Noticias relacionadas

El líder de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, Qasem Soleimani, era, posiblemente la segunda figura más poderosa de Irán, después del líder supremo, el ayatolá Ali jamenei. Matarlo fue un acto de guerra contra un poder regional sustancial. Sus servicios armados de medio millón de efectivos son la fuerza militar más poderosa a la que se ha enfrentado Estados Unidos desde que se enfrentó al Ejército Voluntario del Pueblo Chino hace más de 60 años en Corea. Las consecuencias de este acto están aún por determinar pero la comunidad internacional ya está alerta ante el conflicto que se podría desencadenar. 

Tras el ataque, el líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatola Ali Jamenei, aseguró que quienes asesinaron a Soleimani, se enfrentan a una «dura venganza». «Su fallecimiento no detendrá su misión, pero los criminales que han manchado sus manos con la sangre del general Soleimani y de otros mártires en el ataque del jueves por la noche deben esperar una dura venganza», agregó el líder.

El presidente de irán, señaló que «el martirio de Soleimani hará que Irán sea más decisivo para resistir el expansionismo de Estados Unidos y defender nuestros valores islámicos», dijo Rouhani en un comunicado. «Sin duda, Irán y otros países que buscan la libertad en la región se vengarán», avisó.

A su vez, Estados Unidos justificaba la acción con el objetivo de «disuadir futuros planes de ataques iraníes». «El general Soleimani estaba desarrollando activamente planes para atacar a los diplomáticos y miembros del servicio estadounidenses en Irak y en toda la región», señaló el Pentágono en un comunicado citado por medios locales. La embajada estadounidense instaba también a sus ciudadanos a abandonar Irak.

Donald Trump aún no se ha pronunciado sobre el tema, pero Mike Pompeo, el secretario de Estado de EEUU, sí lo hizo, a través de un mensaje en Twitter: «Iraquíes – iraquíes – bailando en la calle por la libertad; agradecidos de que el general Soleimani ya no esté».

«Peligrosa escalada de violencia»

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU ha criticado el ataque que, destaca, puede «provocar una peligrosa escalada de violencia». «Estados Unidos y el mundo no pueden permitirse que las tensiones se intensifiquen hasta el punto de no retorno. La Administración ha llevado a cabo los ataques de esta noche en Irak sin una Autorización para el Uso de la Fuerza Militar (AUMF) contra Irán. Además, esta acción se tomó sin la consulta del Congreso», zanjó.

«Este es un movimiento en escalada en una región peligrosa. El presidente Trump acaba de arrojar un cartucho de dinamita en un polvorín, y le debe al pueblo estadounidense una explicación de la estrategia y el plan para mantener a salvo a nuestras tropas, al personal de la embajada y nuestros intereses, tanto en nuestro país como en el extranjero», ha añadido el ex vicepresidente Joe Biden.

A nivel internacional, Rusia fue uno de los primeros países en reaccionar, condenando el asesinato de Soleimani y pronosticando un aumento de la tensión en Oriente Medio. «El asesinato de Soleimani como resultado de un bombardeo en las afueras de Bagdad lo vemos como un paso aventurero que conducirá a un aumento de la tensión en toda la región», informó la Cancillería en un comunicado.

Israel, por su turno, ha comenzado a tomar medidas para protegerse de una posible represalia en su contra tras el bombardeo estadounidense. El Ejército israelí informó a Efe de que «tras una evaluación de la situación se decidió cerrar el Monte Hermón (en los Altos del Golán, ocupados a Siria) a los visitantes durante el día de hoy».

Se trata de la primera medida preventiva tras el ataque contra el aeropuerto de Bagdad que acabó con la vida del comandante de la fuerza de elite de los Guardianes de la Revolución iraní (IRGC). El Monte Hermón fue objetivo de lanzamientos de proyectiles desde Siria en el pasado y se encuentra a escasos kilómetros de la frontera con el Líbano.

«Bajar la tensión»

El líder del grupo chií libanés Hizbulá, Hasan Nasralá, aseguró este viernes que seguirá la senda del comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní (IRGC), el general Qasem Soleimani, fallecido esta madrugada en un bombardeo selectivo de Estados Unidos en Bagdad.

«Completaremos el camino del comandante Soleimani y trabajaremos día y noche para conseguir sus objetivos», afirmó el líder en declaraciones recogidas por el canal de televisión libanés Al Manar, portavoz de Hizbulá.

«Vengar a los asesinos de los muyahidines (combatientes) será la responsabilidad y el trabajo de todos en la Resistencia», afirmó Nasralá, en alusión al brazo armado del grupo, respaldado por Irán y que juntos luchan en Siria en el bando del presidente sirio, Bachar al Asad.

En europa, Reino Unido pidió este viernes a «todas las partes» bajar la tensión tras el ataque de EEUU. «Siempre hemos reconocido la amenaza agresiva que suponía la fuerza Quds iraní liderada por Qasem Soleimani. Tras su muerte, pido a todas las partes bajar la tensión. Un conflicto mayor no es de nuestro interés», señaló Dominic Raab, el ministro británico de Exteriores, en un breve comunicado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here