Era el día de Joaquín. El futbolista gaditano reunió a más de 10.000 béticos en el Benito Villamarín en el acto por la renovación de su contrato hasta 2021. A sus 38 años se emocionó como un niño por el cariño que le mostró su afición y hasta tuvo tiempo de contar un chiste para despedirse y no fallar a sus más incondicionales.

Cuando apenas podía articular palabra por la emoción, Joaquín sacó de su interior su versión más divertida y contó un chiste ante todo su público: «Esto es uno que entra en una discoteca con unas botas de agua y de esto que le dice el portero: ‘Perdone, pero este así no puede entrar’. Y le responde este: ‘Coño, ¿tanta agua hay?'».

La plantilla verdiblanca se entrenó con la novedad del centrocampista Carles Aleñà, recién cedido por el Barcelona hasta final de temporada y que estará disponible para debutar el domingo en el campo del Alavés.

Después del entrenamiento, el Real Betis organizó un acto en el que numerosos excompañeros de Joaquín en la selección –Santi Cazorla, David Villa, Roberto Soldado o Pepe Reina, entre otros- han felicitado al portuense por vídeo.

Incluso ha intervenido en estas muestras de cariño a la estrella bética el exdelantero holandés Ruud Van Nistelrooy, quien fue su compañero en el Málaga y que le ha dicho que envejece tan bien como «un vino de El Puerto de Santa María».

El presidente del Betis, Ángel Haro, aseguró que sentía como «un honor» anunciar la renovación de un futbolista de 38 años, de quien «muy pocas personas pudieron pensar que daría este rendimiento hace cuatro años», cuando volvió a España desde el Fiorentina italiano, pero resaltó que lo ha logrado gracias a «una barbaridad de trabajo».

Haro destacó el «beticismo incondicional» del jugador, quien «regresó» pese a «tener ofertas mucho mejores» y, posteriormente, «se involucró comprando acciones» de la entidad, y por todo ello subrayó que «Joaquín es Betis, es su mejor embajador, un reflejo para la cantera y un ídolo para el beticismo; es irrepetible».

El dirigente verdiblanco enumeró las virtudes de un Joaquín que «es arte, es talento, es astucia, es trabajo, es generosidad, es humildad. Está tocado por la varita del destino», gracias también a una «familia que lo ha ayudado a ser la gran persona que es hoy».

Otras leyendas del Betis intervinieron para ensalzar al portuense, como Rafael Gordillo, quien le aconsejó «que se vaya cuando no pueda más porque ahora está como un pincel» y reveló que ha «hablado con Susana», su esposa, «que lo tiene que cuidar para que dure hasta 2022».

El excentrocampista internacional Julio Cardeñosa aseguró que el capitán bético «llegará a los 40 años si se lo propone» y vaticinó que «será quien sustituya a Gordillo como gran activo» de la entidad, porque considera «importante que lleve el nombre del Betis por todo el mundo».

El exguardameta vasco José Ramón Esnaola recordó que «hace veinte años», cuando era el entrenador del filial bético, apostó «por la generación de Maldonado, Arzu, Dani y Joaquín», si bien «al principio le ponía poco (en el once), al final de los partidos».

«Un día, camino de Jaén, me dijo que lo pusiera de inicio. Le dije que sí, pero que corriera como el que más. Desde entonces hasta hoy», relató el considerado como mejor portero de la historia del Real Betis.

Juan Gutiérrez ‘Juanito’, en representación de los canteranos que ganaron con Joaquín la Copa del Rey de 2005, se mostró «encantado y orgulloso de estar con un jugador que» los «ha retirado a todos», a pesar de que «siempre le decía que iba a ser el primero en retirarse, porque se hartaba de ‘bollicaos’ en la tienda de Rosi».

«Disfrutamos mucho en aquella etapa. Conseguimos un título. Me faltan Dani, Capi… Que sé que les hubiese gustado estar aquí», concluyó quien también fuera campeón de Europa en 2008 con la selección nacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here