Los Atléticos de San Germán estarán imposibilitados de utilizar al menos por el primer juego de la temporada del Baloncesto Superior Nacional (BSN) al delantero de 17 años Phillip Wheeler, su selección de primera ronda en el pasado sorteo de jugadores de nuevo ingreso celebrado en enero.

Wheeler, un cotizado canastero de 6’8″ que ya representó a Puerto Rico con la Selección Nacional juvenil en el Mundial Sub-17 el año pasado, firmó en 2019 un contrato en Italia con la Azzurra Basketball Academy en Roma, razón por la cual los Atléticos debían pedir una carta de transferencia a la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA), antes de poder utilizarlo en el torneo local que arrancó la noche del viernes.

Los Atléticos, que escogieron a Wheeler en el quinto turno del sorteo, jugaron este sábado su primer partido visitando a los Brujos de Guayama, pero aún no han recibido la carta por lo que Wheeler no pudo estar en cancha.

La carta de transferencia es un trámite común que cada equipo tiene que realizar no solo para los jugadores refuerzos que vienen de otras ligas, sino también con los nativos que igualmente vienen de participar en otros circuitos del extranjero antes de llegar la temporada local.

Caso sin precedentes en el BSN

Pero en el caso de menores de edad, que se recuerde, es la primera vez que un equipo del BSN vive una situación como esta. De acuerdo al director de torneo del BSN, José Solá, la regla de FIBA en torno a menores de edad es de aplicación reciente.

“La FIBA regula la transferencia o registro de jugadores que están entre las edades de 14 y 18 años de manera especial, de modo que no haya movimiento a través del mundo de los jugadores sin el consentimiento de los padres, por el hecho de ser menores y para la protección del menor. Está el delito común de nivel internacional que es la trata humana”, explicó Solá. “La FIBA lo que trata de evitar es que los agentes recluten talento menor de edad, lo lleven a un país, lo pongan en ‘tryouts’ con un club, y si ese club al final no recluta al jugador, que el agente lo deje tirado. Que desaparezca y deje al jugador en una jurisdicción que no es la suya”.

En ese sentido Solá dijo que la FIBA lo que ha hecho es adoptar las regulaciones que ya había establecido la FIFA, el organismo rector del fútbol a nivel mundial.

“Wheeler tiene 17 años. Y Wheeler está registrado por la Federación de Baloncesto de Italia, como que participa en una academia allá. Y cuando estás registrado con otra federación nacional perteneciente a la FIBA, para tú poder hacer uso del jugador en tu propia jurisdicción, en este caso Puerto Rico, necesitas que la FIBA apruebe una transferencia o un ‘release’ del jugador, como que ya tu relación con Italia está clara, terminó, y puede venir a Puerto Rico a jugar”, agregó el director de torneo.

“Y la FIBA se reserva el derecho de pedir todo tipo de documentos: Carta de los padres, de las escuelas, de los clubes a los que pertenece; y dependiendo de cuán satisfecha se sienta con unos documentos o no, pues entonces aprueba en el plazo de seis días. Es lo que pide la FIBA, seis días laborables para aprobar”.

En ese caso, Sola estima que Wheeler podría estar recibiendo el visto bueno para jugar con San Germán el martes o miércoles de la semana entrante, toda vez que, según dijo, al parecer San Germán solicitó la transferencia el pasado domingo, 23 de febrero por medio de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico. Explicó que la FIBA debe haber comenzado a procesar la solicitud un día después, el 24 de febrero, cuando comenzaron a correr los seis días laborables que se supone dure la gestión.

El siguiente partido de los Atléticos no es hasta el martes, 3 de marzo.

“Estimo que la FIBA deba tener resuelto esa transferencia internacional entre el martes o el miércoles de esta semana”.

Solá expresó que la franquicia pudo haber solicitado más temprano la transferencia, pero que desconoce las circunstancias y si los apoderados conocían la reglamentación.

“No sé la circunstancias. Puede ser que estuvieran en el análisis si lo querían reclutar o no, cuáles habían sido las negociaciones… Hay muchos matices. Podían desconocer de este proceso porque con menores no es común que se hagan estas transferencias internacionales para el BSN, para que menores vengan a jugar al torneo”, reconoció.

“Así que por desconocimiento o por el motivo que fuera, las reglas son las que son. Ellos iniciaron el proceso el lunes pasado, para efectos de Suiza, de la FIBA, y entonces tienen que darle a la FIBA los seis días por reglamento que tiene para resolver”, amplió Solá.

“El BSN está desde afuera. Sí hemos estado activos tratando de servir a la franquicia para que consiga la transferencia del jugador lo más pronto posible. Sabemos que es un jugador de mucho talento, que queremos en nuestra liga. Sabemos que es elegible para jugar en nuestra liga. Lo que pasa es que sin la transferencia internacional pues no lo puede hacer”.

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *