A casi un mes del colapso de las primeras estructuras a causa de los temblores en el sur y suroeste de la isla, muy poco se ha avanzado en cuanto al manejo y disposición de los escombros, y los alcaldes de los pueblos afectados temen que, si no se actúa con urgencia, la situación desemboque en un problema ambiental y de salud pública.



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here