El verdadero reencuentro del afamado “Dream Team” de Puerto Rico, 25 años después de su gesta en la Serie del Caribe, ocurrió antes de su homenaje previo al partido inaugural del sábado entre los Cangrejeros de Santurce y los Astronautas de Chiriquí de Panamá.

El otrora jardinero de los Yankees de Nueva York, Bernie Williams, confesó que los exjugadores estrellas de las Mayores —que se alinearon de forma espectacular en el estadio Hiram Bithorn en 1995— se reunieron el viernes y en dicha cita afloraron las emociones.

“Me reuní con ellos ayer (viernes) y ahí fue que se formó el revolú que eso fue tremendo. Muchas vivencias y muchos recuerdos”, dijo Williams antes del partido.

“Uno comienza a hablar con estos muchachos y uno se cree que tiene 25 años menos. Eso sí me llenó de mucha alegría; tener esos recuerdos”, agregó.

El cuatro veces campeón de Serie Mundial con los Yankees se fundió de abrazos y chocadas de manos con la mayoría de la escuadra de los Senadores de San Juan que hicieron historia hace un cuarto de siglo en la instalación de la capital de Puerto Rico y que anoche fue homenajeado nuevamente antes de que los Cangrejeros entraran en acción.

“El estadio no se pone viejo. Nosotros, sí”, soltó Williams.

Además de Williams, al encuentro llegaron el miembro del Salón de la Fama del béisbol Roberto Alomar, junto Carlos Delgado, Carlos Baerga, Rubén Sierra, Juan “Igor” González, Carmelo Martínez, Ricky Bones, Rafael Montalvo, Roberto Hernández y Rico Rossy. A la cita faltaron Edgar Martínez, también integrante del Salón de la Fama, y Rey Sánchez, campeón bate de la liga invernal en 1995.

A su llegada al estadio, cada expelotero recibió una camiseta del equipo de Puerto Rico para lucirla en el terreno.

“Hay muchos recuerdos chéveres. Nosotros reunimos un equipo gracias a la huelga de Grandes Ligas en 1994 y para nosotros fue orgullo representar a Puerto Rico en ese tiempo”, declaró Sierra, quien en la actualidad se dedica a la música, al igual que Williams.

“Dicen por ahí, las malas lenguas, que los equipos del Clásico Mundial de Béisbol fueron mejores que este Dream Team y eso jamás. A lo mejor pudieron tener mejor pitcheo que nosotros, pero nosotros tuvimos un equipo de estrellas de Grandes Ligas. Para mí, no se compara”, opinó Sierra.

La vida de cada uno de los astros ha tomado rumbos distintos desde aquel momento histórico en la pelota puertorriqueña, destinos que han complicado la comunicación entre ellos en los pasados años.

No obstante, Montalvo indicó que hay un chat manejado por Baerga donde todos pueden enterarse de futuras reuniones, al igual que conocer de sus vidas cotidianas.

“Tenemos un chat entre nosotros. El mismo Carlos es quien nos mantiene informado. Hay muchos recuerdos. Todavía sacamos out y damos línea. Vamos a sacar un equipo de softbol”, bromeó Montalvo, por su lado.

La novena de Puerto Rico terminó invicta en la Serie del Caribe de 1995, último año que una escuadra boricua ganó el clásico como local.

Alomar fue el Jugador Más Valioso del recordado certamen.

“Es un honor estar aquí, ver a los muchachos y hablar con ellos. Me siento bien orgulloso de estar en mi isla”, precisó Alomar.

Para González, dos veces Jugador Más Valioso en la Liga Americana, recordar el Bithorn lleno a capacidad para los partidos del “Dream Team” lo llena de emoción.

“Recordar es vivir… 25 años de aquel famoso equipo de ensueño y hoy nuevamente se nos dedica la Serie del Caribe (2015 la última ocasión también en San Juan) aquí, que es nuestro país. Recuerdo todos esos fanáticos que vinieron y llenaron este estadio de esquina a esquina y nos apoyaron. Cuando veníamos al estadio, ya teníamos en mente la victoria, llevarnos ese campeonato de manera invicta en nuestra casa”, rememoró Igor.

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here