Padres y tutores de estudiantes de 177 escuelas públicas llegaron esta mañana para ser orientados sobre el proceso de certificación de los planteles en los que empiezan clases mañana, por primera vez, desde los sismos registrados a principios de este mes.

Al menos en la escuela Pedro Millán Rivera, de Caguas, salían con una mezcla de preocupación, resignación y satisfacción por el proceso que ha seguido el gobierno para determinar si las escuelas son seguras o no para recibir a los alumnos.

Entre los preocupados estaba Rubén Cruz, quien recorrió la escuela junto con su hija de 5 años sin percibir daños, pero señaló que «cómo cientos de escuelas sí tiene el ‘issue’ de la columna corta».

El tema de las columnas cortas ha sido señalado como un impedimento de los edificios para resistir adecuadamente a eventos sísmicos.

«Así se construyeron por un tiempo, incluso escuelas más modernas, porque mi hija mayor está en una escuela de Aguas Buenas que es nueva y presentó problemas en un evento menor, el de ‘Nochebuena’ hace unos años, que tuvo epicentro en Aguas Buenas. Se cayó una escalera. No recibió mucha atención a nivel isla, pero pasó», expresó Cruz.

Añadió que «esas cosas preocupan. Esperamos en Dios que no pase a mayores y encomendarles a nuestros hijos a Dios y que no ocurra lo peor, que es lo que uno siempre teme. Mañana regresan con el favor de Dios y arrancamos el curso. Mi niña está loca de volver. Echa de menos a su maestra y compañeros».

«No estoy cien por ciento con la certificación, porque obviamente indica que el plantel está bien, pero no dice que está fuera de peligro en caso de un evento», abundó.

Mientras, Glorimel Cruz dijo estar satisfechas con las explicaciones, por lo que llevará a sus hijos a la escuela desde mañana.

«Han sido bien explicativas. Han explicado el proceso y habrá un simulacro y explicaciones a los niños. Así que por esa parte estoy más tranquila», dijo Michelle Cruz.

«Leí la inspección, sí, pero son fenómenos naturales que uno no sabe cómo vienen. Esperemos que no pase a mayores, pero hay que confiar, porque no somos ingenieros para saber si está correcta o no», añadió.

Por su parte, Adlin Ortiz dijo al salir de la escuela que está inclinándose a no llevar a su hijo de 8 años y buscar una alternativa.

«Yo no sé si una escuela que se inspeccionó en hora y media está apta o no, y me preocupa el bienestar del nene. Es pequeño y no voy a responsabilizar a un maestro porque ellos siguen instrucciones», manifestó. «No estoy segura si voy a enviar mi nene a la escuela. Estoy considerando ‘home schooling’ o estudios a distancia».

La copia del documento que se le entregó a los padres indica que la escuela fue inspeccionada el pasado 13 de enero. Señala que el inspector entró a las 11:00 a.m. y salió a las 12:30 p.m.

Una copia fue colocada en una columna de la escuela, a la vista de todos los que entran, mientras que se ubicaron mapas sobre las rutas de desalojo.

Mientras, la directora Leigh Vanessa Cruz Millán indicó que la escuela elemental, con matrícula de 278 estudiantes, modificó la ubicación de salones por entender que facilitan el desalojo, con los niños más pequeños en la primera planta.

Los alumnos de kínder a tercero comenzarán clases mañana, mientras que de cuarto a quinto iniciarán el jueves, cuando habrá un simulacro de terremoto.

Esta escuela fue visitada por el secretario del Departamento de Educación, Eligio Hernández, quien reiteró la defensa del proceso seguido para determinar cuáles escuelas podían abrir, basado en que no sufrió daños por los movimientos telúricos.

De igual manera, recalcó la admisión de que la inspección actual no determina cuánto podría resistir en caso de un sismo mayor.

«La inspección está limitada única y exclusivamente a una inspección ocular para determinar los daños y si está apta o no apta (para recibir estudiantes)», insistió Hernández.

Comentó que «hay unas recomendaciones que el Comité Interagencial va a estar haciendo al sistema educativo, así que estaremos trabajando en diversas etapas».

«El Departamento de Educación se va a tomar el tiempo necesario y va a tomar todas las acciones que sean necesarias para que los padres y las comunidades se sientan satisfechas», continuó. «Los ingenieros, que son los expertos, nos han dicho que sí son aptas».

Las 177 escuelas en las que empiezan clases mañanas son de las regiones de Arecibo, Bayamón, Caguas, Humacao y San Juan.

Aseguró que los informes de las certificaciones – algunos de sobre 30 páginas de extensión – serán publicadas en la página de Internet de la agencia.

También dijo que más adelante publicarán la lista de todas las escuelas no aptas de las 856 escuelas del sistema educativo. Hasta el momento hay 50 escuelas identificadas como no aptas, «por condiciones preexistentes al evento sísmico», pero la cantidad se espera que aumente en la medida en que se completen las inspecciones.

Para esas escuelas certificadas como no aptas ya están reubicando la población escolar en otros planteles en programas de horario alternado entre la mañana y la tarde.

Muchas de esas escuelas no están en las áreas de declaración de desastre.

También aseguró que una vez el Comité Interagencial termine de recibir las inspecciones, publicarán la lista de cuántas escuelas tienen las llamadas «columnas cortas».

Mientras, anunció que a partir de mañana, martes, 51 escuelas comenzarán el proceso de acondicionamiento, para iniciar las orientaciones el viernes y recibir estudiantes la próxima semana.

En cuanto a la lista de escuelas no aptas en los seis municipios más afectados por los sismos, Hernández dijo que se tardará más en producirse porque con los constantes sismos es necesario que se vuelvan a inspeccionar a las que inicialmente fueron identificadas como aptas o apta parcialmente, para determinar si se mueven de categoría.

Recordó que por el momento ninguna escuela en la zona sur ni suroeste del país comenzará clases, mientras evalúan alternativas para esos estudiantes.

Hernández, quien se reunirá esta tarde con los alcaldes de los seis municipios en la declaración de zona de desastre, para iniciar la toma de decisiones.

«Los muchachos no van a perder el semestre», afirmó Hernández. «Tenemos, primero, cursos en líneas para los grados nueve, diez, once y doce, que son propiedad del Departamento de Educación. Es cuestión de dar adiestramiento a los maestros para insertarlos y refrescarles la memoria de cómo trabajar un curso en línea».

Además, mencionó que varias organizaciones sin fines de lucro se han acercado para apoyar con la reproducción de esos módulos y otras han ofrecido donarlos.

En cuanto a otras opciones, también mencionó la posibilidad de dar clases en carpas, en vagones movibles o trailers, pero advirtió que todo dependerá de las necesidades particulares de las poblaciones estudiantiles de cada unidad escolar, incluyendo los alumnos de educación especial.

No obstante, dijo que entre las consideraciones se incluye «los vagones implica que necesitas una base en cemento… dónde se va a hacer… sistema de agua, luz, drenaje, baños, especialmente para estudiantes de diversidad funcional», expuso Hernández, al comentar sobre una posibilidad a implementar a mediano plazo.

Mientras Hernández hablaba con los medios, se acercó Pedro Álvarez, abuelo de una estudiante de segundo grado, para preguntarle al funcionario qué había pasado con los vagones que había adquirido la agencia bajo la administración de la exsecretaria Julia Keleher.

«Esos 40 vagones están disponibles y están utilizándose en las escuelas, en su mayoría para estudiantes de Educación Especial, en las escuelas fueron afectadas por (el huracán) María», explicó.

Sin embargo, las dudas persisten para allegados de estudiantes, como Álvarez. Su nieta recién se mudó a Caguas con él porque el padre y la madre de la niña se fueron de Ponce por el temor a los sismos y quieren asegurarse de que la niña no correrá peligro.

«(Se fueron de Ponce) por el temor de cómo están esas escuelas allá… Para mí que son tumbas», expresó Álvarez. «Ellos arrancaron para acá porque se sienten más seguros».



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here