El Baloncesto Superior Nacional (BSN) archivará el caso del exarmador de los Leones de Ponce, Carlos Arroyo, sobre la alegada violación al tope salarial de la campaña de 2015 con los Cangrejeros de Santurce y que dio paso a un castigo de parte del organismo en medio de la pasada temporada.

Esa fue la determinación del vicepresidente del organismo, Rubén Nigaglioni, luego de evaluar el caso del exenebeísta, el cual nunca fue resuelto por el pasado presidente del BSN, Fernando Quiñones, después de recibir una apelación del veterano canastero.

“Que la posible violación al Reglamento del BSN ocurrió en el año 2015 y el contrato objeto de la investigación lo otorgó a nombre de la franquicia de los Cangrejeros una persona que para el año 2019 no tenía relación alguna con el BSN; que por el pasar el tiempo este asunto se tornó académico; que el bienestar general del deporte del Baloncesto en Puerto Rico y su mejor interés así lo requiere. Por tanto, se resuelve archivar este asunto sin ulterior consideración”, reza la resolución de Nigaglioni a la cual El Nuevo Día tuvo hoy acceso.

En medio de la pasada temporada en marzo, el entonces vicepresidente del BSN, Lee Sepulvado suspendió por 10 partidos y multó por $8,000 al excanastero nacional al entender que violó el tope salarial de $120,000 en la campaña de 2105, cuando militaba con los Cangrejeros.

El mismo día que Sepulvado emitió la resolución, los Leones se negaron a jugar en San Germán, sufriendo la confiscación del partido. Posteriormente, Arroyo radicó una apelación ante el presidente Quiñones. Arroyo regresó al tabloncillo en lo que Quiñones resolvía el caso.

Quiñones, sin embargo, nunca atendió la apelación y Arroyo continuó militando con los Leones hasta que decidió terminar su participación a finales de abril para marcharse a la Liga Big 3 en Estados Unidos. Su última aparición fue en el Juego de Estrellas celebrado en Ponce.

El fajardeño también anunció su retiro de la liga.

Asignado a Nigaglioni

Con la entrada de Ricardo Dalmau a la presidencia del BSN en la temporada muerta en lugar de Quiñones, el licenciado Nigaglioni fue asignado para atender el caso de Arroyo para que le diera punto final al mismo.

Y fue lo que hizo Nigaglioni.

Arroyo, de paso, se encuentra en la isla como parte de sus nuevas funciones como asesor del Equipo Nacional, que participará este jueves en la primera ventana del clasificatorio al AmeriCup.

Arroyo ha dicho que no tiene intención de volver a jugar en la BSN.

En el escrito, Nigaglioni enfatizó que esta decisión “no establece precedente de que el BSN no ha de investigar y sancionar aquellos que incumplan sus reglamentos o los topes salariales que se acuerden. Todo lo contrario, lo haremos de manera vigorosa y con la urgencia que el asunto exija. A fin de cuentas, el engaño y la trampa son anatemas al juego limpio que debe prevalecer en el deporte”.

Al momento, hay un tope salarial para los jugadores de $40,000.

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *