Peñuelas – A tres semanas del terremoto de magnitud 6.4, las clases iniciaron hoy en este municipio como parte de una iniciativa que, por el momento, no tiene el aval del Departamento de Educación.

Cientos de niños, de kínder a cuarto año, llegaron al Parque Pasivo Pedro Albizu Campos, donde la Asociación de Maestros de Puerto Rico y el Municipio de Peñuelas inauguraron el proyecto “La Escuela Pública Vive”.

“Esta es una iniciativa que nace del pueblo y de los maestros, en colaboración con distintas alianzas”, dijo la presidenta de la Asociación, Elba Aponte.

Hoy, los estudiantes disfrutaron de actividades recreativas (“goofy games”) y, a partir de mañana, maestros activos y retirados impartirán materias como español, inglés, matemáticas y arte, entre otras.

“Queremos darle un sentido de normalidad a los niños. Aspiramos a que se les pueda dar educación más formal en este ambiente, en lo que se estabiliza el país, y proveerles más recursos. Vamos a dialogar con el Departamento para que se les puedan convalidar los grados a los niños, porque no se les puede penalizar… es una emergencia”, añadió Aponte.

La líder magisterial reconoció que, por el momento, “La Escuela Pública Vive” no tiene una “aprobación formal” de Educación, pero la Asociación aspira a que se logre cuanto antes.

“Es coordinado”

En esa línea, el ayudante general de la Guardia Nacional, José Juan Reyes, aseguró que se trata de un esfuerzo “coordinado” con “todas las agencias” estatales.

“La primera línea de defensa es la alcaldía y por eso estamos aquí con el alcalde (Gregory Gonsález Souchet), pero estamos trabajando juntos buscando alternativas con el Departamento de Educación”, dijo Reyes.

Entre esas alternativas, mencionó la instalación de varias carpas con aire acondicionado, que se convertirían en escuelas temporales para “llevar la normalidad a estos niños”.

¿Puede garantizar que esta iniciativa va a ser validada por Educación?, preguntó El Nuevo Día. “Definitivo, y lo estamos haciendo en los cinco municipios. Estuve hablando con (el alcalde de) Guánica (Santos Seda) y diseñando cómo podemos hacer estas escuelas de casetas. Ya él genero la solicitud de apoyo y el alcalde de Peñuelas está en la misma línea de pensamiento para llenar la solicitud”, respondió Reyes.

Por su parte, la doctora Antonia Coello Novello, ex cirujana general de Estados Unidos y quien fue reclutada para asistir en el manejo de la emergencia sísmica, precisó que hoy se atendieron 501 estudiantes en el parque pasivo.

Sin embargo, la población académica en Peñuelas ronda los 2,400 estudiantes, por lo que se necesitarían tres o cuatro “tent cities” o “sites escolares” para atenderlos a todos adecuadamente.

Reyes dijo, incluso, que se comunicó con las compañías de carpas en Puerto Rico y se cercioró de que hay inventario suficiente para levantar las escuelas temporales en este y los demás pueblos afectados por los temblores.

Satisfechos con la iniciativa

Los padres que acudieron al parque se expresaron satisfechos con la iniciativa, y aseguraron que continuarán llevando a sus hijos a clases.

“Traje a los nenes para que despejaran la mente y se relajaran un poco, porque han estado muy ansiosos. Además, no es bueno que pierdan más días de clases”, señaló Amarilys Irizarry, residente en el barrio Jaguas y madre de tres niños.

Una de sus hijas, Nelleyshka Rodríguez Irizarry, de 8 años, dijo estar contenta de regresar a clases, así sea en una carpa. “Me gusta aprender mucho, y mi clase favorita es inglés. Para mí es divertido aprender”, afirmó la pequeña.

Por su parte, Gladys Lugo, vecina de la comunidad Caracoles I, tildó la iniciativa de “excelente”, pues permitirá que su hija, Vidaliz Lugo, de 5 años, no se retrase en su aprendizaje.

“Los niños se aburren encerrados en la casa, así que esto es excelente para ellos. Yo me he mantenido dándole tutorías a la nena durante todo este tiempo, y ahora con estas clases seguirá avanzando”, dijo.

Mientras, Nilda León, quien vive en el sector Santo Domingo, sostuvo que la iniciativa es “ideal” para que los niños se congreguen y retomen su aprendizaje, pero también para que conversen sobre lo que pasó con el terremoto y puedan despejar la mente.

La presidente de la Asociación explicó que las clases se ofrecerán en horario de 9:00 a 11:00 a.m., y a los niños se les dará almuerzo en coordinación con la Autoridad Escolar de Alimentos. Los maestros no están recibiendo compensación alguna, y los que están retirados tienen las certificaciones para ofrecer los cursos.

Falta información

Entretanto, el alcalde peñolano indicó que Educación no le ha provisto “la totalidad” de la información respecto a la condición de las escuelas en el municipio tras el sismo y sus continuas réplicas.

“Sabemos que la escuela superior Josefa Vélez Bauzá, que es la única que tenemos, por el momento está cerrada y permanecerá así hasta que se hagan las reparaciones, que pueden tomar de uno a dos años hasta que se concreten”, dijo Gonsález Souchet.

Recalcó, no obstante, que el ayuntamiento hará disponibles los espacios que sean necesarios para que se instalen las carpas y las clases se impartan.

“Conocemos quela escuela intermedia Rafael Irizarry fue inspeccionada de manera ocular y se tomó la determinación de que podía estar apta (para reabrir), pero la realidad es que hoy no nos sentimos tranquilos de estar en las casas y tampoco nos sentimos seguros en una escuela”, sostuvo.

Por último, la presidente de la Asociación urgió a Educación a revisar los códigos de construcción y hacer los trabajos de reforzamiento en los plantes que sea necesario, al tiempo que se maneja la emergencia a corto plazo.



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here