Beirut- El Líbano atraviesa el «peor» capítulo de su historia, tal y como reconoció hoy el gobierno libanés, con la pandemia del coronavirus que llega en medio de una profunda crisis económica en este país, uno de los más endeudados del mundo y después de que este mes anunciara su primera suspensión de pagos de la deuda exterior.

El primer ministro libanés, Hasan Diab afirmó este jueves que el Líbano atraviesa «la etapa más difícil de la historia», por lo que todo el Gobierno tiene que asumir «la responsabilidad» y garantizar «las necesidades básicas a los libaneses», según la ministra de Información, Manal Abdel Samad.

Además, los ministros donaron hoy 100 millones de libras libanesas (66,000 dólares) de sus sueldos que serán ingresados en una cuenta especial del Banco Central para combatir el coronavirus, informó la Presidencia en un comunicado tras una reunión con el gabinete.

Grave crisis económica

El pasado 7 de marzo, por primera vez en su historia, el Líbano declaró que entraba en suspensión de pagos de la deuda exterior al no poder satisfacer un vencimiento en eurobonos de 1.200 millones de dólares el 9 de marzo. A eso se suma la crisis por la pandemia del COVID-19.

Diab reveló entonces que el Líbano arrastra una deuda pública de más de 90.000 millones de dólares, lo que supone un 170 % del PIB.



Además, indicó que más del 40 % de la población pronto se encontrará bajo el umbral de la pobreza.

Abdel Samad aseveró hoy que el próximo martes se reanudarán las conversaciones para presentar un borrador de ley sobre el control de capitales, en un momento en el que las entidades bancarias han cerrado sus puertas por el coronavirus, dejando solo algunas sucursales abiertas para asuntos urgentes.

Por su parte, Diab advirtió de que habrá «perdedores», «porque ningún borrador de ley puede satisfacer a todo el mundo».

Desde hace unos meses, las entidades bancarias ya están aplicando su propio control de capitales y prohíben a los libaneses sacar más de 300 dólares cada quince días, ante la escasez del billete verde.

Pese a que el Líbano cuenta con su propia moneda local, la economía está fuertemente dolarizada y debido a la devaluación de la libra libanesa el dólar se ha disparado en el mercado negro, donde hoy cotizaba a 2.650 libras.

Para intentar frenarlo, sin éxito, el Banco Central ha emitido dos circulares instando a las casas de cambio a que no permitan que el dólar supere las 2.000 libras, respecto al precio oficial de 1.507 libras.

Crisis sanitaria golpea la economía

El ministro de Sanidad libanés, Hamad Hassan, afirmó este jueves que el «nivel de peligro aumenta» tras confirmar 16 nuevos casos detectados en las últimas 24 horas, lo que eleva a 149 los contagiados, con un total de cuatro víctimas mortales.

El Gobierno ha tomado medidas desde la aparición de los primeros casos de coronavirus a finales de febrero y optó por ir cerrando gradualmente instituciones educativas, locales de ocio e incluso bancos, lo que puede acarrear consecuencias muy negativas para la ya maltrecha economía muy basada en el sector servicios.

Las autoridades han declarado dos semanas de «movilización popular» para luchar contra la enfermedad y desde hoy el aeropuerto y todas las fronteras permanecerán cerradas hasta el próximo 29 de marzo, a expensas del sector turístico que recibe visitantes del golfo Pérsico y otros países vecinos.

Además, el Líbano acoge a más de un millón de refugiados sirios y palestinos, de los seis millones de habitantes que tiene el país, que están hacinados en campos y asentamientos informales que los convierte en los más vulnerables frente la pandemia.



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here