34 nominaciones tenía Netflix a los Globos de Oro 2020 entre las categorías de cine y televisión. Era la gran favorita, la gran mimada por la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood y un reconocimiento al gran esfuerzo de la plataforma como productora de televisión, pero especialmente de cine. Se ha llevado dos. Uno para el cine y otra para la televisión.

Dos premios. Y ninguno para ‘El irlandés’ de Martin Scorsese, que se fue de vacío. Eso sí, a mi parecer son dos premios bien dados: Olivia Colman como protagonista de la temporada 3 de ‘The Crown’ y Laura Dern como secundaria en ‘Historia de un Matrimonio’.

Pero más allá de merecimientos, estos dos galardones resultan algo meramente testimonial. Un «sabemos que existís pero no os flipéis» por parte de una organización que va, precisamente, de eso: de fliparse, de ser mamarrachos… pero que, en términos televisivos han sido bastante conservadores.

HBO la ganadora de la televisión

Succession Logan And Kendall Roy
Succession Logan And Kendall Roy

Si nos ceñimos a las categorías de televisión, la gran ganadora es HBO con cuatro premios incluyendo Mejor serie dramática por ‘Succession’ y mejor serie limitada por ‘Chernobyl’. Premios bastante cantados, la verdad. Aquí es verdad que si hubieran nominado a ‘Así nos ven‘ en vez de a casi cualquier otra, Netflix podría haber tenido alguna posibilidad más.

Haciendo un repaso a las victorias por cadena/plataforma en las categorísa televisivas vemos que, con solo una victoria, la plataforma de Ted Sarandos se sitúa al mismo nivel que las más modestas Showtime (Russell Crowe por ‘La voz más alta’, que se ve en Movistar+) y FX (Michelle Williams por ‘Fosse/Verdon’ en HBO España).

Una victoria que sabe a poco pero que es bastante lógica si pensamos que esto es lo que pasa cuando quieres jugar con las grandes. Y en este sentido como productora cinematográfica no está, todavía, al nivel de las sospechosas habituales.

Además, en televisión, HBO sigue demostrando un excelente tino a la hora de desarrollar sus ficciones. Las cacareadas «series del año» son, en su mayoría, de la cadena prémium de WarnerMedia y los Globos han querido reivindicar la buena salud post-Juego de Tronos de la cadena.

Más allá de la guerra del streaming (o, por qué no decirlo, de la televisión en mayúsculas) en cuanto a series, lo que se enfrentan son dos modos de hacer televisión: la churrería de Netflix se ha enfrentado a la contención y un modo de hacer las cosas más «tradicional» (y en algunos casos, más «de autor») de otras plataformas y cadenas. Y ha perdido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here