Las semanas entre el 15 de marzo al 5 de abril de 1930 fueron las más memorables de la historia deportiva de Puerto Rico, ya que fue en ese lapso que la isla y los atletas del patio tuvieron, por primera vez, la oportunidad de participar como país en un evento deportivo a nivel internacional.

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *