Aunque las estadísticas recopiladas por la Policía desde el 15 de marzo -cuando se decretó el toque de queda- no reflejan un aumento en la cantidad de incidentes de violencia de género a nivel isla, sí se han registrado alzas en las áreas de Aguadilla, Carolina, Guayama y San Juan.

Según cifras oficiales, en la región de San Juan, se reportaron 13 casos entre el 15 y 21 de marzo pasado, seis más en comparación con los siete registrados para esas fechas el año anterior.

En Carolina, se reportaron 12 incidentes en el mencionado período. En 2019, fueron cinco los sucesos de ese tipo y nueve en 2018. Mientras, en Guayama, en 2019 la Policía tuvo conocimiento de 10 violaciones a la Ley 54 de violencia doméstica en ese período, y este año, ascendieron a 15.

“Según las áreas y los días, varían los números. No te puedo decir que tengo una constante. En algunas áreas, tengo más incidentes que en otras”, señaló la teniente Aymeé Alvarado, coordinadora de la División de Violencia Doméstica de la Policía.

Entre el 15 y 21 de marzo de este año, la Policía recibió 122 querellas por violación a la Ley 54 en toda la isla, cifra que refleja una merma de 21 casos si se compara con los números recopilados el mismo período en 2019, cuando se reportaron 143 denuncias. Para el 2018, la cifra fue de 125 incidentes.

“Estamos pendientes de qué se trata cada querella para poder así llevar un mejor mensaje y poder redirigir los esfuerzos de las divisiones de violencia doméstica. No es nada más recopilar un número, sino entender lo que está sucediendo”, expresó.

Advirtió que las estadísticas oficiales pueden cambiar una vez la Policía complete las investigaciones. Hay delitos que, una vez atendidos, pueden ser clasificados bajo Ley 54.

Tampoco reciben de forma inmediata las querellas que realizan las guardias municipales. “Hay incidentes que no los voy a trabajar de manera inmediata, y hay otros que son más complejos y esos son los que me hacen la diferencia en las estadísticas”, detalló.

Grupos que trabajan con las víctimas de violencia de género han advertido que las circunstancias que rodean un toque de queda pueden colocar a las víctimas y sobrevivientes prácticamente bajo el control de la persona agresora. A ese panorama, se suman los estresores que se experimentan en estos momentos, como la pérdida de empleo, el cierre de escuelas y la realidad de esta enfermedad.

Alvarado recordó el aumento en querellas por violación a la Ley 54 que hubo luego del huracán María, en 2017. En aquel momento, no solo se reflejó un alza en las cifras, sino que el tipo de incidente reportado reflejaba un grado de violencia mayor, señaló.

“Para el tiempo del huracán, se vio un alza bien dramática en cuanto a la intensidad de los incidentes de violencia doméstica. No todas las áreas policiacas se comportaban igual, pero el delito que se cometía era más terrible”, dijo.

Alvarado agregó que trabajan mano a mano con las organizaciones que atienden a víctimas de violencia de género, y sostuvo que se han impuesto medidas de seguridad que le han solicitado, como un aumento en las rondas de patrullaje preventivo por las zonas donde se ubican los albergues.

A las víctimas, les decimos que no duden en llamar a la Policía. Tenemos comunicación directa con la Procuradora de las Mujeres, el Concilio de Mujeres y la Red de Albergues. Enseguida que nuestra gobernadora impartió instrucciones con relación al lockdown (encierro) comenzamos a comunicarnos para ver cómo garantizar la seguridad de las personas víctimas de un incidente de violencia doméstica”, señaló.

Recordó que la Rama Judicial extendió la vigencia de las órdenes de protección que expiraban entre el 16 y 30 de marzo, lo que implicó que la Uniformada colaborara dándole conocimiento a la parte peticionada sobre la directriz.

En lo que va del año, dos mujeres murieron a manos de sus parejas, ambas en Aguada, aunque, en total, han sido asesinadas 14 féminas.



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here