Noticias relacionadas

Francia acaba de prohibir la venta de ostras por el brote de un virus muy contagioso vinculado con el consumo de este molusco en mal estado. Según las autoridades sanitarias galas, el número oficial de afectados por norovirus se eleva ya a más de 650 personas y países como Luxemburgo, Bélgica o Suiza han paralizado también la venta de ostras y vetado la venta de otros mariscos como los mejillones. 

Según las investigaciones realizadas por las autoridades francesas, el origen del brote de norovirus coincide con el inicio de la pasada Navidad. Las instituciones sanitarias del país galo recibieron 123 informes de intoxicaciones alimentarias colectivas que tuvieron lugar durante el pasado mes de diciembre. De éstas, 87 ocurrieron desde el 23 de diciembre en adelante, con un foco principal: el norte de Francia y las zonas de Bretaña y Normandía. 

Las autoridades francesas no sólo se han visto obligadas a prohibir la venta de este tipo de marisco, sino que también han vetado la pesca hasta nuevo aviso en la región en la que podría haberse originado el brote, en la costa noroeste de Francia. «La prohibición se aplicará hasta la restauración de una situación satisfactoria», asegura un comunicado del prefecto de L’Ille-Et-Vilaine.

¿Cómo ha podido producirse una epidemia de semejantes dimensiones? Ésa es la gran pregunta que ahora investigan distintos organismos sanitarios y científicos del país vecino. Por el momento, los productores de ostras han atribuido la intoxicación a vertidos de aguas residuales que llegan hasta las costas donde se encuentran los criaderos de moluscos y que podrían no haber sido tratadas adecuadamente. 

«La gastroenteritis [originada por el norovirus] ha estado presente desde Navidad. Las aguas residuales no siempre son tratadas adecuadamente por las plantas de purificación y el virus termina en el mar, especialmente después de las lluvias que hemos tenido», ha asegurado Philippe Le Gal, presidente del Comité Regional de Mariscos (CRC), en declaraciones recogidas por The Guardian.

Los norovirus son un conjunto de virus altamente contagiosos que provocan la inflamación del estómago y los intestinos. «Las personas pueden contagiarse unas a otras o por medio del agua o alimentos contaminados. También se pueden adquirir el Norovirus si se toca una superficie contaminada«, explica la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, que advierte que «estas infecciones pueden ser graves, sobre todo para niños pequeños y personas mayores».

Los síntomas más habituales son diarrea, náuseas, vómitos y dolor de estómago. Sin embargo, no existe manera de prevenir eficazmente la contaminación por norovirus más allá de un lavado adecuado de manos y un apropiado manejo de los alimentos. «El tratamiento incluye descanso y beber muchos líquidos para prevenir la deshidratación. No hay un medicamento específico para tratar las infecciones por Norovirus», señala el organismo médico norteamericano. 

Por el momento, en España no se ha registrado ningún caso de intoxicación debido al consumo de ostras o mejillones en mal estado procedentes del país galo y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) no ha emitido tampoco ninguna alerta. Sin embargo, otros países de nuestro entorno como Bélgica, Luxemburgo o Suiza han decidido retirar algunas partidas de marisco procedentes de las regiones francesas afectadas por el brote.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here