El cine de los Hermanos Safdie se ha caracterizado desde sus orígenes más precoces por ofrecer al público una notable colección de personajes transgresores quienes destacan por sus apetitos plenamente ilegítimos. A lo largo de su filmografía nos encontramos con hombres y mujeres quienes han abdicado de la seguridad del mundo normalizado para sumergirse en una serie de pasiones plenamente destructivas. Sin embargo, lejos de resultar en una excepcionalidad insalvable, dichas codificaciones devienen en una insólita simpatía que nos permite establecer un contacto estrecho con la otredad que deambula trémula por los submundos más oscuros de Occidente. ‘Uncut Gems’, la más reciente cinta de esta dupla de directores, se trata ni más ni menos que de una carta de amor definitiva a dichas risonancias.

Mucho se ha dicho acerca del ENORME trabajo actoral procurado por Adam Sandler para este trabajo, mismo elemento que desde un principio se destacó como uno de los atributos más apetitosos de ‘Uncut Gems’.

Efectivamente, el trabajo del actor oriundo de Brooklyn podría definirse fácilmente como uno de los acontecimientos más notables del cine actual; sin embargo, vale la pena destacar que mucho tiene que ver en este triunfo la excepcional codificación dramática planteada por los Safdie, misma estructura a la que el protagonista se adhiere de forma tremendamente dinámica para ofrecernos a un personaje virulento, rabioso, constantemente desbordado por una serie de tensiones que parecen siempre a punto de estallar.

El lenguaje del que se vale ‘Uncut Gems’ podría definirse como una auténtica mescolanza conceptual en la que realismo y agudización formal transitan de forma paralela para sugerir un significado oculto, casi esotérico, en las cotidianidades más turbulentas; mismo enfoque que se torna ideal al momento de narrar en clave sensorial las peripecias de un anti-héroe trágico quien baila de forma constante sobre el filo de la navaja.

Los 120 minutos que componen a ‘Uncut Gems’ se encuentran regidos por un ánimo de constante inquietud que se aglomera sobre el espectador para encapsularlo en un limbo emocional en el que todo tipo de textura anímica tiene cabida.

Mucho revuelo ha causado el hecho de que esta cinta haya sido ignorada de forma definitiva en los próximos Premios Oscar; sin embargo, dicha eventualidad parece la condecoración por excelencia para una producción la cual se nota decidida a abolir las estructuras narrativas de corte tradicional.

The post ‘Uncut Gems’: los placeres de estar maldito appeared first on Revista Marvin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *