El Departamento de la Familia pide recursos al gobierno federal



El Departamento de la Familia solicitó al gobierno federal personal que ayude a atender la gran cantidad de personas con necesidad de apoyo emocional tras el temblor ocurrido el pasado 7 de enero.

“En reuniones telefónicas con el gobierno federal les pedimos que nos envíen (personal para ofrecer) ayuda emocional, de apoyo. Les pedimos recursos adicionales, personal”, dijo la secretaria de la Familia, Glorimar Andújar.

De sus visitas a refugios y áreas impactadas por el temblor, la funcionaria resaltó que lo más que le ha llamado la atención ha sido el sentido de comunidad y convivencia creado entre los refugiados. Sin embargo, advirtió que también es notable la fragilidad emocional de los refugiados.

“Hay un sentimiento de pérdida, muchas situaciones emocionales. No solo por (los daños de) las estructuras físicas, sino que hay emoción y temor envuelto, (miedo) a vivir (nuevamente) en una estructura (que podría estar en riesgo de colapsar durante un temblor o réplica)”, indicó.

Para atender la situación, el Departamento de la Familia (DF) ha movilizado a trabajadores sociales de otras regiones fuera de las de Ponce y Mayagüez, que fueron las impactadas. Según la funcionaria, diariamente han estado acudiendo entre 40 a 60 trabajadores sociales a los municipios afectados.

Además, indicó que el DF ha estado trabajando junto a la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción y el Departamento de Recreación y Deportes para impactar a las comunidades con programas de servicios y actividades.

Por otra parte, Andújar resaltó la responsabilidad que tienen las familias de atender a sus viejos, especialmente en momentos de emergencia. Advirtió que, en muchas ocasiones, el adulto mayor no quiere salir de su entorno, independientemente de las necesidades que tenga o el riesgo que corra, lo cual dificulta las intervenciones de ayuda.

Al momento de la entrevista con El Nuevo Día, se habían reubicado 135 adultos mayores bajo la tutela del Departamento de la Familia (DF). Según datos de la agencia, en la zona sur hay 665 adultos mayores en 154 hogares de cuidado de larga duración. De esos, tres hogares le solicitaron al gobierno la reubicación de sus participantes ante la incertidumbre de si las estructuras eran seguras o no.

“Los hemos movido a otros hogares en áreas más lejos”, dijo.

Mientras tanto, de los 105 menores bajo la custodia del gobierno que residen en 46 hogares temporeros y cuatro instalaciones residenciales del área sur, 26 fueron reubicados por la misma preocupación.

“El Departamento (de la Familia) tiene muchas áreas vulnerables (bajo su cargo). La responsabilidad es amplia”, admitió Andújar, quien resaltó que personal de la agencia investiga qué fondos relacionados a desastres podrían solicitarle al gobierno federal para reforzar la ayuda. Agregó que, por lo pronto, están identificando ayudas que podrían distribuir a personas que hayan quedado sin empleo, como el Programa de Asistencia Nutricional.

“No compara con (el huracán) María. (Ahora) tenemos esos temblores constantes. Son dos desastres distintos y hay que trabajarlos de manera distinta”, puntualizó.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *