Los Gigantes de Carolina volvieron a quedarse cortos en su objetivo de llegar a una serie final del béisbol invernal, la misma que le ha eludido desde el 2007.

En esta ocasión, la novena carolinense quedó eliminada en una luchada serie semifinal ante los Indios de Mayagüez en un sexto juego celebrado el martes en la Sultana del Oeste. Carolina perdió 6-5.

El miércoles, el dirigente Alex Cintrón se mostró triste por la eliminación, pero complacido por el desempeño de sus jugadores que una vez más se superaron a pesar de las adversidades.

“Estuvimos ahí, peleando. Todos los juegos terminaron por una carrera. Tuvimos todos los chance del mundo. Nuestros muchachos se fajaron”, dijo Cintrón, quien por segunda temporada seguida guió a los Gigantes a los playoffs.

“Pero fue un buen año. Otro año de experiencia para los muchachos. El pitcheo dominó durante toda la temporada y los playoffs. Pero la ofensiva no fluyó. Tuvimos gente en tráfico, pero ese hit oportuno nunca vino. En el clutch nunca pudimos producir. Ese fue el resumen de la temporada”, agregó.

Contra todos los pronósticos, los Gigantes arribaron por segundo año seguido en la segunda posición, en esta ocasión, con marca de 17-15.

Esta actuación fue producto de una excelente labor de sus lanzadores, principalmente, en los brazos de Héctor Santiago y Giovanni Soto.

En la semifinal, los Gigantes estuvieron en ventaja 2-1, pero perdieron los últimos tres desafíos. Todos los partidos de la serie ante Mayagüez concluyeron por una carrera.

“Nos quedamos cortos otra vez, pero fue un gran año. Llegamos segundos y le dimos una batalla campal hasta el final a los Indios, que en el papel debieron estar donde están. Los felicito”.

Cintrón explicó que su equipo se vio afectado por la partida de Chris Sharpe, quien abandonó la isla por causa de los sismos, la lesión de Edwin Díaz, y la repentina indisponibilidad de dos lanzadores importados en la parte final de la campaña regular.

“Los dos refuerzos que venían, uno de ellos se partió un pie y el otro parece que se quedó dormido y no viajó”, señaló Cintrón refiriéndose al dominicano Carlos Díaz.

“ A lo último Edwin Díaz se lastimó el hamstring y Sharpe se fue con los temblores”, dijo. “La falta de espacio fue una de las razones, pero no fue culpa de Gil Martínez (gerente) y la gerencia. Al final consiguieron esos muchachos. Mandaron los contratos a la liga el 24 diciembre, pero no vinieron”.

Por último, Cintrón indicó deja las puertas abiertas para regresar con los Gigantes en la próxima campaña, aunque le gustaría auscultar otras opciones.

“Es muy temprano. Muchas cosas pueden pasar. Tengo que cambiar la pagina rápido y enfocarme con los Astros. Pero este es un buen núcleo. Se fajan. Salen a jugar duro y lo dan todo en el terreno. Para esos equipos buenos uno siempre está disponible”, dijo el coach de bateo de los Astros de Houston en las Mayores.

“Pero también me gustaría explorar en algún otro lado. Estoy abierto a todo”.

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here