El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ha cifrado en 30.000 los respiradores que necesita el estado para hacer frente a la crisis del coronavirus, mientras que el empresario que dirige Tesla y Space X, Elon Musk, se ha ofrecido a usar su tecnología para fabricar este tipo de aparatos para los hospitales.

En rueda de prensa, Cuomo dijo que «tenemos alrededor de 5,000 o 6,000 respiradores que podemos identificar, pero necesitamos unos 30,000».

«Este es un problema a nivel nacional. Cada estado está comprando respiradores y estamos comprando, tenemos personas en China comprando», dijo Cuomo, que señaló que «este es un gran problema en el que el Gobierno federal puede hacer mucho».

En un intercambio de mensajes en Twitter con el periodista Nate Silver, el empresario Musk comentó por su parte: “Tesla fabrica automóviles con sofisticados sistemas de climatización. SpaceX fabrica naves espaciales con sistemas de soporte vital. Los respiradores no son difíciles, pero no se pueden producir al instante «.

«¡La ciudad de Nueva York está comprando!», dijo entonces el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, que recordó que “nuestro país enfrenta una escasez drástica y necesitamos ventiladores lo antes posible; necesitaremos miles en esta ciudad durante las próximas semanas. Los estamos obteniendo lo más rápido posible, ¡pero podríamos usar su ayuda! Nos estamos comunicando con usted directamente «.



Musk había minimizado el peligro del coronavirus en declaraciones públicas y privadas. El 6 de marzo tuiteó que «el pánico del coronavirus es tonto».

El viernes, informó BuzzFeed, envió un correo electrónico de toda la compañía a los empleados de SpaceX que decía que tenían más probabilidades de morir en un accidente automovilístico que por el virus.

Los respiradores ayudan a los pacientes más enfermos a respirar y son cruciales para la lucha contra el coronavirus.

Otras dos empresas automovilísticas, General Motors (GM) y el Grupo Ford, están estudiando la posibilidad de producir respiradores y otro equipo médico para combatir la epidemia creada por el nuevo coronavirus COVID-19.

Los dos fabricantes estadounidenses, que este miércoles anunciaron la suspensión temporal de su producción en Norteamérica ante la caída de la demanda de vehículos y la necesidad de limpiar sus instalaciones, confirmaron a medios de comunicación locales que están estudiando la producción del equipo médico.



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here