¿Se imagina irse a dormir cada noche con miedo? ¿Llevar en su mente el recuerdo constante de aquella madrugada en la que pensaba que moriría sepultado? ¿Tener que emprender un camino desconocido a los 76 años, después de perder la vivienda que construyó con esfuerzo?



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *