un estudio en el que participaron 1,063 pacienteshospitalizados, el remdesivir acortó el tiempo de recuperación en un 31%, es decir que los que lograron superar la enfermedad lo hicieron en un promedio de 11 días en comparación con los 15 días de los que recibieron el tratamiento médico habitual.



Source link

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Facebook Comments Box

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *