A finales de la década de 1940 y principios de la de 1950, el entonces gobernador Luis Muñoz Marín encomendó al representante Santiago Polanco Abreu ir por los campos y preguntar a las mujeres qué servicio les urgía más entre la electricidad y el agua potable.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *