El presidente de la Cámara de Representantes, Carlos «Johnny» Méndez, dijo esta tarde que aceptó las enmiendas introducidas por el Senado al nuevo Código Civil y que espera llevar el proyecto a votación una vez sea aprobado en la Cámara alta.

En la última versión de cambios introducidos por el Senado se dejó intacto el lenguaje de la Cámara que le reconoce derechos al concebido, pero no nacido. Méndez indicó que se añadió ese lenguaje al amparo de una decisión de diciembre de 2019 del Tribunal Supremo de Estados Unidos en un caso que se originó en el estado de Kentucky.

La intención del Senado es aprobar la medida el martes de la semana que viene.

«Hemos visto las enmiendas y no tenemos objeciones», dijo.

El máximo foro judicial estadounidense rechazó atender una controversia (EMW Women’s Surgical Center v. Meier) presentada por clínicas de aborto que reclamaron la inconstitucionalidad de una ley de Kentucky que le requiere a los médicos presentar una prueba de ultrasonido y describirle las imágenes a una mujer que desea abortar.

EMW Women’s Surgical Center, la única clínica con una licencia en todo el estado, y tres de sus doctores impugnaron la ley estatal que requiere que los galenos, además, señalen extremidades visibles y que reproduzcan el sonido de los latidos del corazón, de ser posible. Los doctores argumentaron que obligar a un médico a participar de dicha práctica violenta sus derechos bajo la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

Sin embargo, el Tribunal Supremo rechazó atender la apelación sin ofrecer explicación alguna.

El estado de Kentucky reclamó que la ley solo tiene el fin de mantener informada a la mujer que busca realizarse un aborto.

La interpretación de la representante María Milagros Charbonier de la decisión del Supremo estadounidense es que “está reconociendo que hay una vida, está reconociendo el nasciturus”.

“Está diciendo que ahí hay algo que usted quiere que se le enseñe a la madre, es una vida”, sostuvo en una entrevista reciente con El Nuevo Día.

Por su parte, Méndez insistió en que lo único que busca la Cámara es reconocer el estado de derecho actual y aseguró que el lenguaje no restringe el derecho jurisprudencial al aborto.

«Habrá personas que se opondrán», dijo.

Cuando se le preguntó cómo el caso de Kentucky respalda la idea de reconocerle derechos al no nacido, Méndez dijo que hay jurisprudencia y textos de «tratadistas» que apoyan su postura.

«El derecho del nasciturus se reconoce desde el momento de la concepción de la vida. Informes médicos dicen que la vida comienza cuando se comienzan a sentir los latidos y, desde ese momento, el no nacido adquiere derechos», dijo.

Mientras, el Tribunal Supremo de Estados Unidos atenderá en marzo un caso distinto, June Medical Services v. Gee, sobre una ley del estado de Louisiana que requiere que las clínicas de aborto tengan privilegios para admitir pacientes en hospitales cercanos.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *