La Subdivisión de Dengue de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) pudiera comenzar hoy a procesar las pruebas diagnósticas para identificar la cepa de coronavirus bautizada como COVID-19 en la isla, tras varios días de ensayos para garantizar la confiabilidad del proceso, indicó el secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado.

Sin embargo, el propio Departamento de Salud no podrá procesar las muestras que tomen a pacientes en hospitales en Puerto Rico debido a que tardará, al menos, dos semanas el recibo de los materiales necesarios en el Laboratorio de Salud Pública y Bioseguridad de la agencia.

“Esta es una prueba totalmente diferente a las demás. Cuando ellos (la Subdivisión de Dengue) estén listos, nos van a ayudar en lo que llegan los reactivos a nosotros”, sostuvo Rodríguez Mercado. “Es un favor que nos está haciendo el CDC para poder adelantar esto”, añadió.

El secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Osvaldo Soto, detalló que, hasta ayer en la mañana, laboratorios estatales en 45 estados habían recibido autorización del CDC para procesar las pruebas diagnósticas de COVID-19.

Ante la falta de esa autorización en Puerto Rico, las cuatro pruebas que se han realizado a pacientes en la isla se han enviado al CDC, en Atlanta, lo que provoca que los resultados tarden entre 24 y 48 horas aproximadamente. Al cierre de esta edición, Salud no había informado si tenían los resultados de las pruebas realizadas el domingo a una turista italiana y su esposo. Los resultados de las otras dos pruebas se esperan antes del viernes, indicó Rodríguez Mercado. “Necesitamos ser autosuficientes”, expresó el secretario.

La directora de la Oficina de Bioseguridad de Salud, Jessica Cabrera, indicó que el Laboratorio de Salud Pública pudiera procesar unas 50 muestras en cada turno de ocho horas.

El secretario confirmó que habrá laboratorios privados que podrán realizar la prueba diagnóstica, ya que el CDC autorizó a dos empresas estadounidenses -Quest Diagnostics y LabCorp- utilizar una versión comercial. Estas pruebas no han sido aprobadas por la Administración federal de Drogas y Alimentos (FDA, en inglés), ente que dio paso a su uso.

“Estas pruebas se pueden hacer en los laboratorios de la comunidad que tengan contratos con LabCorp o Quest y están abiertas al público en general.Por ahora, los planes médicos no lo cubren, tengo entendido, así que las personas tendrían que pagar estas pruebas”, indicó Rodríguez Mercado.

Al ser contactada por este diario, la presidenta del Laboratorio Clínico Toledo, en Arecibo, Ilia Toledo, confirmó que podrán comenzar a realizar la prueba en dos a tres semanas.

Hasta ayer, se habían reportado en la isla cuatro casos sospechosos de COVID-19. Rodríguez Mercado indicó que los cuatro han respondido favorablemente a los tratamientos con antibióticos que han recibido.

Tres de los pacientes llegaron a la isla tras estar en crucerosy presentar síntomas respiratorios.

Soto adelantó que el número de turistas enfermos podría aumentar, luego que se le informara a la gobernadora Wanda Vázquez Garced, en una conferencia telefónica, que los hospitales de la isla recibirán a los pasajeros enfermos de cruceros en el Caribe. “Toda persona que tenga una condición crítica y esté viajando en un crucero, va a ser trasladada a la jurisdicción aquí en Puerto Rico”, expresó Soto.

Solicitan las pruebas

El lunes, Salud dio a conocer que el CDC flexibilizó los criterios para determinar a qué pacientes se les debe realizar la prueba diagnóstica al eliminar el requisito de haber viajado a una zona donde haya presencia del virus.

Tanto Rodríguez Mercado como el secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza señalaron que, hasta temprano en la tarde de ayer, Salud no había recibido peticiones de médicos para realizar pruebas diagnósticas de COVID-19.

Sin embargo, El Nuevo Día supo que, al menos, dos médicos que atienden pacientes hospitalizados contactaron a la agencia en la mañana para solicitar las pruebas.

“Le mandamos a hacer la prueba”, dijo un médico que prefirió no identificarse.

Su paciente, dijo, tiene pulmonía bilateral y disminución de la presión de oxígeno en la sangre. Este paciente, al igual que otro caso sospechoso de COVID-19 que es atendido en otro hospital privado, no tiene historial de viaje reciente a algún país con casos confirmados del virus.

Actualmente, las instrucciones de Salud establecen que las personas con síntomas asociados al COVID-19 –tos seca, fiebre y dificultad respiratoria– deben acudir a la sala de emergencias de un hospital, recordó Soto. Si acuden a un consultorio médico privado, tienen que ser referidos a una sala de emergencias, añadió.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *