En caso de una emergencia, el desalojo de los 85 estudiantes de la escuela Ludovico Costoso, de Bayamón, es un operativo complejo. El plantel atiende solo a estudiantes de Educación Especial con condiciones moderadas y severas, por lo que sacar de los salones y llevar al estacionamiento a niños y adolescentes en sillas de ruedas, encamados, con problemas de movilidad, ciegos o con autismo toma tiempo.

Es por esto que el Municipio de Bayamón ordenó que se reforzara la estructura del plantel, que fue construida hace décadas con el diseño conocido como “columna corta”, el cual lo hace susceptible a colapso en caso de un movimiento telúrico fuerte.

Con una inversión de unos $67,000 y en poco más de una semana, el trabajo para reforzar las columnas que dan hacia el patio interior de la escuela, así como el exterior, en los dos niveles de la estructura, está a punto de culminar, señaló el alcalde bayamonés, Ramón Luis Rivera Cruz.

El aumento en la actividad sísmica que comenzó a reportarse a finales de diciembre, y que alcanzó su punto máximo el 7 de enero con un terremoto de magnitud 6.4, provocó que se arrojara luz sobre las vulnerabilidades de las escuelas públicas del país.

Una de las debilidades en el diseño de los planteles es lo que se conoce como “columna corta”, que sucede cuando se construyen paredes de bloques pegadas a columnas de soporte, usualmente con una hilera de ventanas arriba, explicó el ingeniero estructural Walter Rosich. La pared de bloque no es un elemento estructural, lo que significa que solo sirve para dividir espacios y no para soportar el techo, y esta impide que la columna se mueva de un lado a otro en caso de un terremoto, lo que provoca que la columna se agriete y pueda colapsar, añadió Rosich.

“La columna corta es una situación de diseño que ocurre muchas veces en estas escuelas construidas en los años 50. Se diseña la columna para soportar una carga, pero en las escuelas se construyeron paredes de bloques a cada lado que le dan rigidez a la columna y puede provocar que se muevan fuera de su ‘plane’ (plano) para el que fue diseñado. Estas paredes hacen que la carga que soporta la columna se amplifique de cuatro a cinco veces”, explicó Rosich.

El Departamento de Educación no ha precisado cuántas de las 857 escuelas públicas fueron construidas con “columna corta”.

Dos cortes de dos pulgadas de ancho cada uno, cubiertos con angulares de acero y sellados con resina epoxídica (“epoxy”) fue la opción que escogieron los ingenieros estructurales que inspeccionaron el plantel para reforzar la columna corta. La parte de arriba del corte se sella con una espuma de poliuretano (“foam”) para evitar que entren roedores o que estudiantes lancen objetos, indicó el ingeniero estructural Gabriel González.

Mientras se completa el proyecto, la matrícula de la Ludovico Costoso fue reubicada en el Parque de las Ciencias de Bayamón, señaló la directora escolar, Jessica Santiago.

“Con esta separación de dos pulgadas se está liberando la columna y se evita que la columna reciba una carga mayor que para la que fue diseñada (en caso de un terremoto)”, señaló González.

El plantel tiene unas 45 columnas que tienen que ser reparadas y la mayoría ya estaba completado hoy, cuando solo llevan una semana de trabajo, indicó Rosich. Por una abundancia de cuidado, el contratista también ha realizado trabajos de empañetado en algunas áreas y se le ha dado un tratamiento a las varillas, detalló Rivera Cruz.

“Lo que queremos garantizar es que, en caso de un terremoto, los estudiantes y el personal pueda salir de la escuela. De eso es que se trata, de que la escuela no les caiga encima”, sostuvo Rosich.

González precisó que con este trabajo no se logra que la escuela cumpla con los códigos de construcción vigentes.

“No es un ‘retrofit’, pero es el remedio que pensamos que va a ayudar bastante a fortalecer la estructura”, sostuvo González.

Ambos ingenieros estructurales fueron contratados por el Municipio de Bayamón para inspeccionar las 28 escuelas públicas en dicho pueblo que están bajo la jurisdicción de la Oficina para el Mejoramiento de Escuelas (OMEP).

El alcalde indicó que la administración municipal puede encargarse de las mejoras que necesitan las escuelas públicas de Bayamón, pero solo si se hace mediante un convenio de colaboración que no sea “leonino”. Mientras, los arreglos a la escuela Ludovico Costoso se hicieron con fondos municipales y no hay garantías que se reembolse con fondos estatales, señaló Rivera Cruz.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *