Como parte de una estrategia para permitir que el sistema educativo abra los planteles que no tienen daños estructurales, las inspecciones de escuelas públicas en los próximos días se concentrarán en las regiones educativas del norte y este del país, incluidas las islas municipio.

El ingeniero Carlos Pesquera, quien lidera el Comité Interagencial de Inspección de Escuelas, destacó que la prioridad es completar las inspecciones en los municipios que forman parte de las regiones educativas de Arecibo, Bayamón, San Juan, Caguas y Humacao.

“No hace sentido que una zona donde sabemos que no hubo daños, donde la escuela no sufrió daños, que no se puedan empezar las clases el 22 de enero, como ha sido anunciado”, expresó Pesquera.

La estrategia es cómo atender la mayor partida de estudiantes para darles a ellos acceso a las escuelas lo más pronto posible. Así que miramos dónde está la masa crítica de estudiantes, que son las zonas metropolitanas de San Juan, Bayamón, Arecibo…”, añadió el ingeniero, quien destacó que tiene particular interés en que se puedan inspeccionar pronto los planteles en Vieques y Culebra.

Pesquera aclaró que las inspecciones, que se realizan en dos fases, no están diseñadas para determinar si las escuelas son sismorresistentes. El Nuevo Día ha solicitado sin éxito presenciar las inspecciones.

“Es súper importante que la gente entienda el alcance de las vistas oculares. El objetivo es determinar si hubo daños o no causados por los sismos a partir del 28 de diciembre”, expresó el exsecretario del Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP).

Ayer en la mañana, el designado secretario de Estado, Elmer Román, detalló que 388 escuelas públicas habían sido inspeccionadas por ingenieros estructurales, lo que representa el 45% de los 856 planteles que opera el Departamento de Educación.

Las inspecciones de escuelas comenzaron la semana pasada en la zona sur, a raíz del sismo de magnitud de 6.4 en la madrugada del 7 de enero. Pero, luego que el sábado se registrara una réplica de magnitud 5.9, las evaluaciones en las regiones educativas de Ponce y Mayagüez se repetirán para identificar si las estructuras tienen daños adicionales, sostuvo el ingeniero.

El ingeniero Félix Rivera Arroyo, presidente de la Comisión de Terremotos del Colegio de Ingenieros, confirmó que hacer una inspección solo de daños es el protocolo usual en casos de sismos.

“No estamos llevando a cabo este tipo de evaluación (para determinar sismorresistencia) porque es más profunda. Lo primero es ver si hay agrietamiento y ver cuán comprometida está la estructura”, indicó Rivera Arroyo.

Ni Román ni Pesquera detallaron si el gobierno ya ha comenzado a recibir certificaciones que recomienden la apertura o clausura de planteles.

“Lo más importante es que esto va a permitir tomar decisiones de cuales escuelas van a estar disponibles. Hay escuelas afectadas en los municipios más críticos, pero se están visitando todas las escuelas por seguridad y compromiso, pero el grueso de las facilidades afectadas están en el sur”, expresó Pesquera.

El viernes, el secretario de Educación, Eligio Hernández Pérez, notificó que solo las escuelas que sean certificadas como seguras retomarán las clases el 22 de enero.

Las inspecciones de escuelas están en manos de unos 50 ingenieros contratados por la Oficina para el Mejoramiento de Escuelas Públicas (OMEP), la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (AFI) y la Autoridad de Edificios Públicos (AEP).

Tan solo OMEP contrató a tres empresas de ingeniería – ROV Engineering Services; Benítez, Ramos y Asociados, y E.A.S. & Associates, PSC- para manejar las inspecciones, con las cuales formalizó contratos ascendentes a $595,000. Los profesionales de estas empresas cobrarán entre $65 y $145 la hora por las inspecciones, según los acuerdos disponibles en el registro de contratos de la Oficina del Contralor.

Pesquera señaló que evalúan la necesidad de contratar más recursos.

Se activa el sector privado

Al igual que en el sector público, las escuelas privadas se han enfocado en completar inspecciones previo a reabrir sus puertas a sus estudiantes, señaló la directora ejecutiva de la Asociación de Educación Privada, Ivette Náter.

“La inmensa mayoría de las escuelas, por su cuenta, han contratado ingenieros para que se encarguen de las inspecciones”, expresó Náter.

Algunos, particularmente de la zona metropolitana, reiniciaron ayer las clases. Por ejemplo, el Colegio Marista, en Guaynabo, dedicó su primer día a repasar con sus alumnos las medidas en caso de un terremoto y puso a disposición de los padres tanto la certificación que hizo un ingeniero estructural sobre la seguridad de las instalaciones como su plan de emergencias, indicó el presidente de la institución, hermano Carlos Vélez.

En otras regiones, las labores se reanudarán en los próximos días. El director de Colegios Diocesanos de Arecibo, Antonio Pérez, detalló que ayer se entregó el informe que certifica que ninguno de sus seis colegios sufrió daños.

Mientras, las seis escuelas laboratorio de la Universidad Interamericana -ubicadas en Aguadilla, Arecibo, San Juan, San Germán y Ponce- comenzarán las clases mañana, 15 de enero, anunció el presidente de la Inter, Manuel Fernós.

“Ninguna de nuestras escuelas sufrió daños. Todas han sido inspeccionadas por ingenieros”, indicó Fernós, quien destacó que las certificaciones estarán disponibles para que los padres las lean.



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here