Read Time:4 Minute, 16 Second



Washington – Michael Bloomberg – quien ha levantado su precandidatura presidencial demócrata a fuerza de publicidad-, tuvo un comienzo azaroso en los debates de la campaña, al enfrentarse a ataques devastadores de sus oponentes, liderados por la senadora Elizabeth Warren (Massachusetts).

Justo cuando el debate del miércoles en la noche comenzaba – previo a los caucuses del sábado en Nevada-, Warren avivó la discusión sobre un precandidato presidencial que no aparecerá en las boletas electorales hasta el súper martes del 3 de marzo y ya ha gastado, de su bolsillo, $400 millones.

“Quiero hablar sobre contra quién estamos aspirando: un multimillonario que llama a las mujeres multimillonario ‘yeguas gordas’ y ‘lesbianas con cara de caballo’. Y no estoy hablando de Donald Trump. Estoy hablando (del exalcalde de Nueva York) Bloomberg”, indicó Warren.

Las referencias de ‘yeguas gordas’ y ‘lesbianas con cara de caballo’ que se le atribuyen a Bloomberg – las que el exalcalde rechaza-, están contenidas en un folleto escrito por uno de sus exempleados.

Tanto Warren como el exvicepresidente Joseph Biden – quien ha perdido respaldo en las encuestas a nivel nacional ante el avance de Bloomberg-, demandaron del exalcalde neoyorquino que releve a las mujeres que llegaron a acuerdos de confidencialidad para tranzar denuncias de hostigamiento laboral y sexual en contra de su empresa.

Bloomberg rechazó la idea. Pero, el debate de anoche reveló que este es un asunto que no se apagará pronto.

El exalcalde tuvo además que enfrentarse, en su primera aparición en un debate televisado de las primarias presidenciales demócratas, fuertes críticas por la implementación en la Gran Manzana del programa de cateos “detiene y registra”, que puso en vigor principalmente en comunidades de minoría y el cual por lo menos hasta 2015 defendió.

“He perdido perdón”, dijo, aunque, para sorpresa de algunos, insistió en defender el éxito del programa.

El exvicepresidente Biden destacó que la estrategia detrás del programa “stop and frisk” estuvo dirigida principalmente hacia las comunidades de afroamericanos y latinos de la ciudad de Nueva York.

“La política era aborrecible y una violación de todos los derechos que las personas tienen», sostuvo Biden, al recordar la presión que le puso a Bloomberg el presidente Barack Obama en contra de ese programa.

El senador Bernie Sanders (Vermont), quien lidera las encuestas a nivel nacional y es considerado en estos momentos el principal aspirante a la candidatura presidencial demócrata, no escapó a las críticas.

El exalcalde de South Bend (Indiana) Peter Buttigieg – quien está al frente en el conteo extraoficial de delegados, 23 a 21 sobre Sanders, pero tiene un panorama complicado en las próximas contiendas-, pidió cuentas a Sanders sobre el costo de su propuesta ‘Medicare para todos’ y la actitud en las redes sociales de algunas personas que se identifican como si fueran sus seguidores.

Buttigieg, quien ha querido proyectarse como un candidato que concilia las posturas liberales y conservadores de los demócratas, buscó sacar provecho de que Sanders es independiente y Bloomberg ha sido republicano, independiente y demócrata, al punto que respaldó al presidente George W. Bush en 2004.

Para Buttigieg, Sanders “quiere quemar” la casa demócrata y Bloomberg – con un caudal de $60,000 millones-, “comprarla”.

Sanders se enfrentó además a reclamos para que ofrezca detalles de su condición médica, tras sufrir un ataque al corazón el 1 de octubre. Indicó que ha entregado informes médicos suficientes.

Mientras, Sanders sostuvo que la precandidatura de Bloomberg representa “la distribución grotesca e inmoral de riqueza e ingresos” en Estados Unidos.

Bloomberg también quiso apuntar que Sanders – gracias a la publicación de sus libros en torno a su agenda política-, ya es millonario y tiene tres casas.

En un momento del debate, al insistir en que la agenda social demócrata de Sanders no podrá vencer a Trump, Bloomberg describió las ideas del senador por Vermont como “comunistas”. “Esa es una acusación barata”, respondió Sanders.

El fuego cruzado entre los precandidatos fue constante.

Por ejemplo, el debate del miércoles, transmitido por MSNBC, tuvo también encontronazos muy duros entre Buttigieg y la senadora Amy Klobuchar (Minnesota), que buscan proyectarse como una mejor alternativa centrista que Bloomberg o Biden frente al liberal Sanders.

Buttigieg ridiculizó que Klobuchar, pese a ser parte del Comité de Asuntos Exteriores, no pudiera decir en una entrevista el nombre del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

“¿Quieres decir que soy tonta?”, ripostó enojada Klobuchar, quien consideró que Buttigieg, quien fue alcalde de un pequeño pueblo en Indiana, no tiene la experiencia para ser considerado un candidato viable del Partido Demócrata estadounidense.

El senador Sanders es favorito para ganar los caucuses del sábado en Nevada.

De acuerdo con el promedio de encuestas recientes – calculado por Real Clear Politics, Sanders tiene un 30% de respaldo en Nevada, frente a 16% de Biden, 14.5% de Warren, 10.5% del empresario Tom Steyer (quien no logró suficiente apoyo en las encuestas para estar en el debate) y 9.5% de la senadora Klobuchar.

El promedio de encuestas a nivel nacional, mientras, tiene a Sanders en ascendo, con 27.5%, superando a Biden (17.8%), Bloomberg (16.1%), Warren (12.3%), Buttigieg (10.3%) y Klobuchar (6.4%).



Source link

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *