Blanca Fernández Ochoa (Madrid, 1963) fue hallada muerta en la sierra de Guadarrama el 4 de septiembre.

-Fue cuatro veces campeona del mundo en eslalon (1985, 1987, 1990, 1991) y participó en cuatro Juegos Olímpicos, logrando un bronce en Albertville 1992. 

-Recibió en 1983 y 1988 el Premio Nacional del Deporte y en 2019, a título póstumo, el Gobierno en funciones le concedió la Gran Cruz al Mérito Deportivo.

-Tuvo dos hijos, Olivia y David, durante su matrimonio con David Fresneda.

Para recordar

Los Juegos Olímpicos de Calgary, en 1988, fue el momento más doloroso en la vida deportiva de Blanca. Tocaba el oro con la yema de los dedos cuando se cayó. Un infortunio que le perseguiría el resto de su carrera. En la meta se encontraba su hermano Paco, oro en Sapporo 1972, dispuesto a entregarle el testigo. Aquel día toda España lamentaba aquel maldito traspiés que privó a la esquiadora del título de campeona olímpica.

Ser la hermana de Paco fue una presión añadida para Blanca, aunque a base de tesón pudo desquitarse y conquistar cuatro triunfos en pruebas de la Copa del Mundo. El bronce olímpico fue la guinda a una carrera exitosa y que a día de hoy le convierte en la mejor esquiadora nacional de la historia. Los Fernández Ochoa fueron pioneros y aquella risueña Blanca había conquistado para siempre el corazón de todos los españoles.

Tras su retirada, la crisis le pasó factura y su popularidad le llevó a participar en diversos realities de televisión. La deportista no pasaba por un buen momento tras una separación traumática con David Fresneda, padre de sus dos hijos, en 2007. El golpe más duro de todos había llegado en 2006, con la muerte de Paco, víctima de un cáncer. En solidaridad, Blanca decidió raparse la cabeza.

Sus últimos años, Blanca se volcó en sus hijos, amantes del rugby. La reina de las nieves en España llevaba largo tiempo lejos de las pistas de esquí.

Su vida en imágenes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here