Es uno de los grandes nombres de nuestro cine, tanto delante como detrás de la pantalla. Incluso a los lados. Profesor, guionista, investigador, cineasta… Álex Mendíbil, responsable de la programación de La Sala:B de la Filmoteca Española, nos cuenta cómo funciona un trabajo con mucho más riesgo de lo que uno pueda suponer.

La sala del doctor Mendíbil

Mientras trabajaba en la tesis sobre Jess Franco que lo ha convertido en Doctor, Mendíbil descubrió una película perdida del cineasta español que lleva varios días disponible y donde seguirá abierta a todo el público hasta mañana, martes 24 de marzo.

La iniciativa del Cine Doré, en tiempos de crisis, es para tener muy en cuenta. La Filmoteca ofrecerá de manera gratuita y online títulos recuperados y restaurados recientemente, así como algunos clásicos del cine español. A través del canal Doré en Casa, Filmoteca Española pondrá al servicio de los espectadores cada tres días.

Además, Filmoteca Española lanzará en Filmin el ciclo «Retrospectiva Doré», una compilación de 65 títulos vistos durante los últimos tres años en el mítico cine madrileño.

Kiko Vega (KV): Enhorabuena y gracias por recuperar este cine y acercarlo a la gente. Cuéntanos un poco cómo funciona La Sala:B.

Álex Mendíbil (AM): Sala:B funciona de manera bastante artesanal. Yo hago listas de películas que me gustaría proyectar, listas que crecen cada semana. Siempre estoy buscando cosas raras, cosas que ni conozco. Esa es la intención: poner cosas desconocidas. Envío los títulos al archivo de Filmoteca y allí me dicen lo que hay. Normalmente material hay casi siempre de todo, pero cuando voy a verlo me encuentro que muchos de esos títulos no están en condiciones de ser proyectados. Pérdida de color, deterioro o porque puede ser la única copia existente, hay varias razones por las que podemos descartar títulos.

KV: O sea que a veces puedes llegar a vivir momentos de pánico proyectando copias delicadas

AM: Ha pasado más de una vez, sí. Alguna que otra película que hemos proyectado era la única conservada, y el ambiente en cabina es bastante tenso durante toda la proyección. Pero vas perdiendo el miedo, no pasa nada si se pierde un fotograma en uno de esos casos. Son películas que tienen otro tipo de consideración. No son películas de Buñuel. Una última copia de uno de esos trabajos nunca sería propuesta para un pase, pero este otro tipo de cine, conservarlo para que nadie lo conozca, creo que no tiene sentido. Es meterlas en un cajón para olvidarlas. Creo que merece la pena correr el riesgo con estas películas. Creo que es preferible perder un par de fotogramas y sacarla al público que olvidarlas para siempre.

La Sala B
La Sala B

«Parte de mi trabajo es pura arqueología. Entrar en el catálogo a ver títulos y pensar ‘pero esto qué demonios es'». Álex Mendíbil

KV: ¿Cómo llegas a una película que no conoces? ¿Cómo se investiga eso?

AM: Ahora es más fácil que al principio. Ahora mucha más gente conoce la iniciativa y yo conozco a mucha gente metida en esto. Gente que me da chivatazos en plan «oye mírate tal película que igual te interesa». También a través de fanzines, que es la mejor fuente posible. Y luego un pequeño porcentaje, no sé, un 25%, de pura arqueología. Entrar en el catálogo a ver títulos y pensar «pero esto qué demonios es», verla y flipar.

KV: Creo que ofrecer la película que descubriste de Jess Franco es una forma muy bonita de cerrar el círculo de esa etapa de tu vida.

AM: Todo lo que ha pasado con ella ha sido muy chulo. Cerré mi tesis con ella, algo que jamás pensé que podría pasar. ¡Yo no estaba buscando la película! Pedí los negativos, pero siempre había dado por hecho que estaba incompleta, porque así se ha dado a entender siempre. Fue una sorpresa comprobar que estaba completa. De haberlo sabido seguro que la habría encontrado antes, pero nada me daba a entender que la película estuviera acabada. Hay cuatro o cinco películas suyas más en esa misma situación. Ya las he pedido, y ninguna tiene tantos visos de estar completa, aunque hay una que es la que más completa está: ‘Sida, la peste del siglo XX’. Una película muy loca de mediados de los ochenta sobre el SIDA visto como una pandemia de origen extraterrestre.

KV: (Balbucea)

AM: El problema de la peli es que no tiene el sonido. Estoy seguro de que algún día aparecerá, porque no puede ser que se haya montado la peli, con créditos y todo, sin tener sonido. Lo más probable es que se encuentre en alguna lata sin etiquetar. Algún día la encontraremos.

Progrma Doble La Sala B
Progrma Doble La Sala B

KV: ¿Qué te guardas en la manga para cuando podamos volver a las salas de cine?

AM: Pues las que teníamos anunciadas, las dos películas de Chumy Chúmez (‘Dios bendiga cada rincón de esta casa’ y ‘¿Pero no vas a cambiar nunca, Margarita?’), dos pelis brutales que fueron un chivatazo que me dieron Santiago Aguilar y Felipe Cabrerizo, autores del libro ‘La Codorniz: de la revista a la pantalla (y viceversa)’, que sacó Filmoteca el año pasado. Son dos películas que me han vuelto loco. Durísimas, rollo comedia negra muy sórdida que ríete tú de Todd Solondz. En plan primicia te puedo decir que el siguiente programa sería un especial «Cine y Aerobic», con la última peli que dirigió Ignacio F. Iquino, ‘Yo amo la danza’, con Lydia Bosch. La otra es ‘Pulsaciones’, coproducción con Estados Unidos. Comedia adolescente y un poco de melodrama con unas buenas sesiones de aerobic.

KV: Wow, ¿vas a intentar llevar a Lydia Bosch o lo ves complicado?

AM: Justo antes de que todo esto pasara llevaba ya un par de semanas intentando contactar con ella a través de todos los medios a mi alcance, pero de momento no he tenido éxito.

KV: Crees que esta situación marcará un antes y un después para las salas o confías en volver a la normalidad.

AM: No lo sé, lo estoy pensando mucho. Yo soy muy fan del mundo sala, y no me gustaría que esto acentuase la crisis que ya teníamos antes de espectadores en los cines. No te quiero ni contar lo de ver cine en 35mm. El streaming está fenomenal, yo lo uso muchísimo, pero me daría pena que esto supusiera el triunfo definitivo del cine en casa sobre las salas de toda la vida. Lo que sí creo que cambia son las viejas normas de distribución. Creo que ya era hora de no tener ventanas, eso está desfasado. No puede ser que un virus viaje más rápido que una película. Que una película se estrene aquí y dentro de tres meses en otra parte. Eso está agotadísimo. Espero que eso sí cambie. Creo que el estreno en streaming y el estreno en salas pueden convivir.

KV: Venga, nos despedimos con un programa doble para esta noche.

AM: Pues ‘Vaya luna de miel’, que está hasta mañana y esta tarde tenemos el Q&A en directo en el Instagram de Filmoteca a las 19:30 y la última que he visto, ‘The Slumber Party Massacre’, un slasher feminista de los ochenta que sigue completamente vigente. Es una pena que nunca haya sido doblada.

Palabra del Doctor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here