Read Time:4 Minute, 32 Second



RÍO GRANDE.- Chris Nido y Edward Figueroa firmaron idénticas tarjetas de 71 golpes, uno bajo par, en la jornada inicial del Puerto Rico Open, para colocarse en la posición 52 en un empate con otros 13 jugadores, de cara a la segunda ronda.

Ambos golfistas, únicos representantes de Puerto Rico en el campo del Grand Reserve Country Club ante la salida de Rafael “Rafa” Campos por lesión hace unas semanas, iniciarán la segunda ronda a primera hora de hoy. Nido, que está en su segunda participación en este torneo como jugador aficionado, saldrá a las 8:49 a.m. desde el hoyo 10. Figueroa, en su quinta aparición en el Puerto Rico Open, comenzará un poco antes, a las 8:27 a.m.

Faltando un hoyo de la primera ronda, Nido parecía que tendría la mejor actuación de los dos, pues entró al 18 con dos golpes bajo par y empatado en la posición 30. Pero un costoso bogey en el hoyo 18 (un par 5), le hizo terminar con 71 golpes, a siete del líder, el estadounidense Kyle Stanley.

“Fue buena, jugué bien. Tuve varias oportunidades allá afuera, pero realmente no saqué ventaja. Pero estuvo bien. Hay que salir mañana a ver qué puedo hacer y mantenerme bajito”, dijo Nido en referencia a su primera ronda.

“Para mí el viento nunca es un issue. Es algo con lo que tienes que lidiar. Es el viento normal que hace en Puerto Rico. No tengo por qué quejarme. Uno nunca espera un bogey”, agregó Nido, quien señaló que en ese último hoyo del día tuvo problemas saliendo de la trampa de arena (bunker).

El joven de 20 años y quien estudia y juega para la Universidad de Florida (Gators) dijo que su juego ha mejorado desde su primera experiencia en el Puerto Rico Open en 2017, cuando tuvo una mala primera ronda de 77 golpes, y falló en superar el corte al terminar con un ‘score’ total de 147 en dos rondas.

“He mejorado un montón en tres años de golf colegial. Soy un jugador distinto desde entonces”.

Figueroa, por su lado, tuvo sus problemas temprano en la tarde cuando luego de dos birdies consecutivos, tuvo un bogey y un double bogey en los hoyos 6 y 7. Pero en adelante se mantuvo tirando par y con dos birdies en dos de los últimos cuatro hoyos mejoró su juego para cerrar también la jornada con tarjeta de 71 golpes, igual que en la edición de 2019.

Salvo dos ocasiones anteriores, Figueroa ha tirado generalmente mejor en la primera ronda pero se ha caído en la segunda. Y eso es algo que desea cambiar luego de cinco ediciones del Puerto Rico Open en que no ha superado el corte.

En 2019 concluyó con 147 golpes acumulados. Su mejor actuación en el torneo fue la de 2017 cuando sumó 144 golpes tras una primera ronda de 68 (su mejor en el PR Open), aunque en la segunda jornada se cayó y tiró para 76.

“Estoy contento porque hice un birdie en mi hoyo 17 y pude volver a uno bajo par. Jugué realmente bien. Solo que tuve unos errores estúpidos como el double bogey y dos bogeys. Pero voy a limpiarlo mañana (el juego). Me siento confiado como estoy jugando, me siento bien y emocionado”.

“Muchas de mis primeras rondas han sido buenas, y después tengo problemas al final. Mi meta mañana es terminar lo más fuerte que pueda. Pero mi juego es mejor que hace cuatro o cinco años. Literalmente los años anteriores he estado dentro del corte faltando cuatro o cinco hoyos y al final fallo, como el año pasado que hice bogey y double bogey, y me quedé fuera por dos golpes”.

Stanley arranca como líder

La primera ronda fue del estadounidense Kyle Stanley, quien firmó tarjeta de 64 golpes, ocho bajo par, para colocarse a la cabeza de los 120 golfistas que arrancaron el primer día. Stanley, que comenzó tirando en el hoyo 10, tuvo tres birdies consecutivos desde la arrancada, y luego otros tres al hilo entre los hoyos 1 al 3. En total hizo nueve birdies, y su primera ronda pudo haber sido más limpia de no haber sido por un bogey en el hoyo 8.

Los también estadounidenses Peter Uihlein, Josh Teater y Chris Couch, el argentino Emiliano Grillo, el sueco Henrik Norlander y el británico Rhein Gibson concluyeron su primera ronda con 66 golpes, seis bajo par y a solo dos del líder.

De los seis campeones de ediciones pasadas del Puerto Rico Open que están presentes en la isla nuevamente, el estadounidense Scott Brown fue el que mejor lució en la ronda inicial con tarjeta de 67, cinco bajo par.

El tema del viento siempre es una constante en el Puerto Rico Open pero al parecer ya los jugadores van acostumbrándose a la idea de que tendrán un reto mayúsculo al salir al campo.

Uno de ellos fue Uihlein, quien se mostró complacido con su ronda de 66 golpes a pesar de ese factor.

“Definitivamente estuvo complicado. Cada vez que se pone así de ventoso, lo hace muy difícil. Pero fue un día bueno y sólido. No cometí demasiados errores y metí algunos putts buenos. Cuando se pone así de ventoso, realmente el número en la parte de abajo del palo se vuelve obsoleto prácticamente. Todo se trata del vuelo y a dónde quieres llegar”, dijo Uihlein.

Source link

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *