Coordinador general del task force contra el coronavirus: “Vamos a volver a la normalidad”



La pluma de los contagios de COVID-19 se abrió en Puerto Rico, con 21 casos confirmados y la primera muerte vinculada a este novel virus.

En medio de esta emergencia, un grupo de médicos, en su mayoría facultativos e investigadores del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR), intenta mejorar la contención de casos tras las críticas al rol desempeñado por el Departamento de Salud en el manejo de los contagios y la limitada accesibilidad a las pruebas diagnósticas.

El doctor Segundo Rodríguez Quilichini, rector del RCM, lidera esta iniciativa que, por orden de la gobernadora Wanda Vázquez Garced, busca principalmente controlar la propagación del virus.

A pocos días de la creación de este grupo de trabajo, que incluye infectólogos, epidemiólogos, expertos en salud pública, emergenciólogos, neumólogos y otros subespecialistas, Rodríguez Quilichini aseguró que el norte de este organismo será analizar los datos disponibles para hacer recomendaciones al gobierno.

La acción ciudadana, resaltó el proctólogo y catedrático del RCM, serán claves, ya que el nivel de contención del virus dependerá de que se respete la orden de alejamiento social. “Mientras más eficiente seamos en (prevenir) el contagio, más corto va a ser el tiempo que vayamos a estar (bajo estas medidas)”, resaltó Rodríguez Quilichini.



¿Quiénes componen el “task force”?

—En el grupo, inicialmente había microbiólogos, epidemiólogos y personal de la Escuela Graduada de Salud Pública, (entre otros especialistas médicos). Añadimos a la doctora Myrna Quiñones, directora médica del Hospital Pediátrico; al doctor Jorge Falcón, emergenciólogo y director de la sala de emergencias del hospital (de la Universidad de Puerto Rico) en Carolina; a la doctora Elba Díaz Toro, dentista y especialista en enfermedades infecciosas, y al doctor Luis Torrellas, que es neumólogo. También, la decana de Farmacia, que es la doctora Wanda Maldonado. Además, la doctora Marcia Cruz Correa, decana de Investigación; Jaime Plá, de la Asociación de Hospitales; y Dharma Vázquez, decana de la Escuela Graduada de Salud Pública.

¿Cuál será el rol de la academia, particularmente el Recinto de Ciencias Médicas, en manejo de esta pandemia?

—Parte del objetivo de este “task force” es analizar, desde el punto de vista científico, toda la data, toda las cosas que están pasando, para decirle a la secretaria de Salud y a la gobernadora cuáles son nuestras recomendaciones y las acciones a seguir. También, tenemos como objetivo mantener al pueblo informado de todos los contagios que están sucediendo, las proyecciones, etcétera. En términos de educación, el aislamiento social es clave para poder contener la epidemia.

¿Este nuevo “task force” va a ser un consejo asesor o sus recomendaciones van a tener poder decisional sobre política pública?

—Nosotros vamos a estar ofreciendo nuestro “expertise” como académicos. Vamos a ofrecer este apoyo, y de los consejos que estemos dando pienso que sí, que quizás algunos se puedan integrar en el manejo y la política pública. Pienso que van a ser buenas recomendaciones.

¿Cuáles serán las prioridades del “task force”, los puntos de trabajo iniciales en los que se enfocarán?

—Entre las cosas que hicimos, tenemos aproximadamente siete comités: Respuesta de Hospitales y Manejo de Casos, Apoyo de Operaciones, Logística y Coordinador de Laboratorio, Telemedicina, Vigilancia, Respuesta Rápida e Investigación de Caso, Actualización Académica, Comunicación de Riesgo y Participación de la Comunidad, Infección y Control para la Prevención. Nos vamos a estar reuniendo por medio de tecnología diariamente.

¿Tienen ya alguna proyección del comportamiento del virus en Puerto Rico?

—Sí, esa es una de las tareas más importantes. Tan pronto lo tengamos listo, se lo vamos a presentar a la secretaria de Salud y a la gobernadora.

¿El laboratorio de Ciencias Médicas podría ayudar a realizar pruebas diagnósticas de COVID-19?

—Ese es uno de los temas que hemos discutido. Ahí, tenemos a la doctora Marcia Cruz Correa, que es la decana de Investigación. Ella está haciendo las averiguaciones pertinentes para comenzar la evaluación de estos laboratorios para poder ayudar con los reactivos y facilitar los resultados de las pruebas. Muchos de ellos los tenemos ya. Hay reactivos en el Recinto, hay que ver qué cantidad hay y específicamente si se pueden usar para poder ayudar a que estas pruebas se puedan hacer más rápido y tener los resultados más ligero.

¿Hay un estimado de cuándo podrían llegar las 200,000 pruebas rápidas que pidió el gobierno y los otros 4,000 reactivos de la prueba molecular (PCR)?

—El viernes, tuvimos una reunión sobre eso. Te anticipo que de los ventiladores, hay una orden de compra de más de 100. Esa diligencia ya se ha hecho. El problema es que te los despachen y la forma en que los despachen. Nos han dicho que 25 semanales. Esto es una crisis nacional (Estados Unidos), incluso mundial. La misma necesidad (de este equipo) que tenemos aquí, la tienen también los estados, pero nos hacen una promesa de que esto llegue y hay que estar monitoreando esto continuamente. Las 200,000 pruebas (diagnósticas)rápidas deben estar en los próximos días y eso va a ser un gran alivio. Esos resultados están listos en par de horas. Es como el “swab” que hacen para el de influenza.



¿En qué otras investigaciones trabajará el RCM relacionadas al COVID-19? ¿Han solicitando o recibido algún “grant” para estudios clínicos de algún medicamento o vacuna contra este virus?

—Todo eso se va a estar contemplado. Quizás las propuestas más importantes en este momento son las de telemedicina. También, la Escuela de Farmacia va a trabajar en otra investigación sobre los “hand sanitizers” (desinfectantes de manos). Todo dependerá de la cantidad de dinero federal recibido (para esas investigaciones). A medida que pase el tiempo, surgirán otras propuestas diferentes. Estamos aquí para recibirlas (y evaluarlas).

¿Cuál es su percepción general del manejo de COVID-19 en Puerto Rico? Antes de que ustedes entraran, lo que se ha hecho hasta ahora.

—Lo que hizo la gobernadora fue algo espectacular y novel. Ella tuvo el coraje (valor) de hacer el “lockdown” (toque de queda) y se adelantó a muchos otros estados. Creo que eso fue algo superimportante. Ahora, lo importante es que sigamos obedeciendo y entendiendo el por qué se está haciendo esto. Queremos evitar el número de contagios, queremos contener la epidemia de esta manera. Igual de importante es lavarnos las manos, observar la parte de civismo, no estudiar al frente de otra persona, taparse con el codo. Lo de las batas y los guantes es anecdotal. La realidad es que no tenemos tantos guantes y batas como quisiéramos. También, la mascarillas se están recomendando solo para pacientes que tengan síntomas. Los guantes (la falta de), con lavarse las manos y ponerse “hand sanitizer” debería ser suficiente. El concepto de civismo, de entender que tenemos que estar en este “lockdown”. Ponernos a leer libros, ver películas, hacer llamadas a los amigos, o sea, buscar maneras de evitar caer en una depresión. Tuvimos un huracán, unos eventos sísmicos y ahora tenemos esto (la pandemia COVID-19). La salud mental es vital en todo esto. Esto va a hacer un paréntesis en nuestra historia. Ya verán que de aquí a unos meses esto va a estar bien, nos vamos a recuperar y tener la capacidad de sobrepasar todo esto.

A nivel público y privado, tanto aquí en Puerto Rico como a nivel nacional y mundial, ¿tiene alguna preocupación sobre como se ha desarrollado y manejado la crisis?

—Esto se ha desarrollado de una manera exponencial. Cuando los casos empiezan a dispararse, siguen por ahí. Me preocupa que esto se tome en serio por la comunidad, que no tomen nada “for granted”, que no se relajen, que sigan las instrucciones de la gobernadora y las autoridades. Que no bajen la guardia. Nosotros vamos a hacer todo lo posible por dar las mejores recomendaciones. La preocupación principal es que tengamos la capacidad de convencer a la gente que nos haga caso. Por eso necesitamos a los medios, que salga la misma información. Quizás han habido algunos problemas de comunicación y la comunicación es vital en todas estas crisis. Inicialmente, las pruebas las tenía restrictas Salud, pero ya no. El médico primario y los hospitales tienen la capacidad de enviar las pruebas a los pacientes que estén sintomáticos. Es importante que se hagan las pruebas, pero con conciencia porque no tenemos tantas como quizás quisiéramos. Vamos a distribuir las pruebas no aprobadas por la FDA (Administración federal de Drogas y Alimentos), las pruebas rápidas, de una forma estratégica en toda la isla en los Centros 330 (de Salud Primaria), IPA’s y laboratorios de comunidad, además de los aeropuertos para tener esa prevalencia (de los contagios) y poder hacer frente sólido a esta crisis.

¿Cómo se pueden agilizar aún más las pruebas y los resultados?

—Lo importante es que sepan que ya no hay que pedir la prueba a Salud o pedir el permiso para que Salud vaya y tome la muestra. Tienen que reportar los resultados a Salud para nosotros poder establecer una prevalencia, que la comunicación fluya. Es imperativo que reporten todos los resultados, los positivos y los negativos. Estamos bien interesados a las estadísticas. Tenemos epidemiólogos en el “task force”.

¿Entiende que los 14 días del toque de queda son suficientes para detener la transmisión del virus?

—Nosotros vamos a evaluar una data y dependiendo de eso (haremos recomendaciones). Es algo que se ha discutido aquí. En su momento, le haremos la recomendación pertinente a la secretaria de Salud y la gobernadora. En este momento, no hemos tomado ninguna decisión, pero la que vayamos a tomar (será) por el beneficio del pueblo, teniendo muy en cuenta el efecto negativo en la economía y las demás acciones que esto pueda traer.

El gobierno de Estados Unidos habla de que esta pandemia podría tardar hasta 18 meses. Las etapas de transmisión cambiarían y, a medida que alcancen un pico y bajen los contagios, esta enfermedad quizás sea una de temporada, como ocurre con otras. ¿Este podría ser el panorama en Puerto Rico?

—Definitivamente, este evento va a pasar. Vamos a ser capaces de unidos vencerlo. ¿Cuánto tiempo? No sabemos exactamente. Todo depende de poder mantener la curva de contagio lo más bajita posible para evitar que sea mayor el número de personas contagiadas. Mientras más eficiente seamos en (prevenir) el contagio, más corto va a ser el tiempo que vayamos a estar (bajo estas medidas). Me gustaría decirte, qué se yo, tres meses o algo así, pero todo depende de cuán efectivos seamos en el método de la prevención.

¿Están preparados los hospitales, en cuanto al equipo necesario? ¿Hay un inventario de esto? ¿Cuántas camas de intensivo, ventiladores y otro equipo, para lidiar con estos y otros casos, tienen?

—En Puerto Rico, hay cerca de 10,000 camas hospitalarias, con un censo (actual) de 60% de ocupación y 500 unidades (camas) de intensivo. De ventiladores, en toda la isla hay unos 800. De esos hay unos 340 que no se están usando y hay que ver las condiciones en que están. Hay unas órdenes de compra (de este equipo). Los ventiladores es un “top priority”.

Se ha descubierto que los jóvenes tienen más vulnerabilidad al virus de lo que se pensaba originalmente. ¿Qué medidas se podrían tomar en Puerto Rico para el control del virus entre la juventud?

—Básicamente, es la misma que recomendamos (para todos de aislamiento social). En la gente joven va a ser más difícil porque muchos están de vacaciones y se les hace más difícil el aislamiento social. Pero ellos son quizás los más que deben practicar esto por el peligro de contagiar a familiares que no estén en un óptimo estado de salud.

¿Qué recomendaciones generales le podría dar a la ciudadanía?

—Quédate en tu casa y lávate las manos. Toma distanciamiento social, vitamina C, zinc. Hidrátate bien, come bien, distrae tu mente, comparte con tu familia, haz rompecabezas, todo lo que quieras para mantener tu salud mental. Esto va a pasar y volveremos todos a la normalidad. Estoy seguro que todos unidos vamos a lograr contener esta crisis.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *