Fort Myers, Florida.- Eddie Rosario tiene razones de sobra para estar motivado de cara a la próxima temporada con los Twins de Minnesota

El jardinero guayamés aseguró que su prioridad en el 2020 es alzar el trofeo de la Serie Mundial, pero también hay otros asuntos pendientes como asistir a su primer Juego de Estrellas, una posible extensión de contrato y mejorar su defensa que sufrió un bajón en la pasada campaña.

Por eso, Rosario aprovecha al máximo su tiempo durante los entrenamientos primaverales para afinar su bateo y fildeo porque las metas son muy altas tanto en lo personal como lo colectivo.

“La expectativa es simple: queremos ganar la Serie Mundial y seguir luciendo como lo hicimos el año pasado y tratar de mejorar los números. Tenemos que hacer lo mismo o mejor, por estoy ansioso que llegue el inicio de temporada para ver si llegamos a la Serie Mundial”, indicó Rosario a El Nuevo Día en el Hammond Stadium, complejo primaveral de los Twins.

“Este equipo lo veo muy bien y está bien respaldado en todas las áreas. Creo que las firmas que se hicieron con (Josh) Donaldson y en el pitcheo fueron claves para completar el equipo. El equipo sabe muy bien lo que puede hacer, es sólo cuestión de tener los jugadores listos y saludables”, agregó.

En una temporada que los Twins ganaron el título de la División Central de la Liga Americana al conseguir 101 victorias y establecer un récord de jonrones en las Mayores con 307, Rosario tuvo los mejores números de carrera al promediar .276 con 32 jonrones y 109 carreras impulsadas en 137 encuentros.

Sin embargo, por segundo año consecutivo se quedó con una espina en el costado. A pesar de tener números extraordinarios en la primera mitad –20 bambinazos y 60 remolcadas– no fue seleccionado para el Juego de Estrellas.

“Lo que tengo que hacer es pegar 30 jonrones y tener 100 impulsadas a lo Igor González”, bromeó Rosario al recordar la campaña del 1998 cuando el extoletero boricua llegó al receso con 101 remolcadas. “No sé que más hacer para que ellos vean, pero eso no está en mi control”.

“De verdad, los números han estado ahí. Yo sé que debí estar, pero son cosas de las cuales no tengo la decisión ni el control. Seguiré trabajando igual, demostrado que soy un gran pelotero y que puede dar mucho de qué hablar en este juego”, agregó.

A trabajar en la defensa

Un área en que el jardinero busca mejorar en el 2020 es la defensa donde reconoció que su rendimiento bajó en el 2019.

“Este año estoy trabajando más en la defensa ya que el año pasado cuando me lesioné bajé un poco la guardia. Es cuestión de tratar de estar saludable porque tengo las herramientas y el talento. Es solo conseguir que todo encajé”, explicó Rosario, quien cometió cinco errores y consideró que la torcedura de tobillo que sufrió en junio y del cual nunca pudo recuperarse completamente, fue un factor en los problemas.

“Me pude recuperar bastante bien durante la temporada muerta. Todavía lo siento un poco, pero no es nada grave como para preocuparse. Estoy trabajando bien para estar saludable todo el año y estoy casi listo para empezar”, añadió.

Rosario, quien evitó el proceso de arbitraje al acordar un contrato de $7.75 millones, un aumento de su salario de $4.19 millones en el 2019, indicó que las puertas siempre están abiertas para una negociación de extensión, pero que tampoco pierde el sueño pensando en ello.

“Estamos concentrándonos año por año por ahora. Lo que me queda es seguir haciendo buenos números para seguir teniendo buenos arbitrajes”, indicó el jardinero que puede convertirse en agente libre después de la campaña del 2021.

“No me preocupa para nada. Ellos saben que estamos trabajando inteligentemente y sabemos exactamente lo que tenemos en las manos. Hay que solamente esperar el momento indicado para que eso suceda”, concluyó.

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *