Sismo de magnitud 5.8 aterroriza a la zona sur de Puerto Rico

Guánica – Miembros de la familia de Juan Galarza sacaban ayer en bolsas plásticas los artículos que quedaban en la nevera. Como podían, se lanzaban las bolsas desde el segundo nivel de la residencia, luego que la escalera colapsara y aparecieran grietas en la casa, ubicada en la barriada Esperanza.

“Todas las columnas están agrietadas, no es segura la casa”, narró Galarza horas después que un sismo de magnitud 5.8 se reportara en la mañana de ayer, Día de los Tres Reyes Magos.

La casa, en la que vive la madre de los hijos de Galarza con los menores, está construida sobre pilotes. Desde que aumentó la actividad sísmica al sur de la isla el pasado 28 de diciembre, la mujer decidió reubicarse en casa de un hermano al ver grietas en unas losetas, sostuvo Galarza.

“Las columnas se ‘craquearon’, están partidas, la escalera se cayó”, describió Galarza. “No aguantó, el sismo fue demasiado fuerte”, añadió, momentos después que una de las decenas de réplicas que se sintieron en la zona en la tarde obligara a sus familiares y conocidos a salir corriendo de la vivienda por temor a que la estructura se desplomara.

El sismo que sacó de la cama a muchos ayer se reportó en momentos en que el gobierno aún no ha completado su Plan de Terremotos, documento que detalla cómo se respondería a una situación de emergencia y los pasos a seguir para garantizar las operaciones gubernamentales, reconoció el comisionado del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD), Carlos Acevedo.

Al menos cinco residencias en la barriada Esperanza, en Guánica, colapsaron ayer a causa del sismo. En total, la gobernadora Wanda Vázquez Garced detalló que unas 79 estructuras en dicho municipio sufrieron daños.

En Guayanilla, una vivienda en el barrio Playa también colapsó y otra, en el barrio Indios, fue desalojada de forma preventiva ante las grietas que se detectaron, detalló el alcalde Nelson Torres Yordán. Asimismo, el temblor provocó daños en siete residencias de Ponce, al menos tres de ellas, levantadas sobre pilotes, informó la alcaldesa María “Mayita” Meléndez.

Residencias en el suelo, vías de tránsito bloqueadas, cientos de personas sin energía eléctrica y la posposición del inicio de clases del nuevo semestre escolar fueron parte del saldo del temblor, cuyo epicentro se registró a las 6:32 a.m. frente a la costa de Guayanilla y Yauco.

Según datos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, en inglés), entre las 10:59 p.m. del domingo hasta ayer, a las 4:39 p.m., se habían registrado cerca de la costa de Guánica, Yauco y Guayanilla, un total de 18 sismos de una magnitud que osciló entre 2.5 y 5.8.

“Tuvimos un evento de magnitud 5.8. Este evento viene asociado con la actividad que hemos tenido en la semana anterior, empezando el 28 de diciembre”, dijo el director de la Red Sísmica de Puerto Rico, Víctor Huérfano.

“El evento de hoy (ayer) , dada la magnitud y las características, por la cercanía a las costasde Guánica y Guayanilla, se sintió con una intensidad de VII en Guánica. Esto significa que tenemos daños y las autoridades de Manejo de Emergencias están trabajando con la situación”, añadió.

La magnitud de un sismo mide la cantidad de energía liberada por el movimiento telúrico, mientras que la intensidad se refiere a su capacidad de destrucción. En la escala que mide la intensidad de los sismos, el nivel VII describe un temblor “muy fuerte” que puede provocar daños “leves o moderados” en estructuras.

El director de la Red Sísmica precisó que la zona sur fue estremecida por 10 temblores consecutivos, que se reportaron en un período de unos dos minutos.

La magnitud del sismo no provocó que se activara una alerta de tsunami para la isla. Ciudadanos reportaron que se sintió el movimiento telúrico alrededor de toda la isla. Cientos de abonados se quedaron sin servicio de energía eléctrica, aunque al cierre de esta edición, la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) no había provisto datos sobre las interrupciones de servicios.

“Estoy despierto desde las 3:00 de la mañana. Después hubo otro a las 4:00 y a las 5:00. Entonces el grande fue a las 6:32 de la mañana… Fueron como tres a la vez”, relató Luis Irizarry, residente de Guánica. “La casa se jamaqueó toda. Fue horrible”.

El geomorfólogo José Molinelli Freytes sostuvo que temblores como los de ayer hacen más patente la necesidad de que las personas estén listas para cualquier emergencia, particularmente que estén al día con sus planes para ubicarse en un sitio seguro, dado que la isla está ubicada en una zona de alta actividad telúrica.

“Ningún gobierno -en un desastre mayor- puede responder a todas las necesidades de la población simultáneamente. Eso quiere decir que las primeras horas, los primeros días y quizás las primeras semanas -en las comunidades más remotas- la gente va a estar solo con los recursos que tiene. Conozca a su vecindario porque si usted es afectado, son sus vecinos quienes le van a proveer ayuda”, recalcó.

El experto señaló que el sismo, que impactó con más fuerza la zona sur, fue un “evento fuera de lo común” en esa área, lo que quedó evidenciado con la destrucción de la formación rocosa conocida como Playa Ventana, en Guayanilla.

“En cientos de años, y posiblemente miles de años atrás, no había ocurrido un sismo lo suficientemente fuerte para derrumbarlo y que este es un evento fuera de lo común en esta zona en particular y es significativo”, apuntó Molinelli Freytes.

Del mismo modo, el evento de ayer dejó clara la vulnerabilidad de la infraestructura local. La gobernadora reconoció que al menos dos líneas de la AEE que suplen al municipio de Guánica se vieron afectadas, mientras que, en total, 79 estructuras resultaron con daños en dicho pueblo.

Asimismo, la directora ejecutiva de la Autoridad de Edificios Públicos (AEP), Melitza López Pimentel, confirmó que los centros de gobierno de los municipios de Guayanilla y Guánica sufrieron daños estructurales, por lo que no operarán hoy.

El exsecretario del Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP), el ingeniero Carlos Pesquera, destacó que las residencias que colapsaron eran de dos niveles y estaban construidas sobre zancos, que no estaban reforzados. Pesquera acompañó ayer a Vázquez Garced a la zona sur y la gobernadora lo identificó como uno de sus asesores.

“Esto nos trae un problema de qué vamos a hacer con estas miles de familias puertorriqueñas. Este es un momento de hacer un plan nacional para atender estos asuntos de vulnerabilidad sísmica”, puntualizó Molinelli Freytes.

La gobernadora anunció en conferencia de prensa que el inicio de las clases en el sistema público de enseñanza, que estaba pautado para el jueves, 9 de enero, fue pospuesto para el lunes, 13 de enero. El personal escolar sí deberá reportarse mañana a los planteles. La extensión en el calendario escolar permitirá que el Departamento de Educación evalúe las escuelas para determinar si alguna sufrió daños estructurales, explicó la primera ejecutiva.

El secretario de Educación, Eligio Hernández Pérez, indicó que la agencia realizará una base de datos de los planteles en uso ante la preocupación que han expresado expertos, específicamente con las escuelas que están construidas sobre columnas cortas o que fueron desarrolladas para la década de 1970, cuando los códigos de construcción no eran tan específicos.

El titular de Educación sostuvo que en diciembre comenzaron a desarrollar una base de datos.

“Iniciamos la confección de una plataforma administrativa que nos va a decir la escuela, cuántos salones tiene, cuántos baños, en qué año fue construida y sus características particulares, como si tienen columnas cortas”, detalló Hernández.

Una vez completada esa base de datos, iniciarían un plan de mejoras en los planteles que no cumplan con los códigos de construcción. Estos trabajos se harían con parte de unos $10,000 millones que esperan de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés).

A pesar de la falta de esta base de datos y el del Plan de Terremotos, el comisionado de Manejo de Emergencias insistió ayer que el gobierno está listo para responder a cualquier emergencia. Acevedo sostuvo que hay una mayor preparación a la que existía en el momento del embate del huracán María en 2017.

“Vamos a responder como lo estamos haciendo actualmente. Acuérdense que el terremoto no avisa, así que la respuesta comienza después del terremoto. Ahí es donde nosotros activamos y reforzamos de afuera para adentro”, respondió Acevedo a preguntas de los medios sobre cuáles serían las guías que seguirían de ocurrir un terremoto mayor.

Pasadas las 3:00 p.m. ayer, la gobernadora llegó a la zona sur y sostuvo que el gobierno central hará las gestionesque sean necesarias para ofrecer asistencia a las personas cuyas residencias colapsaron o sufrieron daños a causa del temblor, lo que podría incluir ayuda económica.

La mandataria inició su recorrido en Guánica y luego pasó a Guayanilla para constatar, del primera mano, los daños provocados por el sismo.

“Aquí están todos los jefes de agencias para que respondan de una manera inmediata a las necesidades que tiene el alcalde (Santos Seda) y que tienen estas familias. No están solas, no solamente en el aspecto de alimentos, de un hogar seguro, pero también emocional”, sostuvo Vázquez Garced.

La mandataria indicó que se realizarán evaluaciones de todas las estructuras y, en conjunto con personal de FEMA, el NMEAD y la Oficina Central de Recuperación y Reconstrucción (COR3, en inglés), determinarán el tipo de ayuda que se brindará a los residentes.

Lagobernadora señaló que, además, evaluará las declaraciones de estado de emergencia decretadas por los municipios de Guánica, Guayanilla, Ponce, Yauco y Mayagüez para determinar si las acogerá.

Por su parte, la secretaria de prensa de FEMA, Lizzie Litzow, señaló que la agencia está atenta a los terremotos en la isla.

“Al igual que como en todas las emergencias, FEMA brindará apoyo a los oficiales municipales y del Estado Libre Asociado de ser solicitado de manera oficial, y si es otorgado por el presidente”, expresó Litzow en declaraciones escritas.

Los reporteros Gloria Ruiz Kuilan, Leysa Caro González, David Cordero y José A. Delgado colaboraron en esta nota.

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *