Sin obviar la debida introspección para analizar si usted está descuidando importantes responsabilidades por estar pegado al televisor, como advierte el psicólogo social comunitario Carlos Rubén Carrasquillo, hay recomendaciones que él ofrece para aquellos fiebrús que necesitan calmar su ‘bajón’ de actividad deportiva en la pantalla.

La crisis mundial por la pandemia del coronavirus (COVID-19) ha forzado a las ligas y organismos deportivos a cancelar torneos, partidos y otros eventos en las distintas disciplinas. Esto, a su vez, ha dejado al ávido espectador sin alternativas en la televisión.

No obstante, tanto Carrasquillo como dos de esos fiebrús tienen sus consejos para esos ratos de ocio y entretenimiento que hacen falta durante un periodo prolongado de encierro.

Una de las alternativas que puedes hacer es que tengas acceso a través de las redes a juegos (grabados) del deporte de tu predilección, que hayan sido históricos o que hayan sido importantes. Y que ese acceso le permita al fanático estudiar y disfrutar la comparación de cómo se jugaba antes y ahora”, dijo Carrasquillo, quien ha sido estrecho colaborador en el ámbitro deportivo con atletas.

En redes como YouTube, existen cantidades interminables de partidos o segmentos de juegos históricos en diversos deportes, así como combates de boxeo clásicos. Y esto no solo del ámbito internacional, sino que hay una importante muestra disponible del deporte local.

Es precisamente lo que ha hecho el dirigente de baloncesto Tony Ruiz, quien se considera un ávido consumidor del básquet por televisión, y no solo de la NBA, sino de la NCAA. Pero ambas temporadas han sido frenadas por la emergencia del coronavirus, y Ruiz ha encontrado ‘refugio’ en transmisiones históricas por ESPN, como la del documental I Hate Christian Laettner, en el que se examina la carrera de quien fue uno de los jugadores de baloncesto colegial de mayor impacto en la historia de la NCAA, y quien luego sería el único canastero aficionado que perteneció al ‘Dream Team’ original, equipo que marcó el debut de los enebeístas en unas Olimpiadas (Barcelona 1992).

“Como cualquier ciudadano, estoy trabajando con las asignaciones encargadas a mis hijos. Cuando termine este periodo de cuarentena, el Departamento de Educación me puede brindar una certificación de maestro con todos estos módulos que he tenido que estudiar de cuarto y quinto grado”, dijo bromeando Ruiz. “Y mi escape es la fiebre de la NFL, viendo los jugadores que han firmado, los cambios que se han hecho. Pero uno se pregunta, ¿no hay otra cosa más?”

Fue entonces que en esa búsqueda Ruiz se topó con el especial sobre Laettner, de la serie 30 for 30 de ESPN. “Me curé porque después dieron también el especial del Dream Team”.

Otro fiebrú que El Nuevo Día consultó es el historiador y escritor de béisbol Jossie Alvarado. Alvarado, quien especialmente en la época de playoffs en el béisbol de Grandes Ligas puede dispararse tres y cuatro juegos al día, ha decidido desconectarse un poco de la TV en esta cuarentena. Pero no se ha desconectado del deporte, y se ha dedicado a leer.

La lectura como alternativa

“Estoy leyendo El béisbol romántico de Edgardo Rodríguez Juliá. Me está transportando a esa época, de las cosas que me contaba mi viejo. Pero también estoy leyendo uno que no tiene que ver con béisbol; el libro He sido el incomprendido: La historia de Bobby Capó”, destacó sobre la publicación de Víctor Federico Torres.

Carrasquillo, por su lado, dijo que este tiempo especial también es una oportunidad de aprender de otros deportes que tal vez algunos fanáticos no conocían, como puede ser el football americano, para algunos, o el balompié para otros. Y además de observar los juegos por televisión o por las redes, Carrasquillo recomendó la alternativa de aprender algunos juegos como el ajedrez.

Un acierto las películas sobre deportes

Sin embargo, si todavía busca alternativas en la televisión, otras son las películas de temas deportivos.

“El sport movie database es riquísimo. Hay de todo. De motivación, de trabajo en equipo, donde se explora el tema del sexismo, de espiritualidad como en Facing the Giants”, mencionó Carrasquillo como ejemplos de las distintas temáticas que se abordan en múltiples cintas deportivas.

“Otra opción es que la persona empiece a pensar fuera del deporte, qué otra actividad recreativa disfruta y a lo mejor no la había explorado nunca. O sea, que no se cierre la puerta a eso (el deporte), porque ya eso lo conoce. A lo mejor ahora empieza a sembrar en la parte de atrás de la casa, o a hacer colecciones”.

Alvarado, con todo y lo fiebrú deportivo que es, se identifica con esa última opción también. “Ahora tengo unas gallinas y me paso echándole purina y verdolaga, y me dan cinco o seis huevos diarios”, dijo jocosamente.

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here