El Senado se expone a que el juicio por corrupción contra el senador Abel Nazario finalice antes del proceso ético que se celebra en su contra en el cuerpo legislativo, lo que abriría la puerta a que permanezca en su escaño, aun siendo convicto mientras espera su sentencia.

Ese es uno de los escenarios sobre la mesa. Otras posibilidades son que Nazario opte por renunciar al escaño, de resultar convicto; o que sea absuelto, pero aún así sea expulsado del Senado.

Se espera que el juicio contra Nazario, que inició el martes en el Tribunal Federal, demore de tres a cuatro semanas. Mientras, el presidente de la Comisión de Ética, Ángel “Chayanne” Martínez, anticipó que el proceso ético que podría culminar en la expulsión del legislador del Senado, finalizaría en mayo.

La Comisión de Ética, por disposición del Código de Ética del Senado, tiene 60 días para culminar el proceso disciplinario, aunque tiene derecho a una prórroga no mayor de 15 días.

El plazo de 60 días se vence el 12 de mayo.

Esto significa que Nazario, de ser convicto, pero teniendo la oportunidad de permanecer en la libre comunidad hasta ser sentenciado, en teoría podría seguir en su escaño. Nazario enfrenta cargos federales por fabricar o utilizar documentos falsos y cometer fraude electrónico entre el 2013 y el 2016 mientras era alcalde de Yauco.

“Yo no anticipo eso”, dijo Nazario, al referirse a la posibilidad de ser hallado culpable. “Voy a presumir que voy a salir bien y ellos (la Comisión de Ética) continuarán con su proceso”, expresó el senador a El Nuevo Día.

Nazario enfrentará otro juicio, también en la esfera federal, por presuntamente tener empleados fantasmas en su función de alcalde de Yauco. Fue a raíz de esa segunda acusación, en noviembre, que el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, radicó la querella ética en su contra que ahora se dirime.

La Comisión de Ética del Senado tendrá una reunión mañana para discutir, entre otras cosas, la agenda de trabajo y la posibilidad de contratar a un investigador para realizar la pesquisa requerida por el proceso disciplinario. Sin embargo, se desconoce si Rivera Schatz autorizaría la contratación de esa persona o si hay presupuesto.

“Ha estado un poco cargado”, dijo Martínez al aludir a Rivera Schatz y la razón por la que no ha discutido el asunto con él, a pesar de que el tema está sobre la mesa hace dos semanas. “Antes de la reunión ejecutiva del lunes, voy a tomar parte de la mañana para hablar con él y ver si hay presupuesto para eso. Si no, entonces cómo vamos a manejar esa situación”, dijo Martínez a El Nuevo Día.

Martínez indicó que el senador independentista Juan Dalmau, ha expresado que no tiene reparos en que se contrate a un solo investigador, en vez de uno por delegación. Dalmau indicó a este medio que le “preocupan” los términos reglamentarios para atender la querella contra Nazario.

“Me voy a llevar esa preocupación. No lo había visto desde esepunto de vista”, dijo Martínez cuando se le mencionó el posible escenario de que Nazario ocupe su silla de senador aún siendo convicto.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *