Los fanáticos de los Cangrejeros de Santurce de Puerto Rico se quedaron aturdidos en la última jugada del encuentro en Puerto Rico y Venezuela que le dio la victoria a los Cardenales de Lara en el tercer día de la Serie del Caribe en el estadio Hiram Bithorn.

En la décima entrada y con las bases llenas sin outs, el taponero boricua Fernando Cruz enfrentó a Juan Apodada. El integrante de los Cardenales bateó un machucón hacia la tercera base para Emmanuel Rivera forzar el primer out en el plato.

Acto seguido, el receptor Jonathan Morales, quien se enredó con el bate dejado por Apodaca en la caja de bateo, disparó la pelota a la primera base A.J. Jiménez.

En el tiro, se apreció que Apodaca corría adentro de la línea de foul. Incluso, el tiro de Morales pareció impactar su casco, lo que provocó que Jiméndez perdiera la esférica.

Con la bola rondando al jardín derecho y René Reyes anotando la carrera del empate, Jan Hernández envió la bola hacia la gradas. La pifia otorgó una base a Venezuela, la que fue anotada por Adonis García pese a tropezar con el siore Ozzie Martínez.

El dirigente boricua José «Tony» Valentín protestó la interferencia de Apodada en primera base pero los árbitros apreciaron que el corredor de los Cardenales, bajo las reglas de la Serie del Caribe, no cometió nada ilegal.

La victoria de los Cardenales los coloca en uno de los partidos de la semifinal al jugar para 3-0. Puerto Rico, por su parte, cayó a 1-2 para empatar con Panamá en el cuarto encasillado del torneo. El martes, los Cangrejeros tienen que vencer a los Vaqueros de Montería para seguir con vida en el certamen.

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here