Una puertorriqueña que estuvo a bordo del crucero Costa Luminosa, embarcación que transportaba a la pareja de italianos que dio positivo al coronavirus (COVID-19) el pasado 13 de marzo en isla, narró la horrible experiencia que vivió para regresar a los Estados Unidos.

Tras una odisea de cinco días encerrada en una de las cabinas de la embarcación, Nilda Caputi, de 82 años, desembarcó con otros 400 pasajeros el jueves en Marsella, Francia, después de que varios puertos les denegaron la entrada como medida cautelar para contener la propagación del novel virus.

Lo menos que imaginó Caputi, residente del estado de Florida, era que el retorno iba a ser peor que las vacaciones arruinadas por la enfermedad.



“Había gente de habla hispana pero no sé si alguno era puertorriqueño. Por fin salimos del crucero en una caravana de autobuses con los pasajeros americanos y canadienses hacia el aeropuerto de Marsella. Estuvimos cuatro horas sentados en los autobuses y nos llevaron a un avión muy incómodo”, escribió Caputi a El Nuevo Día.

“Después de nueve horas y media llegamos a Atlanta, sin comer. Solo agua y (snacks). En estos momentos estamos corriendo en el avión detrás de un carro de la policía, pero no sé a dónde vamos, las autoridades sanitarias nos tienen que examinar antes de dejarnos bajar para coger otro vuelo hacia Ft. Lauderdale», contó Caputi más temprano. «El avión parecía un hospital, todos tosiendo. Fue horrible. Soy vieja, pero estoy saludable. Estas personas estaban enfermas y muy viejas, en sillas de ruedas con una tos fuerte”, expresó la mujer a The New York Times, medio que también obtuvo una reacción de su parte.

Según la nota de The New York Times, las personas que salieron del crucero, propiedad de la línea Carnival, se veían débiles y enfermas por no comer por casi 24 horas. Varios pasajeros se desmallaron y dos sufrieron ataques respiratorios. Algunos tenían una fiebre tan alta que tuvieron que ser separados del resto adentro del avión charter.

El diario también indicó que las autoridades francesas examinaron a una docena de personas que tenían temperaturas altas y los medios franceses reportaron que unos 36 locales dieron positivo a coronavirus. Carnival expresó que las autoridades de Francia no compartieron la información con la compañía.

Hasta ayer, había unos 863 empleados y 719 pasajeros de otros países en el crucero en la costa sureste de Francia que intentaban salir de la nave.

The New York Times indicó que pasajeros del crucero, una vez en Atlanta, compraron pasajes para viajar a California. Arizona, Florida y Canadá.

El Costa Luminosa salió el pasado 5 de marzo de Fort Lauderdale con destino final a Venecia, Italia. Tres días después, la embarcación arribó en Puerto Rico porque una mujer italiana, de 68 años, presentó síntomas del virus. Fue transportada, junto a su esposo de 71 años, en ambulancia privada al Hospital Presbiteriano Ashford. El viernes, 13 de marzo, ambos dieron positivo para convertirse en los primeros casos confirmados en la isla.

Una vez fue publicó que la turista italiana en Puerto Rico dio positivo a coronavirus, el puerto de la isla caribeña de Antigua les denegó la entrada al Costa Luminosa tras salir de San Juan.

Otro hombre, de 68 años, murió de la enfermedad tras ser dejado en las Islas Caimán el sábado, 14 de marzo.

Tras el paso trasatlántico que tenía en agenda las Islas Canarias, el barco solamente pudo dejar a unos pasajeros que estaban enfermos en Tenerife, pero nadie más logró desembarcar.

En su camino hacia Francia, varios medios internacionales, como el Miami Herald reportaron que docenas de miembros de la tripulación y pasajeros están enfermos, aunque se desconocía el detalle del diagnóstico.



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here