Washington – El plan demócrata para responder a las necesidades de Puerto Rico después de los terremotos de este mes persigue ahora asignar $4,670 millones, permitir que esos nuevos fondos federales se integren con los aprobados tras los huracanes de 2017 y establece un calendario al gobierno de Donald Trump para la distribución de la mayor parte de ese dinero.

Además, la legislación añade a las iniciativas que buscan mitigar la emergencia que ha dejado los terremotos, propuestas contributivas que han estado pendientes en el Comité de Medios y Arbitrios, como los subsidios al gobierno de Puerto Rico para potencie el crédito contributivo por ingresos devengados en la isla y pueda otorgar pleno acceso a un crédito por niños dependientes (CTC).

El proyecto de ley para atender los daños provocados por los recientes terremotos -que dañaron cientos de viviendas y otras estructuras, y mantienen a miles de personas desplazadas-, fue oficialmente presentado en la Cámara baja el martes.

La medida, de la autoría de la presidenta del Comité de Asignaciones de la Cámara baja, la demócrata Nita Lowey (Nueva York), elevó de $3,350 millones a $4,670 millones los fondos que estarían disponibles para la isla, principalmente a través del programa de desarrollo comunitario para atender desastres (CDBG-DR).

Bajo su proyecto revisado – el cual el gobierno de Trump considera innecesario en este momento-, Lowey propone asignar $3,260 millones en fondos del programa de desarrollo comunitario para atender desastres (CDBG-DR), $1,250 millones para mejoras a carreteras y $100 millones para las necesidades en el área de educación.

También impulsa $40 millones en asistencia alimentaria – que estarían disponibles hasta el 30 de septiembre de 2021-, $15 millones para apoyo técnico a la red eléctrica y $6.75 millones para análisis de riesgos de terremotos, mejorar la planificación energética a largo plazo, crear conciencia sobre la situación energética y fortalecer la seguridad cibernética de la infraestructura crítica.

“Los proyectos de ley de asignaciones suplementarias de emergencia de los demócratas de la Cámara de Representantes brindan asistencia específica para ayudar a las familias y las comunidades a recuperarse de estos terremotos devastadores y coloca a la isla en un mejor camino hacia la recuperación a largo plazo”, indicó Lowey.

Según la medida, los primeros $2,000 millones en fondos CDBG-DR – los que losalcaldes han pedido recibir directamente-, tendrían que distribuirse en un máximo de 240 días al gobierno central de Puerto Rico, y un 45% de los fondos deberán destinarse a proyectos de mitigación. En un máximo de 90 días, los fondos ya tienen que estar comprometidas, de acuerdo al proyecto de ley.

De los $20,500 millones en fondos CDBG-DR aprobados tras la catástrofe causada por el huracán María, casi todos asignados hace dos años, el gobierno de Puerto Rico solo tiene disponibles $1,507 millones.

La legislación de la congresista Lowey, que tiene el número 5687, propone también utilizar asignaciones previas dirigidas a mitigar la catástrofe causada por el huracán María para asistir con la emergencia causada por los terremotos, una vez revisados los planes de acción ya aprobados.

El proyecto de ley demócrata requiere que el Departamento de Vivienda federal (HUD, en inglés), que administra los fondos CDBG-DR -en consulta con otras agencias-, publique en un período máximo de 60 días las guías sobre el uso de $1,932 millones en fondos de mitigación CDBG-DR que el Congreso asignó para ayudar a rehacer la red eléctrica de Puerto Rico.

La medida también incorpora los subsidios aprobados en junio pasado en el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes para financiar en gran medida en Puerto Rico la puesta en marcha de créditos contributivos por ingresos devengados (EITC, en inglés) y niños dependientes (CTC), que pueden tener un impacto económico en la Isla de más de $800 millones.

La legislación también persigue hacer permanente el aumento en el reembolso por el arbitrio al ron – garantizando 46 centavos al Fideicomiso de Conservación- revive, para la emergencia de los terremotos, los créditos federales a patronos que han retenido empleados y asigna $500 millones para créditos por inversiones en comunidades de escasos recursos, y $50 millones en créditos para vivienda a personas de escasos recursos.

Aunque el gobierno de Trump ha rechazado la legislación, el ex comisionado residente en Washington Pedro Pierluisi – tras reunirse el martes con el liderato demócrata del Congreso y antes de la publicación del nuevo plan de la mayoría cameral-, consideró que la oposición de la Casa Blanca se debilitará en el momento en que el presidente de EE.UU. y los republicanos requieran de los demócratas del Senado para aprobar un proyecto que quieran aprobar con urgencia.

“Veo un liderato demócrata muy decidido”, dijo, después de reunirse el martes con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (California), el líder de la mayoría cameral, Steny Hoyer (Maryland), el senador Martin Heinrich (Nuevo México) y otros legisladores federales demócratas.

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, por su parte, agradeció a la congresista Lowey incluir en el proyecto fondos de asistencia alimentaria.

Lowey sugiró $40 millones en fondos de asistencia alimentaria, en momentos en que el gobierno de Puerto Rico todavía distribuye otros $600 millones aprobados en junio de 2019.

El lunes, un alto funcionario del gobierno de Trump dio a El Nuevo Día que no ve necesaria la nueva asignación en fondos emergencia para Puerto Rico que promueve la jefatura demócrata de la Cámara de Representantes de EE.UU..

Para la administración Trump el gobierno federal ya prevé destinar en total unos $90,000 millones para los esfuerzos de recuperación en Puerto Rico, tras el huracán María, los demócratas impulsan la legislación con propósitos políticos y “no es el momento de apresurar” nuevos fondos para la isla.



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here