El Baloncesto Superior Nacional (BSN) prepara un plan de acción para volver a jugar de manera ordenada una vez el gobierno de Puerto Rico de el visto bueno para retomar actividades multitudinarias ante el estado de emergencia por el coronavirus (COVID-19).

En la primera reunión vía telefónica de la junta de apoderados tras la decisión de pausar el torneo el jueves pasado ante la exhortación de la gobernadora Wanda Vázquez Garced, el presidente del organismo Ricardo Dalmau, expresó que no se habló de la posibilidad de acortar el torneo o, en el peor de los casos, cancelarlo.

“No sé tocó el tema. Todavía es muy temprano. Estamos comenzando con el proceso de recalendarizar los partidos, dependiendo de cuánto se prolongue (la pausa), ver qué es lo más beneficioso para los fanáticos”, dijo Dalmau a El Nuevo Día.

“Básicamente, se presentó un documento de trabajo de plan de acción para atender el manejo de las franquicias que están en pausa. Las tareas son mínimas. Nos estamos preparando para todo tipo de escenario. De acuerdo con el progreso y manejo de esta enfermedad, tener un panorama claro para cuando den el visto bueno, una preparación orientada para arrancar con rapidez.”, agregó.

El domingo, Vázquez Garced impuso un toque de queda en la isla hasta el 30 de marzo para contener la propagación del coronavirus. Queda incierto si el mandato se extenderá. De igual manera, la Federación de Baloncesto local ordenó el jueves pasado que se detenga toda la actividad baloncelística en la isla por, al menos, 30 días. Hasta la fecha, hay cinco positivos por coronavirus en Puerto Rico de los 19 pendientes a diagnósticos.

Además, los apoderados descartaron volver a jugar sin fanáticos en las butacas.

“Hay muchos factores envueltos que están sucediendo que tenemos que tomar en consideración. ¿Cómo se va a afectar la economía si el receso es prologando o corto? Nos estamos ajustando para mantener un espectáculo. La junta está bien consciente de la seriedad de la situación. Tiene un compromiso claro de lo que tiene que hacer para orientar. Su prioridad es la salud, que el pueblo este bien. Lo demás, lo manejamos”, declaró Dalmau.

Dalmau no precisó si los diez equipos honrarán el salario del personal que trabajan en las canchas durante la pausa. En la NBA, varios equipos han realizados donaciones para los empleados de las instalaciones.

“Cada equipo lo trabaja individual. Tiene sus acuerdos”, dijo.

Aunque se respire optimismo en las filas del BSN, la liga no deja estar preocupada por las pérdidas económicas que representa la paralización.

“No es una preocupación que sea distinta a todas las industrias en estos momentos. Esta semana, ocurrió todo muy rápido. Todas las industrias están sufriendo, afrontado un reto nunca antes visto. No somos la excepción”, resaltó Dalmau.

El BSN apenas celebró 21 partidos de su fase regular antes de la paralización de la competencia. Los Indios de Mayagüez y los Piratas de Quebradillas, ambos con 3-1, figuraban como los mejores equipos en las tablas de posiciones.

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *