Evidentemente sus palabras reflejaban decepción por el resultado obtenido al final de la campaña invernal, luego de caer el lunes en cinco juegos en la serie de campeonato ante los Cangrejeros de Santurce.

Por segundo año seguido, la tribu fue embestida por la tropa capitalina y el gerente general Héctor Otero mencionó los factores que impidieron que su equipo pudiera obtener el codiciado campeonato.

“Fue una temporada de altas y bajas. Se batalló con todo el material que teníamos”, fue el primer comentario de Otero, un día después de que sus Indios fallaran en conquistar el cetro.

El ejecutivo de los Indios indicó que las lesiones persiguieron durante toda la temporada a su novena.

“Fue la primera vez en mi carrera como gerente general que perdemos a tres jugadores de la línea central por pelotazos durante toda la temporada”, recordó Otero.

“El primero fue Khalil Lee (jardinero central) en el cuarto juego de la temporada. Se rompió un huesito de la mano. Después el siore Jeremy Rivera, que estaba bateando y lideraba la liga, lo perdimos por una lesión en el pie. Después Blake Swihart —receptor— recibió un pelotazo en la cadera y lo perdimos. Es increíble. Mala suerte”.

A pesar de que Otero tomó los pasos para llenar las vacantes surgidas por las lesiones, los contratiempos continuaron a finales de la temporada, cuando surgieron los sismos en la isla.

En ese periodo perdieron al jardinero Chris Heisey y al jugador del cuadro Deven Marrero. Ambos se marcharon temerosos por los acontecimientos que afectaron principalmente al área suroeste de la isla.

“Pero seguimos reforzando y trayendo jugadores que nos hicieron el trabajo. Después vino lo de los temblores donde el outfielder Heisey, que estaba con su familia aquí, al ver esos temblores fuertes se asustaron y se fueron del país. El siore Deven Marrero se fue con lo de los temblores también en la serie con Carolina”, continuó.

Molesto con Stout

Pero la gota que colmó la copa fue la sorpresiva partida del lanzador Eric Stout, quien abandonó el equipo el domingo y el lunes tenía asignado el quinto partido de la serie.

“Para completar el iniciador del juego de ayer (Stout), que fue el líder de ponches en la liga y tiró muy bien, se fue porque no había firmado con ningún equipo y dijo que aquí no habían escuchas que lo vinieran a ver y se fue para un tryout en la Florida. No le importó un bledo su equipo”, dijo el gerente general en tono molesto.

“Con todo y eso nos mantuvimos batallando”, dijo del revés, 4-3.

Otero, sin embargo, quiso destacar las aportaciones de los refuerzos nativos Jonathan Morales y Ozzie Martínez, quienes tuvieron actuaciones sobresalientes en la postemporada.

Morales fue reclamado de los Criollos de Caguas para la serie semifinal y a Martínez para la final de los Gigantes de Carolina.

“Tuvimos la oportunidad de reclamar a Morales y Martínez. Nos quitamos el sombrero por ellos. Estamos agradecidos por su entrega como profesionales que son. Dieron el todo por el todo por el equipo. Se hicieron parte del equipo como si hubiesen estado todo el año”.

El receptor Morales fue clave en la serie ante los Gigantes al promediar .333, mientras que en la final lo hizo para .368.

Por su parte, Martínez fue colíder de bateo en la final con .500.

Interesa regresar con los Indios

En tanto, Otero adelantó que tiene planes de regresar para la próxima campaña invernal y aseguró que comenzará a hacer los ajustes para poder conseguir el escurridizo cetro.

“Hay que seguir trabajando para la temporada que viene. Hay que hacer los ajustes tras perder en dos series finales ante Santurce”, agregó Otero, quien aprovechó para felicitar a los Cangrejeros y a su administración por revalidación.

“Tengo que felicitar a los Cangrejeros y su organización. Tremendo desempeño”.

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here