El béisbol puertorriqueño ha sufrido dos grandes golpes en un abrir y cerrar de ojos. En un término de tres días, dos de las figuras más queridas y veneradas por el país han quedado al descubierto en un suceso lamentable que amenaza con afectar el futuro de ambos en el deporte.

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here