Washington.- Pese a las presiones que surgen del Congreso, la nueva emergencia que se ha desatado en Puerto Rico tras los terremotos de esta semana no han alterado los planes del gobierno de Donald Trump de tramitar con cautela el desembolso de cerca de $18,700 millones prometidos tras el huracán María que aún están pendientes de acción en el Departamento de Vivienda federal (HUD).

Por un lado, un alto funcionario de HUD afirmó hoy que el gobierno de Puerto Rico solo ha gastado “$5.8 millones” de los $1,507 millones en fondos del programa de desarrollo comunitario para atender desastres (CDBG-DR) que tiene disponibles desde febrero. El más reciente informe sobre el uso de los fondos CDBG-DR sostiene que se han utilizado $10.8 millones.

Al mismo tiempo, el funcionario federal volvió a acentuar las dudas que genera en HUD “el historial de mala gestión financiera, corrupción y otros abusos” del gobierno de Puerto Rico.

Los sismos de esta semana – que mantienen a medio Puerto Rico sin energía eléctrica y a miles de personas durmiendo fuera de sus casas, tras los daños causados a cientos de viviendas y estructuras en la Isla-, han avivado los reclamos del más alto liderato demócrata del Congreso, incluida la speaker Nancy Pelosi y el líder de la minoría del Senado, Charles Schumer, para que se acelere el desembolso de los fondos CDBG-DR que controla HUD.

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, quien hace caucus con los republicanos, también ha abogado esta semana por acelerar el desembolso de fondos.

El alto funcionario de HUD expresó solidaridad con la Isla, pero consideró que la administración de Trump “ha tomado medidas sin precedentes para ayudar a la gente de Puerto Rico a recuperarse de los desastres naturales”.

“Sin embargo, dada el historial de mala administración financiera, corrupción y otros abusos del gobierno puertorriqueño, debemos asegurarnos de que toda la asistencia brindada por HUD ayude a aquellos en la isla que más la necesitan: el pueblo de Puerto Rico. Este proceso debe manejarse de manera prudente con fuertes controles financieros para mitigar el riesgo para los contribuyentes federales. Además, merece la pena señalar que Puerto Rico ya tiene acceso a $ 1,500 millones y hasta ahora solo ha gastado $ 5.8 millones, menos del uno por ciento de esos fondos”, agregó el funcionario, que pidió no ser identificado.

Por la vía del Congreso o administrativamente, el gobierno federal ha asignado a la isla $20,500 millones en fondos CDBG-DR, que están bajo la jurisdicción de HUD. De esos, HUD solo ha hecho disponibles a la Isla unos $1,507 millones, aunque el desembolso oficial, en un período de casi 11 meses, haya alcanzado los $10.8 millones.

Aunque terminó con la evaluación sobre el uso de los fondos en febrero de 2019, HUD no ha desembolsado $8,221 millones en fondos CDBG-DR. Tampoco ha publicado las guías sobre el uso de los $8,285 millones en fondos de CDBG-DR destinados a proyectos de mitigación, lo que, sin embargo, no podrán ser desembolsados hasta que se llegue a un acuerdo final sobre el estimado de los costos

El uso de otros $2,300 millones – incluidos unos $1,932 millones asignados para rehacer la red eléctrica de Puerto Rico-, ni siquiera están en el proceso de planificación.

Según la oficina del secretario de la Vivienda de Puerto Rico, los fondos “obligados” alcanzan los $1,000 millones de dólares, aunque coincide con HUD en que el desembolso oficial solo ronda los $10 millones.



HUD tampoco ha podido explicar el retraso en la designación de un monitor financiero federal que anunció en agosto pasado con la idea de velar por el uso de los fondos. En octubre pasado, altos funcionarios de HUD dijeron que ese funcionario, que encabezará una oficina con cerca de 10 empleados, llegaría a la Isla antes de que terminara 2019.

La comisionada González indicó que tiene entendido que el desembolso de los $8,221 millones autorizados desde febrero de 2019 están pendientes de la firma de un acuerdo entre HUD y el gobierno de Puerto Rico.

En junio, el presidente Donald Trump convirtió en ley una medida que requería a HUD publicar a más tardar el 4 de septiembre las guías sobre el uso de los $8,285 millones en fondos CDBG-DR que deben destinarse a proyectos de mitigación. Pero, HUD ha obviado, tranquilamente, ese mandato de ley.

A causa de la rebeldía de HUD, el congresista demócrata David Price – presidente del subcomité de Asignaciones de la Cámara baja que supervisa ese departamento-, impuso un bloqueo a la entrega de $19 millones para ese departamento crear el puesto de principal funcionario financiero.

En una carta enviada el martes al secretario Carson, seis legisladores demócratas – Schumer, y los congresistas Nydia Velázquez, Alexandria Ocasio Cortez, Darren Soto, Raúl Grijalva y Price-, afirmaron que “la inacción continua de HUD pone en riesgo la vida de millones de ciudadanos estadounidenses”.



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here