Rickey Henderson dejó una huella en su paso por la liga invernal puertorriqueña



El 2 de enero de 1981 y jugando los Leones de Ponce contra los Cangrejeros de Santurce en el estadio Paquito Montaner, Rickey Henderson rompió la marca de bases robadas en una temporada de la entonces Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico cuando se estafó dos almohadillas que fueron sus números 41 y 42, para dejar atrás el viejo récord que era de 41. Ya la marca cuenta con 39 años. Ponce ganó el juego 11-4.

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *