Carlos Beltrán renuncia como dirigente de los Mets sin haber dirigido un juego



Carlos Beltrán, presentado en noviembre como el nuevo dirigente de los Mets de Nueva York para la temporada de 2020, renunció este jueves a su puesto apenas dos meses y medio después de su contratación tras ser señalado como uno de los gestores de un esquema para robar señales mediante el uso de tecnología cuando era jugador de los Astros de Houston.

La información fue publicada por el portal especializado The Athletic, entre otros medios estadounidenses, y ratificada por los Mets por medio de dos declaraciones publicadas en su cuenta oficial de Twitter.

Beltrán le sigue los pasos a su compatriota Alex Cora, quien la noche del martes dejó de ser el dirigente de los Red Sox de Boston por mutuo acuerdo con la gerencia del equipo.

“En una reunión esta mañana con Jeff (Wilpon, gerente de operaciones) y Brodie (Van Wagenen) llegamos a un acuerdo para separarnos. Estoy agradecido de ellos por brindarle la oportunidad, pero acordamos que esta decisión es la mejor por los intereses del equipo. No podía permitir ser una distracción para el equipo. Le deseo éxito a toda la organización en el futuro”, reaccionó Beltrán en unas declaraciones escritas.

Los nombres de Beltrán y de Cora fueron mencionados en el informe de la investigación de Major League Baseball (MLB) contra los Astros de Houston para las campañas de 2017 y 2018, y que al concluir le costó una suspensión de un año tanto al dirigente A.J. Hinch como al gerente general Jeff Luhnow.

Cora, que en 2017 era coach de banca de los Astros, es mencionado como el cerebro del esquema de robo de señales contra los equipos contrarios, que incluyó el uso de cámaras y dispositivos electrónicos, algo prohibido en MLB. Beltrán es nombrado como una figura clave en hacer más sofisticado el proceso.

La de 2017 fue la última temporada de Beltrán como jugador y se despidió con un anillo de Serie Mundial con Houston.

Este lunes, cuando MLB hizo su anuncio sobre la suspensión contra Hinch y Luhnow, el propietario de la franquicia de los Astros, Jim Crane, ofreció una conferencia anunciando el despido de ambos. Por otro lado el comisionado de Grandes Ligas, Rob Manfred, precisó que Cora sería sancionado, pero que su castigo no se dará a conocer hasta que concluya una investigación contra Boston por las mismas sospechas.

Cora y la administración de los Red Sox acordaron su salida antes de que se revelen los hallazgos de la pesquisa.

Así las cosas, de cuatro dirigentes puertorriqueños que se suponía tomarían parte en la campaña 2020, solo quedarán dos en la figura de Charlie Montoyo, con los Blue Jays de Toronto, y Dave Martínez, de los campeones de la Serie Mundial, Nationals de Washington.

No obstante, el nombre del también boricua Josué Espada, coach de banco de los Astros y quien entró al equipo en 2018 tras la salida de Cora del equipo, está sonando como posible opción para quedarse de dirigente interino en Houston.

Beltrán venía de ser confirmado como el nuevo piloto de los Mets el pasado 1 de noviembre, luego de un proceso de entrevistas por el que pasó el también puertorriqueño y analista de béisbol para ESPN, Eduardo Pérez, quien resultó primer finalista en el proceso por el que pasaron múltiples candidatos.

Tras 20 años en las Mayores como jugador, Beltrán decidió colgar los «spikes» al conseguir su primer y único título de campeón de la Serie Mundial en 2017 junto a los Astros. Tras la investigación contra el equipo, MLB decidió no aplicar castigo alguno contra ningún jugador de Houston.

Pero desde el lunes, cuando bajaron las sanciones de MLB contra Hinch y Luhnow, comenzó una presión pública de un sector de la prensa de Estados Unidos y de parte de la afición, pidiendo que tanto los Red Sox como los Mets prescindieran de los servicios de Cora y de Beltrán.

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *