Los fuertes terremotos que han sacudido a Puerto Rico provocaron una deformación del terreno de hasta 5.5 pulgadas (14 centímetros) en dirección hacia abajo y ligeramente hacia el oeste en el sur, informó hoy la NASA, afirmando que los efectos se observan desde el espacio.

En un comunicado, la NASA indicó que los científicos están utilizando datos satelitales para ayudar a las agencias federales y locales a identificar áreas con daños potenciales, puesto que es conocido que los terremotos causan cambios permanentes en la superficie del suelo.

Al comparar los datos del radar de apertura sintética interferométrica (InSAR) adquiridos el 9 de enero de 2020 con los datos adquiridos el 28 de diciembre de 2019 del satélite Copernicus Sentinel-1A, manejado por la Agencia Espacial Europea (ESA), los científicos pudieron localizar en el mapa dónde, cuánto y en qué dirección esos cambios ocurrieron.

Este satélite de la agencia europea muestra que los dos tercios orientales de la isla se desplazaron tras el terremoto de magnitud 6.4 del 7 de enero. Según el mapa provisto por NASA, el color rojo indica las áreas donde se cambió o desplazó el suelo. Las sombras más oscuras corresponden a un desplazamiento más significativo.

Asimismo, los científicos descubrieron que el mayor desplazamiento observado por el satélite durate su paso, ocurrió al oeste de Ponce (identificado por la estrella verde), cerca del epicentro en altamar del terremoto. Allí registraron hasta 5.5 pulgadas (14 centímetros) de cambio de suelo, que parecía moverse hacia abajo y ligeramente hacia el oeste.

El epicentro del terremoto y las réplicas están identificadas en el mapa según los datos del Servicio Geológico de los Estados Unidos (que se muestran como círculos naranjas). Estos caen justo al oeste de la ruta del satélite, que transitó el 9 de enero. Debido a esto, los científicos también planean analizar datos del próximo paso elevado del Sentinel-1A el 14 de enero, que incluirá el oeste de Puerto Rico para profundizar el análisis.



La NASA informó que su programa de Desastres de Ciencias Aplicadas de la Tierra se activó en apoyo tras los sismos y está en contacto con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés), el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS) y el Servicio de Salud y Asuntos Humanos (HHS) para proporcionar datos de observación de la Tierra en apoyo de respuesta y esfuerzos de recuperación en la isla.



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here